~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


lunes, 9 de abril de 2018

CONSTRUIR TU TEMPLO (Neville - 20 de noviembre de 1967)

Neville Goddard (20 de noviembre de 1967)


CONSTRUIR TU TEMPLO



En su poema Los cuatro Zoas: un sueño de nueve noches, William Blake habla de la caída de Dios en la división y su resurrección en la unidad —su caída en la generación, deterioro y muerte, y su resurrección en la unidad del único Padre—. Al relacionar su poema con el verso 12 del capítulo 6 de Efesios, afirma: «No luchamos contra carne y sangre, sino contra principados, contra las potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra las huestes espirituales en las regiones celestes». Por lo tanto, vemos que la caída en la división y la resurrección en la unidad es mental.

De principio a fin, la Biblia habla de cierto templo que está siendo construido. Y todos los días estamos construyendo nuestro templo para que sea habitación de Dios Padre. En el segundo capítulo del libro de Efesios se nos dice: «Toda la edificación, bien trabada, se eleva hasta llegar a ser un templo santo en el Señor, en quien también vosotros sois [juntamente] edificados para ser morada de Dios en el Espíritu». En otras palabras, cuando tú traes tu edificación, y yo traigo la mía, somos unidos como piedras vivas en el edificio de Dios.

Permíteme explicar esto con una historia que apenas me contaron la semana pasada. Esta es una experiencia de alguien que es una verdadera dama, y que recientemente tuvo un bebé. Ella relata: «En mi sueño soy tres personas. Soy yo misma y sin embargo soy hombre. Cuando soy yo, deseo encontrar un pequeño perro verde. Al convertirme en otra persona, veo a mi perro entre otros. Brilla como el sol, y debido a que se lo he ordenado, sé que todo lo que tengo que hacer es esperar que regrese.

»Ahora, en mi sueño soy siempre remitente. Cuando hay que decir algo, se lo digo a otro (que soy yo misma), entonces me convierto en el otro para volver a decirle la historia al tercero. Cuando soy el tercero, entonces le digo al segundo que le diga al primero. Sé que en este nivel no tiene sentido, pero como el tercero que habla, oigo el mensaje como el segundo, y me digo a mí misma (el primero): “El perro es tuyo ahora”. Y como el primero me siento muy feliz de recibir la noticia.

»De nuevo, como la tercera persona, le pido a la segunda que le diga a la primera: “Tu edificio está terminado. Todo lo que debes hacer es volverte y tomarlo”. Ahora, como la primera persona, mi pequeño perro desaparece, y estoy mirando mis muchos nuevos edificios que están siendo construidos. Luego recuerdo que mi edificio está terminado y que todo lo que he de hacer es volverme y solicitarlo… Entonces mi bebé llora y me despierta».

A simple vista, su visión parece no decir nada, pero tiene un significado profundo. Su perro verde que brilla como el sol es Caleb en las Escrituras. Caleb es aquel que entra con Josué en la Tierra Prometida. En el relato, Caleb —con la fe en el Dios que le prometió tierra a Israel— fue enviado por Moisés junto con otros espías a Canaán. Cuando regresó, Caleb dijo: «ataquen inmediatamente», pero los hombres que habían ido con él tenían miedo, así que solo Caleb y Josué (la forma hebraica de la palabra «Jesús») entraron.

En su sueño ella espera a un pequeño perro verde. La palabra «verde» en este sueño significa ‘avanzar con vitalidad; suculento; salud’. Rebosante de lo que poseo, te llevaré a descansar en verdes praderas. Lleno de fe en el Dios que prometió tierra a Israel, Caleb es altamente recomendado, ya que solo dos pueden entrar. Otros tenían el perro y otros lo encontrarán, porque ella no es la única que entra en la Tierra Prometida. Ahora, ¿quién esperaba por su compañía? ¡Dios! Como el tercero, al segundo se le dice y, a su vez, éste le dice al primero que ahora el perro es de ella. Entonces la experiencia se repite, ya que, una vez más, ella se convierte en remitente (la que comunica), pero nunca es la receptora, porque Dios solo actúa y es en los seres existentes o en los hombres.

Ahora, como la primera persona, ella sabe que el pequeño perro ha desaparecido. ¿Por qué? Porque ella ya ha entrado en la Tierra Prometida. Al ver la fabulosa construcción avanzar, se le recuerda que su edificio está terminado y que todo lo que tiene que hacer es volverse y verlo. Hay dos pasajes en las escrituras (uno en el capítulo 12 de Hechos, y el otro en el capítulo 15 de Lucas) donde la palabra griega jeautú es traducida como ‘volvió en sí’. En el Libro de Lucas estas palabras fueron dichas del hijo pródigo. Y en el Libro de Hechos, Pedro estaba preso y encadenado. Sus vestiduras fueron vendidas y estaba solo en la celda, cuando un ángel del Señor entró, lo tocó, y, mientras se ponía de pie, se dice que: «volvió en sí». Ahora, esta palabra jeautú podría haber sido traducida como ‘él se volvió; está cumplido; está terminado; casarse’. Y ella oyó las palabras: «Todo lo que debes hacer es volverte». Vuélvete y contemplarás la estructura terminada. Como una piedra viva, ahora has contribuido con la estructura general, que es el templo del Dios Vivo. ¡Por experiencia propia, sé que todos contribuyen con esa única Piedra Viva llamada el reino de los cielos! Una fuerza que es mayor que cualquier cosa conocida por el hombre hará que te vuelvas, pero eso no sucederá hasta el final. No puedes volverte físicamente, ni puedes forzar tu mente a hacerlo.

Bien, Blake nos dice: «Dios cayó en la división», y esta dama se dividió en tres. Ahora, avanzando al final del viaje, cuando la fuerza que te sostiene a este mundo se disipe, te volverás para ver la estructura que tu Padre construyó, y sabrás que eres Él. Tu templo no es construido por otro. «Quien inició en vosotros la buena obra la irá consumando hasta el Día de Cristo Jesús» Filipenses (1:6). ¿Quién es Él? Yo Soy aquél que inició la buena obra en ti. «Te he probado en el horno de la aflicción. / Por mí, por amor de mí mismo lo hago, / Pues, ¿cómo podría ser profanado mi nombre? / Porque a otro no daré mi gloria» (Isaías 48:10-11). Tu viaje llegó a su fin, mi estimada. Tuviste la visión perfecta. Tu edificio está terminado y todo lo que tienes que hacer es volverte. Esto llegará a su fin, pues, si te vuelves desaparecerás, porque, como Pablo, has peleado la buena batalla. No dejes que nadie te diga que Pablo estaba exagerando; es una batalla, porque luchamos no contra carne y sangre.

En este instante alguien está pisando el lagar del odio, y —sin trabas— el pensamiento es enviado en las alas del sentimiento. Quizá, sentado en un calabozo esta noche, alguien está pisando el lagar de la guerra, y algún niño en el campo atrape la idea, y por querer ser un héroe sueñe con llegar a ser un gran general que ordene la destrucción del mundo. Él está soñando, y no puedes detener un sueño. Así que no estás luchando contra carne y sangre, sino contra principados, contra las potestades y huestes espirituales en las regiones celestes, y el cielo está dentro. En el interior de tu mente estos abominables y repugnantes seres son esculpidos. Son fuerzas invisibles que influyen sobre ti mañana, tarde y noche.

Pero, ¡qué emocionante es recibir una carta de esta naturaleza! Su edificio está terminado. ¡Ella ahora sabe que solo es remitente! Dio la orden, se vio a sí misma como otro que recibía, pero cuando el mensaje debe ser reemitido, ella, una vez más, se convierte en el emisor. Y cuando tenga que ser experimentado, será ella quien lo experimente. Así que Dios solo actúa y es en seres u hombres vivos, porque Dios interpreta todos los papeles.

Al final todos traen su templo vivo a la casa de Dios. Efesios nos dice cómo la estructura es trabada y cómo el templo sagrado crece en el espíritu. Es un templo espiritual, no uno de este mundo. Las Escrituras llaman a la iglesia «el cuerpo de Cristo», pero la palabra traducida como «iglesia» es ‘comunión del grupo de los redimidos’. Es la reunión de aquellos cuyas edificaciones están terminadas. Al interpretar el papel del destinatario, somos el ser único que construye. Al encontrar a Caleb, tú (como Josué, que es Jesús) eres conducido a la Tierra Prometida, mientras que las Escrituras son cumplidas. Habiendo brillado como el sol para guiarte a ella, Caleb desaparece, dejando únicamente a Jesús. ¿Y quién es Jesús? ¡Tu maravillosa imaginación humana!

Ahora permíteme compartir otra historia. Hace tres años, en un sueño, una dama vio a un hombre que encarnaba todo lo que ella pudo alguna vez desear. Se enamoraron y un compromiso fue anunciado. Luego, pensando que estaba despierta, se puso su camisón y se retiró con la esperanza de que él la acompañaría. Pero cuando entró en la habitación, el hombre negó con su cabeza y dijo: «Todavía no, pero volveré». Este mes el mismo hombre volvió y con su mirada dio a entender que había venido a cumplir la promesa de matrimonio. Le puedo decir a ella que, aunque esa promesa no ha sido cumplida, tuvo la revelación perfecta de aquello que vendrá a ella. Ahora tiene la garantía de que «Vengo otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis» (Juan 14:3). Esto es todo un hermoso simbolismo. Esta dama no está a punto de casarse en este mundo nuestro con un hombre de carne y hueso de tal excelencia. No, él es el símbolo de quien se habla en Isaías: «Porque marido tuyo es tu Hacedor; / el Señor de las Huestes es su nombre» (Isaías 54:5). La promesa se mantiene en ella, y un día se volverá dentro de sí misma y se convertirá en ese templo vivo del Señor Resucitado.

He visto el templo, y cuando deje el ropaje relacionado con este tiempo, entraré en un tiempo completamente diferente. Y como Pablo, es mi deseo partir y estar con Cristo, pero ahora es más importante quedarme y alentarte, aunque estés luchando contra principados, potestades de la oscuridad y todos los horrores del mundo. Pero he visto la edificación que está siendo construida para ti, no por otro, sino por tu ser más profundo, que es Dios Padre.

En 1952, mientras vivía en la ciudad de Nueva York, tuve una sed que solo una experiencia de Dios podía saciar. «Como el ciervo brama por las corrientes de agua, / Así, oh, Señor, te anhela el alma mía». Entonces, una noche, inesperadamente, me encontré cumpliendo el Salmo 42: «Me acuerdo de estas cosas, y derramo mi alma dentro de mí: / De cómo marchaba con la multitud y los conducía hasta la Casa de Dios».

Esa noche me encontré guiando una enorme procesión hacia la casa de Dios. Estaba en silencio en la distancia, pero mientras los guiaba, una voz resonó:

—Y Dios camina con ellos.

Una mujer a mi lado interrogó a la voz, preguntando:

—Si Dios camina con nosotros, ¿dónde está?

Y la voz respondió:

—A tu lado.

Me miró, y al ver a un hombre de carne y hueso, dijo:

—¿Quieres decir que Neville es Dios?

Y la voz contestó:

—Sí, en el acto de caminar.

Luego la voz me habló solamente a mí, y dijo:

—Me acosté dentro de ti para dormir, y mientras dormía tuve un sueño. Soñé…

Y súbitamente supe que Él soñaba que era yo. En ese instante el recuerdo regresó, y me convertí en seis vórtices, que sentí entre las manos, los pies, mi cabeza y el costado. Entonces reconocí el éxtasis de la crucifixión.

Pablo, en su Carta a los Romanos, divide los tiempos al decir: «Si hemos sido unidos a Él por una muerte semejante a la suya, también lo estaremos por una resurrección semejante». La crucifixión es el pasado. «Nos escogió en Él antes de la fundación del mundo». Si esto es cierto, entonces, el Cristo universal se dio a sí mismo a nosotros, ¿o acaso no dijo: «Nadie me quita la vida, sino que Yo la pongo de mí mismo. Tengo autoridad para ponerla y tengo autoridad para volverla a tomar» (Juan 10:17-18)? Y nosotros la hemos puesto con Él, porque nos escogió en Él antes de la fundación del mundo. Entonces, si estás unido con Él en una muerte semejante a la suya, ciertamente estarás unido con Él en una resurrección semejante a la suya. Sé que esto es cierto, porque Él fue resucitado en mí, confirmando el relato de las Escrituras. De esta manera es como la estructura es ampliada y crece en Dios. Y cuando el velo final cae y el templo es perfecto, tú serás Dios Padre y yo seré Dios Padre, ¡aunque ninguno de nosotros perderá su identidad!

Te pido que continúes poniendo a prueba tu poder creativo a través de la revisión. Si oyes algo desagradable, no lo aceptes, sino revísalo inmediatamente. Escucha las palabras que deberían haber sido dichas y convéncete, de la mejor manera posible, que así fueron. ¿De qué valdría poseer el mundo esta noche y partir mañana para encontrarte trabajando como un cocinero de comida rápida, sirviendo panquecas? Vive tu vida plenamente mientras estás aquí, pero recuerda que no puedes llevarte tu dinero.

Entonces, disfruta las cosas de este mundo y aplica esta maravillosa ley para ti y para otros, porque imaginar verdaderamente crea la realidad. Y recuerda: no estás luchando contra carne y sangre, sino contra principados, potestades y gobernadores de las tinieblas de este mundo, y el mal espiritual en las regiones celestes. Y un día, tú, qué has caído en la división, ¡resucitarás en la unidad!

Ahora entremos en el silencio.



Traducido por Luis Natera
La conferencia original en inglés es BUILDING YOUR TEMPLE (Neville Goddard – 11-20-1967)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>
 

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario