~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


viernes, 9 de junio de 2017

HABLANDO DESDE LA EXPERIENCIA (Neville - 8 de mayo de 1964)

Neville Goddard (8 de mayo de 1964)


HABLANDO DESDE LA EXPERIENCIA



El tema de hoy es “Hablando desde la experiencia”. Hay una conversación que transcurre en el libro de Juan, entre Nicodemo, un miembro de la familia Sanedrín, y Jesús. Es en el capítulo 3, y él le dice a Nicodemo: “En verdad, en verdad te digo que hablamos lo que sabemos, y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no recibís nuestro testimonio. Si os he hablado de las cosas terrenales, y no creéis, ¿Cómo creeréis si os hablo de las celestiales?” (Versículos 11 y 12) Aquí tenemos a uno que es miembro de la familia Sanedrín, la orden más alta en la fe Judía, y vino por la noche haciendo ciertas preguntas. Ahora, él no preguntó realmente… lo llamó a él “rabí”… Y Jesús admitió el hecho de que él era un maestro (eso es lo que es un rabí); y luego procedió a instruirle respecto a un gran misterio, y le dijo que debe nacer de arriba, “De cierto os digo, el que no nace de arriba, no podrá entrar al reino de Dios.” (Versículo 3) Y él respondió, ¿Puede un hombre que es viejo, entrar una segunda vez al vientre de su madre, y nacer? Y esto fue respondido de una manera extraña, él dijo: “Aquello que ha nacido de la carne, es carne, y aquello que ha nacido del Espíritu, es espíritu.” (Versículo 6) Pero el que no nace de arriba, no puede entrar al reino de los cielos. “El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido; pero no sabes de dónde viene, ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” (Versículo 8)

Luego él continuó hasta la siguiente interrupción. Esto se convierte en una discusión en realidad, comienza como un diálogo, y finalmente la cosa completa se mueve hacia una discusión, como una pelea. Luego él (Nicodemo) dijo, “¿Cómo puede ser esto?”; “Respondió Jesús y le dijo: Tú eres el maestro de Israel, ¿y no conoces estas cosas?”; “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así también tiene que ser levantado el Hijo del Hombre”; “Y nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo.” (Versículos 9, 10, 13, 14) Todo esto está compacto en un par de versículos, los cuales encontrarán en los primeros versículos de tercer capítulo de Juan. Él lo toma literalmente, en un nivel físico. La palabra griega traducida como “nuevamente”, o “de nuevo”, o “de arriba”, es “Anothin”. Los académicos aseguran que no se le puede dar otro significado a la palabra, especialmente cuando la lees en el contexto, que dice: “de arriba, Unigénito de Dios, Unigénito de arriba”. Ese nacimiento puede ser considerado, ya sea por el lado paterno, caso en el cual el verbo sería “engendrar”, o del lado materno, caso en el cual el verbo sería “dar a luz”. La palabra aquí es del lado paterno, es decir “engendrar”; es “engrandado de arriba, engendrado de Dios.”

Ahora, les digo por experiencia que esto es literalmente verdad. Él pensó que no podías tomarlo en el nivel físico, no podía ser literal; pero él explicó que aquello que se engendra, aquello que es nacido de la carne es carne, y aquello que es nacido del Espíritu, es Espíritu.

Nicodemo no lo entendió, tan solo no lo entendió. Porque, ¿Qué hombre en este mundo podría entenderlo, a menos que él haya tenido la experiencia? Así que aquí, la historia es literalmente cierta. Él está hablando de una era completamente diferente, una era que no es esta era para nada; donde uno debe tener un cuerpo semejante a esa era, para poder ejercitar un poder completamente desconocido para cualquier hombre, y por cualquier hombre en este mundo; una cosa completamente diferente, donde él está ejercitando el poder creativo, que es el poder de Dios. Así que él tiene que tener un cuerpo para ejercitar ese poder, para usar ese poder, y este cuerpo viene del nacimiento de arriba.

Ahora, él hace esta declaración: “Salí del Padre y he venido al mundo; de nuevo, dejo el mundo y voy al Padre.” (Juan 16:28) En estas cuatro pequeñas frases, él admite una pre-existencia: “Salí del Padre…”. Bueno, salir del Padre, es morir. Como el hijo pródigo, él partió de su Padre, y el Padre creyó que estaba muerto, creyó que estaba perdido, y dijo: “Mi hijo que estaba perdido, ha sido encontrado; él estaba muerto y ahora vive otra vez.” (Lucas 15:24) Así que él admite que en esa partida, “Salí del Padre…”, admite que él murió. “He venido al mundo”, eso es la encarnación. “De nuevo, dejo el mundo y asciendo al Padre”, y esto es también literalmente verdad. Al hombre le es muy difícil entenderlo, pero en el transcurso de la noche, lo explicaremos desde la verdadera experiencia.

Bueno, ahora, volvamos de nuevo hacia abajo, a este nivel, desde la experiencia. Les he pedido que se unan a mí, y compartan conmigo el uso que le dieron a la ley, para que yo a su vez, pueda alentar a todos los que están aquí, a que usen la ley amorosamente para expandir sus mundos, y hacer de ellos, un mundo maravilloso. Porque tú puedes ser cualquier cosa en este mundo que quieras ser realmente, si estás dispuesto a mantenerte vigilante, a estar atento, a ser fiel a la asunción de que tú ya eres esa persona… sólo si estás dispuesto.

Bueno, un caballero me escribió la semana pasada, y me dijo: “El domingo cuando hablamos, me recordaste algo que en el intervalo me había olvidado, sobre cuando yo debato sobre posibles historias con mi productor… y él me dio todas estas historias… yo me fui a casa hirviendo, estaba tan enojado. Porque sabía que yo podía crear muchas historias más maravillosas que las historias que él sugería. Estaba tan enojado cuando volví a casa, estaba simplemente furioso. Y me dije a mí mismo, en voz alta, gritándolo – mi esposa no me oyó – pero me fui arriba, y le dije a las montañas, “¡No necesito escribir para la televisión! Yo puedo escribir para shows en Broadway, escribir para obras teatrales de Broadway, puedo escribir libros, puedo escribir para películas. ¡No necesito escribir guiones de televisión!” Y luego pensé, bueno ahora, tomaré a su historia más estúpida, pero la más estúpida de todas las ideas que él me dio, y luego trabajaré sobre ella.” Así que él dijo: “Le di el desafío. Y entonces, esa historia en la que trabajé, fue nominada para un premio ese año. De todas las historias que jamás haya hecho, ésta fue la historia nominada para un premio como la mejor historia del año. Era la historia más estúpida de él, pero fue un desafío. Así que me has recordado el domingo, que un desafío es necesario en este mundo. Así que el Lunes por la mañana, me sentí calmado y pacífico, caminando en mi caminata habitual, y estaba en el humor de: “Gracias Padre”, cuando, de repente, recordé lo que habías dicho el día anterior, el domingo, sobre un desafío, como cuando tomé la historia más estúpida, y la desarrollé en una que fue nominada para un premio. Y, de repente, escuché la voz más fuerte y autoritaria que jamás haya escuchado. Nunca escuché nada tan fuerte como esto, con tal autoridad, y la escuché desde las profundidades de mi alma; y me está diciendo, y esto es lo que dijo: “¡Aliméntame con desafíos! ¿De qué otra manera puedo crecer?”. Tómense el tiempo para analizarlo: “¡Aliméntame con desafíos! ¿De qué otra manera puede crecer?”

Como ya les he dicho, Dios realmente se convirtió en el hombre. El hombre es el límite de contracción, el límite de opacidad; no existe límite de translucidez, no hay límites de expansión. Pero él tomó para sí mismo, el límite de contracción, lo cual es el hombre, llamado Adán, y ahora Adán tiene que alimentarlo con desafíos para que él pueda crear, para que él pueda expandir su poder creativo. Porque el propósito de la cosa completa es simplemente crear, y desarrollar el talento creativo de uno, el poder creativo de uno. Así que, “¡Aliméntame con desafíos! ¿De qué otra manera puedo crecer?” Tú no creerías que Dios esté creciendo. Dios crece, Dios crece por siempre, y para siempre. Dios es la verdad, y la verdad es expansión ilimitada, por siempre, por siempre y para siempre. Así que simplemente se rebaja al límite de contracción, asume el desafío que puede dar, y luego crea.

Él dijo: “Yo salí… y el día anterior, yo tenía una historia la cual mi productor aceptó y le gustó, y yo instantáneamente la tiré al tacho de basura. Yo quería una historia más grande y mejor, algo más vivo, algo más enérgico, y en una hora la obtuve. ¡Yo tomé el desafió!” y luego, de manera muy dulce, me agradeció por recordarle lo que él me había dicho, sobre esta estúpida historia que desarrolló al punto tal que recibió, al menos, la nominación para un premio. Pero, en el intervalo, él se había olvidado lo que había hecho con ese desafío. Y ahora, él me dijo en su carta, que un desafío cambia a la conciencia del hombre, de un estado pasivo, a un estado activo. Es la cosa más maravillosa del mundo, la de elevar la conciencia del hombre hacia más, y más altos niveles, un desafío en este mundo. Así que les pido que tomen lo que él me ha dado a mí, lo cual ahora estoy compartiendo con ustedes, y que lo usen, y luego crezcan. Al crecer, Dios crece. Todo es Dios; Dios está actuando todos los papeles. Él muy generosamente me dio, en forma de carta, su reacción a nuestra conversación del domingo, la cual esta noche puedo compartir con ustedes.

Ahora, él sabe esto ahora, por experiencia, porque obtuvo a su historia en una hora. Y una verdad que el hombre conoce por experiencia, la conoce más completamente así, que a cualquier otra cosa en este mundo, o que de cualquier otra manera que podría conocer a esa misma verdad. Por ejemplo, yo les cuento esta historia, y ustedes me creen. Está bien, así que ustedes me creen, pero no la conocen como la conocerán, luego de que la hayan comprobado al ponerla a prueba. Así que lo que conocen por experiencia, lo conocen más completamente, que a cualquier otra cosa que conozcan en este mundo. Así que hoy él sabe que un desafío tomó a su conciencia y la cambió, de un estado pasivo, a un estado activo; que él tuvo el coraje de tomar la historia que ya había sido aceptada y gustada por su productor, y la descartó. Él tenía el coraje de descartar una que ya había sido aceptada. Bueno, eso ya era dinero en el banco cuando tú estás ganando esa cantidad de dinero por un guión de media hora; pero él la descartó, y tomo el desafío, y luego se elevó a un nivel más alto. Así que lo comparto con ustedes. Tomen el desafío.

Ahora, otra dama (ella está aquí esta noche), me dijo esto la semana pasada: “Estaba hablando con algunos amigos, y les dije, “Saben, yo recuerdo cuando…” y cuando dije: “yo recuerdo cuando…” me di cuenta que estas eran las palabras de Neville, las palabras que él uso para describir una visión que tuvo. Y luego me dije a mí misma, “pero no las estoy usando”. Aquí, este hombre compartió con nosotros su visión, y yo no había usado lo que él me había dado. ¡Él me lo había dado! Ahora estaba hablando con mis amigos, diciéndoles, ‘Yo recuerdo cuando’, y yo misma, no lo había hecho.” Luego ella dijo, “Acababa de escribirle una carta a mi arrendador, para explicarle que este mes yo no podría llegar a pagar el alquiler a tiempo. Yo voy a pagar, siempre he pagado, y yo pagaré, pero este mes las cosas están difíciles. No puedo pagar este mes, al menos, no a tiempo. Y luego, de repente, (recordé): “Yo recuerdo cuando…” Y luego ella comenzó a recordar cuando ella limpiaba una habitación de motel, una habitación de hotel, una casa privada, por catorce dólares al día. Y luego ella se perdió en el humor de: “Yo recuerdo cuando…”, por lo tanto, eso implicaba que ya no lo estaba haciendo. El teléfono suena, y un viejo empleador de ella, el cual anteriormente la contrató por diez dólares al día, le dio trabajo ese día, a cincuenta dólares por día. Él dijo, “Pon en tu factura, cuánto es que te llevará organizar cierta cosa (lo cual ella no explicó en su carta), y será cincuenta dólares por día, por el trabajo que vas a hacer, para poner esto en movimiento”. Yo recuerdo cuando…

Como ya les dije, esa visión fue tan clara para mí, tan clara como esta habitación aquí, cuando entré en ella. Estoy en mi cama, aquí en la ciudad, y de repente estoy en esta inmensa mansión en la Quinta Avenida, en una de estas enormes mansiones de sesenta o setenta habitaciones. Y habían tres familias presentes, uno era el abuelo, otros eran la siguiente generación, y luego la tercera generación. El abuelo era invisible, pero las otras dos generaciones estaban presentes, y siempre hablando del abuelo. Y ellos decían… yo los escuché, yo entré allí en espíritu… y los escuché hablar sobre el abuelo, quien hizo una fortuna que ahora ellos estaban disfrutando, la mansión, y los ingresos de esta afianzada riqueza, que ahora estaban disfrutando; pero que ellos mismos no hicieron. Contaron la historia del abuelo, y el abuelo dijo, mientras estaba parado en un lote vacío: “Yo recuerdo cuando esto era un lote vacío”, y luego el abuelo pintaba una imagen con palabras de su deseo para ese lote, y lo pintaba tan vívidamente, que todos lo vieron tal como el abuelo lo vio. Así es como hizo su fortuna: Él vivió desde ese momento, en su deseo cumplido. “Yo recuerdo cuando”.

Yo me desperté, eran como las tres de la mañana, y escribí la visión completa. Luego volví a la cama, y volví a soñar el sueño, pero esta vez al volver a soñarlo, YO era el abuelo. Yo había absorbido tan completamente el mensaje, que me encontré a mí mismo en la misma mansión, con la misma gente, y les dije que yo recordaba cuando estaba parado en un lote vacío, “Yo recuerdo cuando esto era un lote vacío”. Luego, yo pintaba en palabras, la imagen de mi deseo para ese lote, y lo pintaba tan vívidamente, tan gráficamente, que todos ellos lo veían. Y luego, me desperté. Bueno, el capítulo 41 de Génesis (versículo 32), nos dice que si la visión se duplica, el duplicarse una visión significa esto, dijo José al Faraón, que Dios lo ha fijado, y que pronto sucederá. Dios lo ha fijado. Esto ahora está fijado, si la visión se duplica. Dios lo ha fijado, y en poco tiempo sucederá. Así que lo comparto con ustedes. Y ahora, esta dama ha venido fielmente durante los años, pero como todos nosotros, lo escuchamos, y es una excitación en el momento, pero no lo llevamos a la acción. Ella no lo aplicó. Pero el mismísimo día en que lo aplicó, el teléfono suena, y se le ofrece a ella cincuenta dólares por día, y no diez dólares por día. Así que fue un desafío. Ella tomó el desafío de: “Yo recuerdo cuando solo ganaba diez dólares por día”.

Ahora, puedes tomar a esta misma cosa, “Yo recuerdo cuando mi salario era sólo de…” y ahora es cualquier tipo de salario, mil dólares a la semana, tú puedes hacer eso. ¿Piensas que es una locura? Nada es imposible para Dios. Aliméntame con desafíos, ¿De qué otra manera puedo crecer? Esa es la historia de Dios para un amigo que está aquí mismo esta noche. Aliméntame con desafíos ¿De qué otra manera puedo crecer? Entonces, si tu desafío es lo que quieres… y tú lo mencionas. Yo sé, por mi propio caso, cuando fui opuesto por mi maestra en elocución, era su oposición a mi voz, y su declaración de que yo no podría nunca en la eternidad ganar un dólar usando mi voz; y ella me usó a mí, como conejillo de indias, uno en una clase de cuarenta, y ella me hizo pararme delante de todos, y luego señaló su dedo hacia Neville, y dijo: “¿Ven a Neville? Escúchenlo. Él nunca podrá usar su voz para ganar un dólar, así que observen todo lo que él hace, escúchenlo, y evítenlo.” Yo soy el único de una clase de cuarenta, que usa la voz, y los pensamientos detrás de ésta para ganar un ingreso, y los otros treinta y nueve están en otra cosa. Qué es lo que están haciendo, no lo sé, pero jamás uno de ellos entró al teatro, ni uno. Ninguno de ellos entró a cualquier tipo de vida donde la voz sea usada, y ella era la gran maestra de elocución. Pero ella me desafió… y ése era mi desafío. Yo no me permitiría gastar los 600 dólares de mi padre. Él apenas podía darme los 600 dólares para ir a una escuela de drama por seis meses, para luego salir y terminar siendo un fracaso. Yo sabía en mi corazón que no le podía hacer eso, así que yo tan solo no permití que eso sucediera. Así que les digo a todos, todo en este mundo es posible, si tan solo ahora aceptaras el desafío. Porque, ¿Quién lo está aceptando? Dios lo está aceptando, porque Dios es tu propia maravillosa imaginación humana… eso es Dios. Dios realmente se convirtió en ti, para que tú puedas convertirte en Dios.

Ahora, te llevaremos a través del libro, desde ahora hasta el final de la serie (el 26 de este mes), y les mostraremos cómo el libro es tan real, cada palabra de él es verdad, y literalmente verdad, en los niveles más profundos del alma. Aquí hay un amigo esta noche (él está en la audiencia), y esto le sucedió la semana pasada. Ustedes han escuchado esta historia una y otra vez, sobre la crucifixión y la voz que dijo, “De cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23:43) Bueno, este muchacho (él es tan solo un muchacho), se encontró a sí mismo en una visión, en un teatro, y aquí había una gigantesca pantalla. A la izquierda de la pantalla había una cruz casi tan alta como él, o quizás un poco más que su altura. Luego, un hombre apareció de repente, de la nada, caminó hacia la cruz, se dio vuelta, y enfrentó a la audiencia, y luego estrechó sus manos hacia afuera, y se fusionó con la cruz. Luego, una voz dijo, “De cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el paraíso… por un breve momento.” No puedo realmente dilucidarlo… pero al menos él es honesto, y me está contando exactamente lo que escuchó. Y cuando una visión irrumpe en palabras, entonces la deidad está presente. La mismísima presencia de la deidad es confirmada, cuando la visión irrumpe en palabras, como se nos dijo en el capítulo 3 de Éxodo (versículo 4). Aquí, en el arbusto… y de repente la visión irrumpe en palabras, y en el mismo momento en que irrumpe en palabras, la revelación comienza: “Yo digo que YO SOY, te ha enviado.” (Versículo 14) Y la presencia de la deidad siempre es confirmada cuando la visión irrumpe en palabras. Así que en este caso, la visión irrumpió en palabras.

Ahora, qué es esa pequeña línea, la cual no está grabada en las escrituras: “por un breve momento”, yo no lo sé. Él me escribió esta carta tan solo hace unos días, y yo no lo sé, no me ha sido revelado el motivo de esta pequeña línea. Pero es obvio lo que la primera parte significa, “De cierto te digo: Hoy estarás conmigo en el paraíso.” Pero, ¿por qué: “por un breve momento”? Aun así, lo que si nos dice es que, es por ese instante, o más bien, por la eterna expansión de Dios, que todas las cosas existen solo por una temporada. Es siempre un crecimiento, y un crecimiento, y un crecimiento, por siempre, y para siempre. Así que él lo compartió conmigo, y yo lo compartí con ustedes.

Pero les digo, por mi propia experiencia, todo en las escrituras es verdad. Yo he tenido casi todas las experiencias que están grabadas en los evangelios, respecto a Jesucristo, desde el nacimiento hasta el mismísimo final… cada una de ellas. No me ha sucedido la de la historia de Lázaro, no, no he tenido esa experiencia. Pero he tenido la de la paloma. He tenido todas las historias de las escrituras como fueron grabadas. Toman lugar en el alma del hombre; no suceden en el exterior para nada. Porque se dijo de él, sabemos de dónde vino este hombre, conocemos su origen, y cuando el Cristo venga, nadie sabrá de dónde viene. Así que lo rechazaron porque conocían a su origen. Pero cuando Cristo venga, al menos eso pensaron, él emergerá de alguna manera misteriosa. Y así es, pero él viene de una manera misteriosa, dentro del hombre, que el hombre en sí mismo no conoce.

Ahora, escuchen a las palabras con las que empezamos esta reunión. Él nos dice que solo está hablando de cosas que él sabe: les digo lo que yo sé, y doy testimonio de lo que he visto, y ustedes no aceptarán mi testimonio. Él solo está testificando de lo que realmente experimentó, de lo que él vio, y ellos no aceptaron su testimonio. “Ahora, si os he hablado de las cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os hablo de las celestiales?” Así que él les habla de las cosas terrenales – todas las señales de las cosas terrenales: todas las señales de la salud, transformando al hombre que es pobre, en un hombre que es rico; a un hombre que no podía vender su material, en uno que puede vender todo lo que él pueda escribir; a un hombre que estaba enfermo, en un hombre que nunca se sintió mejor en su vida. Así que él transforma todo esto, y ellos no creen lo que él les está diciendo, sobre cómo lo hizo. Él solo lo hizo en su imaginación, porque dijo: “Lo que sea que pidan en oración, crean que ya lo han recibido, y lo recibirán.” (Marcos 11:24) Eso es todo lo que haces. Bueno, si él pudiera convencerse a sí mismo, de la realidad de lo que ahora está imaginando, entonces debería exteriorizarse a sí mismo, si ese principio es verdadero. Bueno, así fue. Pero él les dijo cómo lo hizo. Ellos no podían creerlo; querían algún otro tipo de truco. Y él les dijo que esto es todo lo que haces: cuando sabes lo que quieres, crees que ya lo tienes, y lo tendrás. Y si uno puede llegar a ese punto de creencia, entonces todo vendría a este mundo basado en la gran ley de Israel.

Entonces, el recitó la historia completa para ellos. En el salmo 78, la historia completa de Israel fue grabada. Él dijo, “Préstenme sus oídos” – o déjenme que tenga sus oídos, su entendimiento, su atención – “y abriré mi boca en una parábola, y hablaré enigmas de la antigüedad.” (Versículo 1) Luego les dice, que les contará todas las cosas que los padres les han contado, que todos deberían escuchar, y que luego trasladarán a la próxima generación, y a la próxima generación, y a la próxima generación, y a todas las generaciones que aún no nacieron, todas las maravillas que Dios ha hecho. Y ya para el final, habla de David, en el mismísimo final de este largo capítulo, el 78, el cual es un capítulo de Asaf, y Asaf significa “el recolector”. El recolecta todas estas cosas juntas. Tenemos doce salmos de Asaf, desde el 73 hasta el 83. Y luego el 50, y ese 50, es el cual en donde dice: “Si yo tuviera hambre, no te lo diría a ti; porque el mundo es mío, y todo lo que hay en él. Porque mío es todo animal del bosque, y el ganado sobre mil colinas. (Versículos 12 y 10) Y si yo tuviese hambre, mataría y comería, ¿Por qué debería decírtelo, si todo es mío? Ese fue el primer salmo que nos dio, el 50. Luego nos dio otros once, desde el 73 hasta el 83, y el nombre simplemente significa “recolectar todo junto”. Él recolecta todas las tradiciones, todas las historias de los padres, y las cuenta a las próximas generaciones, y les dice que se las cuenten a las próximas generaciones, y que continúen contándola hasta que un día la experimenten.

Entonces, se las contamos, y luego, uno tras otro tienen la experiencia. El de hoy tuvo la de la cruz; él la experimentó. Él sabe qué tan real es esa historia. Pero, ¿Qué se nos dijo en las escrituras? “¡Oh Gálatas tontos! ¿Quién los ha hechizado, ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado públicamente como crucificado?” ¿Acaso no es un drama hecho indirectamente? “Ante cuyos ojos Jesucristo fue presentado públicamente como crucificado.” “Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan torpes son? Después de haber comenzado con el Espíritu, ¿Vais a terminar ahora por la carne?” (Gálatas 3:1-3). Toma lugar en el Espíritu, no en la carne. Nadie fue crucificado físicamente. Sí, indudablemente en este mundo bárbaro nuestro, decenas de miles de hombres han sido crucificados por algún tirano, por algún sádico. Pero esa no es la historia. La crucifixión es en el Espíritu, porque yo fui crucificado; y es la sensación más gloriosa en el mundo. No pueden concebir la excitación, la alegría cuando los vórtices se clavan en este ropaje; cuando cada mano, cada pie, el costado, y la cabeza se convierten en vórtices, y estos vórtices, seis de ellos, te clavan a este cuerpo. ¡Y la excitación! Es puro éxtasis cuando te sucede, y escuchas las palabras que significan que la presencia de Dios está aquí. Y luego Dios habla desde las profundidades de tu alma: “Me recuesto contigo a dormir, y mientras dormía, soñé un sueño. Y soñé, sí, soñé que yo era tú.” Él está soñando que es tú.

Ahora, volviendo a nuestro amigo: “Aliméntame con desafíos”. Estoy soñando que soy tú. Soy tu mismísimo ser, tu propia maravillosa YOSOYdad es Dios. Ahora, Dios puede hacer cualquier cosa, todas las cosas son posibles para Dios, así que aliméntame con desafíos, ¿De qué otra manera puedo crecer? Así que sé lo suficientemente atrevido, para tomar algo que has escrito, que has presentado, que fue aceptado y gustado, y sabes que es dinero en el banco, y tíralo en el tacho de basura, no es lo suficientemente bueno. Y luego toma un desafío, algo más vital, algo más maravilloso, algo más excitante, y escríbelo, y en una hora lo obtienes. Obtén algo mucho mejor que lo que ya puedes hacer, solo porque te da dinero, porque hay dinero para ti.

Así que tómenlo esta noche, y tomen una larga suma. Si alguien me hubiera dicho, cuando trabajaba en Macys, por, digamos dieciocho dólares a la semana, y hacía todo lo que había que hacer en ese lugar, por dieciocho dólares, si alguien me hubiera dicho que en un futuro cercano estaría haciendo quinientos dólares a la semana, me hubiera reído en sus caras. Pero así fue. Un día renuncié de Macys. No quiero decir que me despidieron. Aunque sí fui despedido de J.C. Penny. Trabajé para J.C. Penny, y ellos me daban veintidós dólares por semana, y un día me despidieron. Les pregunté por qué, ¿Qué había hecho que estaba mal? Ellos dijeron, “No has hecho nada mal, pero tenemos una economía en este país que cuando las cosas están lentas, despedimos a la gente. Tú has estado trabajando aquí por un año y medio, y simplemente tenemos que economizar, así que te tienes que ir.” Yo les dije, “De donde yo vengo, tú despides a una persona cuando ha hecho algo que está mal… si yo he robado, o si he hecho algo que está mal, causándole pérdidas a la compañía, despídanme, pero no me despidan por ciertas tendencias extrañas en este mundo.” “Pero así es como operamos” me dijeron.

Bueno, ellos pensaron, bien, este hombre, es un muchacho, y es estúpido, y es tonto, le daremos una carta, y lo mandaremos a Macys. Así que hicieron eso. Él me escribió una pequeña carta, y se la envió a su amigo que era una agencia de empleo en Macys, así que me fui para Macys, y les di mi pequeña carta. Ellos dijeron, “No podemos comenzar pagándote 22 dólares y cincuenta centavos por semana, comenzaremos pagándote dieciocho.” Está bien, tengo mi alquiler que pagar, así que comenzaron pagándome dieciocho. Trabajé allí por un año, y un día me dije a mí mismo: “No estás yendo a ningún lado, todavía estás ganando dieciocho dólares a la semana, y haciendo todo lo que te piden que hagas, porque no quieres ser despedido.” Así que tuve el valor de renunciar sin un centavo en mi bolsillo, y seis meses después, estaba ganando quinientos dólares a la semana, como bailarín. Me fui para Inglaterra; por quinientos dólares a la semana. Nunca antes había bailado en mi vida, salvo en un salón de baile. Le dije a mi pareja de danza, cuando ella me preguntó, “¿Puedes bailar?”, “¡Desde ya que puedo bailar!”, Ella dijo, “Está bien, déjame ver”. Bueno, yo dije, “Yo bailo con alguien, bailaré contigo.” Y entonces, así es como comencé. Y luego, partí para Inglaterra; y obtuvimos cien libras. En esos días, una libra equivalía a cuatro dólares, y ochenta y cuatro centavos, no como hoy que vale dos con ochenta; y ganaba cien libras por semana, bailando en Londres por tres meses… viniendo de Macys, que eran dieciocho dólares por semana. Así que les digo, tú tomas un desafío, simplemente te lanzas completamente, y caminas en el agua, y una de dos: o te hundes y te ahogas, o simplemente vives mejor.

Entonces aquí, estoy hablando desde la experiencia – no estoy teorizando – cuando les digo que lo he hecho. He tomado la palabra de Dios tal como Él me la ha dicho, y luego salí afuera, y lo hice. Cuando no había ningún poder en el mundo que me pudiera sacar de las Fuerzas Armadas, Dios me sacó, con una baja honorable. Ningún poder en el mundo podría haberme sacado, pero Dios me sacó. Yo simplemente asumí que estaba afuera, y dormí noche tras noche en la asunción de que yo estaba en mi casa como un civil honorablemente dado de baja. En nueve días, el mismo hombre que rechazó mi salida, me llamó para que fuera, y me dio la baja. Luego, yo estaba en el tren de vuelta a la ciudad de Nueva York. Así que otra vez, estoy hablando desde la experiencia, no estoy teorizando cuando les digo que Dios puede hacer cualquier cosa en este mundo, si tú confiaras en él. Hazlo responsable a él, hazlo digno de confianza. En tu maravilloso campo, esta noche, sueña el sueño más noble del mundo, para ti mismo y para otros. Toma a un desafío, a un verdadero desafío, y luego quédate dormido en la asunción de que tú ya eres esa persona, y luego deja que funcione. Funcionará, funcionará como anillo al dedo. No necesitas ni llamar, ni escribir a ninguna persona en este mundo, para pedir algún tipo de ayuda. Si se necesitan a mil, mil responderán; y tú no necesitas buscar a esos mil, ellos vendrán. Lo que sea que se necesite, vendrá.

Así que aquí, en este hablar desde la experiencia, él dijo que sus hermanos no le creyeron porque lo conocían. Él les dijo a ellos, “Mi tiempo aún no ha venido, pero el tiempo de ustedes está siempre aquí”. (Juan 7:6) Ahora, hay una declaración profunda, y quién la creería: “Si os he hablado de las cosas terrenales, y no creéis, ¿Cómo creeréis si os hablo de las celestiales?” El tiempo de ustedes está siempre aquí, dijo él, pero mi tiempo aún no ha venido. ¿Saben lo que significa? Este completo mundo nuestro es para siempre, tal como es ahora en este momento en el tiempo. Lo que sucedió el año pasado, en el mes de Noviembre, en el día 22 de Noviembre, está siempre sucediendo, por siempre, y para siempre en el tiempo. Esta siempre tomando lugar… todo en este mundo está sucediendo en este nivel. Así que tu tiempo es siempre aquí, pero mi tiempo aún no ha venido. Él te está hablando de un mundo completamente diferente, con un uso diferente del poder, diferente creatividad, donde el hombre es elevado desde el mundo de la recurrencia, y él entra en ese mundo que es creativo, uno con Dios. Pero, ¿Quién lo entiende? Si tú no has saltado en el tiempo, y has visto que no ha pasado y desaparecido, que el presente no está retrocediendo hacia el pasado, que este presente está avanzando hacia el futuro… ¿El futuro ya ha pasado? Es una rueda. Ustedes solo se están encontrando con fenómenos que ya son viejos, y por lo tanto: “el tiempo de ustedes”, está siempre aquí, pero “mi tiempo” aún no ha venido. Luego, lo repite, y lo usa un poquito diferente, él dijo: “Aún no ha venido completamente.” Él sabe que se está moviendo hacia un mundo completamente diferente, porque ha tenido las experiencias predichas en las escrituras. Entonces, todo esto fue predicho: el nacimiento; el despertar; el descenso; el descubrimiento de la Paternidad; el ascenso; la paloma – todas estas son las señales de la partida de este mundo.

Por lo tanto, cuando Pablo hizo la declaración que dice: “El tiempo de mi partida ha llegado, he peleado la buena batalla y he terminado la carrera, he guardado la fe. En el futuro me está reservada la corona de Justicia…” (2 Timoteo 4:6, 7 y 8). Porque él dijo en su confesión en el libro de Gálatas: “Cuando a Dios le complació revelarme a su Hijo en mí, no consulté con carne y sangre.” (Gálatas 1:15-16) ¡Le complació a Dios! ¡Qué declaración! ¿Qué complace a Dios? Si leen a la biblia cuidadosamente, solo una cosa en este mundo le desagrada – léanlo en el capítulo 11 del libro de Hebreos – sin FE, es imposible complacerle (versículo 6). Así que no puedes complacer a Dios con ningún acto tuyo, si no es un acto de fe. Así que, desafíame, tráeme desafíos, ¿De qué otra manera puedo crecer? Ten confianza en mí, en mi habilidad para crear, y tráeme un desafío, algo grande, ¡Algo tremendo! ¿De qué otra manera puedo crear? Sin fe, es imposible complacer a Dios. Así que cuando él dijo: “Cuando a Dios le complació revelarme a su Hijo en mí, no consulté con carne y sangre”, él confiesa que el Hijo ha sido revelado en él, y él vio al misterio. Luego le pidió a todos aquellos que lo escucharon, que lo vean a él como a un representante de los misterios de Dios, porque todos estos se habían despertado en él.

Así que, esta noche, complazcan a Dios. ¿Cómo lo complacerían? Tomen al sueño más fantástico que aún no se ha realizado, que pareciera ser imposible, y luego sostén a Dios como digno de confianza. Asume que ya lo has logrado, y sostenlo como digno de confiar. Desafía a Dios para que use su talento creativo, para crear un sueño en tu mundo, para que lo hayas experimentado. Así es como complaces a Dios… a través de la fe, algún día él te quitará el velo, y lo romperá en dos; y luego revelará dentro de ti, las series de experiencias místicas, y dicha serie te revelará a ti quién eres realmente. Porque cuando se revela, él solo se está revelando a sí mismo. Él ha llegado a su final de su poder creativo, lo que él intencionaba cuando se contrajo a sí mismo, y se convirtió en ti. Así que él te usa a ti, te lleva a través de todos los hornos del mundo, porque él y tú son uno, tú eres su contracción. Así que cuando esto finaliza, tú te despiertas siendo Dios. Todos eventualmente se despertarán siendo Dios.

Tomemos lo que otros nos han dado en su generación, y usémoslo. Mi amiga fue lo suficientemente sabia, y lo suficientemente generosa, y lo suficientemente modesta consigo misma, para decir que cuando estaba contando la historia, se dio cuenta de que ella jamás lo había intentado realmente, “Yo recuerdo cuando…”; y aun así, en el mismísimo momento en que ella lo intentó, el teléfono sonó, y obtiene cincuenta dólares, en vez de diez. Entonces, no lo escuches solamente, ponlo a prueba. Este muchacho que escribió, y obtuvo todo lo que él quería, una linda aceptación, y la sensación de que al hombre le había gustado, y luego lo tiró al tacho de basura, “eso no era lo suficientemente bueno”. Y luego tomó un desafío, y en una hora, la cosa entera enardeció su mente, y entonces fue elevado de un estado pasivo, a un estado activo, y la cosa completa le vino en una hora.

Yo lo sé que en mi propio caso, yo traje de vuelta un manuscrito así de gordo, de Barbados, en 1946, y mientras estaba en el mar, esta visión sucedió. Aquí fui elevado, y vi a este fantástico mar de humanidad, y cuando yo caminé, ellos fueron todos transformados de sus estados desagradables, en los más perfectos, lo más hermosos estados imaginables. Tomé mi manuscrito, y lo rompí todo, y lo tiré. Ni siquiera lo traje de vuelta conmigo, y yo había estado trabajando en él por meses. Pasé cinco meses en Barbados. Así que trabajé en este manuscrito, y lo traía de vuelta, pensando que tendría un lindo manuscrito para mi editorial. Luego de esta experiencia, tomé al manuscrito y lo tiré por la borda, no redimí ni una hoja de él. Y luego en una hora – por supuesto, no era una cosa larga, era un pequeño panfleto – pero en una hora, la cosa completa se vertió a través de mí. Me senté, y escribí la cosa completa en una hora, y luego se la envié a mi editorial, y fue publicado. Tan solo vino así de rápido. No había chances de que hubiese ido a impresión con lo que había traído de vuelta, luego de cinco meses de labor. Esta cosa completa vino como fuego, y eso era lo que tenía que ser. Tan solo una pequeña cosa llamada “La Búsqueda”, pero fue vertido hacia afuera. Y si le preguntas a mi esposa lo que ella piensa de todos mis libros, el primero que ella elegiría sería “La Búsqueda”, porque vino de esa manera.

Lo mismo fue verdad para “Tu Fe es Tu Fortuna”. Yo cuidé a un doctor; él era un adicto a la morfina, un brillante cirujano, y me contó que cuando estaba bajo la influencia de la droga, hacía sus mejores cirugías. Por siete años tuvo el más fantástico de los hospitales privados, con alrededor de una docena de doctores bajo su cargo. Luego tomó la jeringa, y se hizo víctima de su propia práctica. Y yo me hice cargo de él. Porque él era un doctor muy prominente, me permitieron hacer con él lo que pudiera. Así que con el consentimiento de la cabeza del cartel de drogas de Nueva York, es decir, el Departamento de Policía, me permitieron llevarlo a un hotel. Así que eso hice, y lo tuve por dos semanas. Él estaba rabiosamente enloquecido. Si lo dejabas por un segundo, se desnudaba, se iba por el pasillo, a la calle… y estábamos en el piso veinte. Así que este día, lo observaba, yo estaba completamente despierto, solo, cuidándolo, porque él estaba en la cama. Yo no sabía lo que él podría hacer al siguiente segundo. Aquí estoy con mis hojas amarillas y lápices, y escribí “Tu fe es Tu Fortuna”. Salió en cuestión de, yo diría, cuarenta y ocho horas, la cosa completa, hablando desde el interior. La voz está hablando y dictando, y todo está siendo dictado, y salió de esa manera. Así que, “Tu Fe es Tu Fortuna”, salió simplemente desde las profundidades, yo solo lo transcribí. Yo no lo estaba elaborando, simplemente se vertió hacia afuera, la cosa completa se vertió hacia afuera. Cuando tomé el manuscrito, y se lo llevé a mi muchacho para que lo corrija, no había prácticamente nada, ni una cosa que él tuviera que hacer… simplemente se vertió hacia afuera… todo porque yo tomé el desafío de cuidar a un amigo que era adicto. Y Scotty era un hombre maravilloso, un gran tipo, pero simplemente se hizo víctima de su propia práctica. Así que yo lo cuidé, y mientras lo cuidaba, y me daba más, y más sueño – porque día y noche, tú no puedes dormirte nunca – y de repente, esta cosa comenzó a verterse hacia afuera de mí. Y yo podía escuchar las palabras en las profundidades de mi alma, dictando, algo dentro hablando. Yo simplemente escribí lo que me estaban diciendo. Y, “Tu Fe es Tu Fortuna”, vino de esta manera, y “La Búsqueda” vino, luego de cinco meses de trabajar sobre un gran manuscrito, el cual descarté.

Así que mi amigo está compartiendo esto con nosotros esta noche: “¡Aliméntame con desafíos! ¿De qué otra manera puedo crecer?” Entonces esta noche, tomen un desafío cuando vayamos al Silencio. Toma al más maravilloso desafío, y luego sostén a Dios como digno de confianza.

Ahora vayamos al Silencio.


Ahora, ¿hay alguna pregunta, por favor?

Pregunta: Cuando la biblia dice, “En la casa de mi Padre hay muchas moradas”, hummm, estoy tratando de entender cuando dices que todo está aquí, y nos movemos hacia esos estados. Por ejemplo, tú te has movido hacia un estado de conferenciante, ¿Verdad?

Neville: Sí.

Pregunta: Y Kennedy se ha movido hacia un estado cuando le dispararon. Todos estos estados están aquí, como las muchas moradas, eso es así, ¿Verdad?

Neville: Sí.

Pregunta: Entonces, si nos movemos hacia la pobreza, nos hemos movido hacia ese estado, o si nos movemos hacia la riqueza, o la enfermedad, ¿Nos hemos movido hacia ese estado?

Neville: Por supuesto.

Pregunta: ¿Y están todos aquí?

Neville: La cosa es hacerse selectivo. Tú no vas a un restaurante y dices: “Tráeme una cena”, tú dices: “Tráeme el menú”, y luego tú ordenas. Tú vas a pagar por eso, y quieres un servicio apropiado. Si te lo tira, te vas a quejar, porque estás pagando por ello. Tú vas a un lugar, y ordenas un vestido. Tú no dices: “Tráeme algún vestido”, tú te haces selectiva, y buscas entre docenas, y docenas de vestidos. Luego, eliges aquel que piensas que necesitas para llenar tu ropero. Entonces, quizás necesitas uno marrón. Ellos tienen los vestidos azules más maravillosos del mundo, pero tú no necesitas en este momento un vestido azul, tú quieres uno marrón para completar el ropero. Así que buscaste entre montones y montones de vestidos, y encuentras uno que te gusta. Aun así, están todos ahí. Todo está aquí, y el hombre debe hacerse selectivo y discriminador en cada cosa que él hace en este mundo. Cuanto más discriminador sea, bueno, mejor. Tú simplemente lo seleccionas, y te mueves hacia él. Son solo estados, infinitos estados; pero te mueves de un estado – deja a ese estado solo, para que alguien más entre si quieren entrar – y luego te mueves hacia adentro de otro estado.

Ahora, creemos que vamos a cambiar la pobreza en esta tierra. Tú no puedes cambiar estados, no puedes hacerlo. Si tomaras todo el dinero del mundo, y lo dividieras equitativamente, en veinticuatro horas Rockefeller todavía sería rico, y los otros tipos todavía serían pobres, irían de nuevo abajo. Solía haber un conferenciante, y tenía un sistema, él tenía un frasco gigante de vidrio, y lo llenaba con todo tipo de frutos secos. Él le ponía nueces, y otros tipos de frutos secos, todo tipo de frutos secos. Y luego tomaba al frasco, y decía: “La vida es como esto: es un ritmo constante, tú no puedes pararla.” Y él tomaba a la nuez más grande, la gran nuez, y la ponía en el fondo de todo. Te la mostraba en su mano, y la tomaba, y la ponía al fondo de todo. Pero dijo: “No puedes detener a la vida”, y comenzaba a sacudir este frasco, y en poco tiempo, arriba estaba aquella nuez, la nuez grande, arriba de todo otra vez. Y todos los pequeñitos… por supuesto, él tenía una maravillosa línea, y decía: “escucho a alguien chillando abajo de todo”, y él decía: “El pequeño abajo de todo está diciendo: ‘Tú me pusiste allí en la vida. Si tan solo me pusieras arriba de todo, yo estaría bien. Bueno, tú me hiciste iniciar desde abajo de todo; hazme comenzar arriba de todo.’” Así que él va hacia abajo de todo, hacia el fondo del frasco, sube a la pequeña nuez, la pone de manera obvia, delante de los ojos de todos, arriba, en la cima de todo. Pero no puedes detener a la vida; la vida es un ritmo, es una sacudida, y el pequeño amigo volverá completamente abajo, al fondo de todo. Así que ¿Para qué elegir a lo pequeño? Elije algo noble en este mundo, algo grandioso en este mundo, y permanece fiel a ello.

Buenas noches.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es SPEAKING FROM EXPERIENCE (Neville Goddard – 5-8-1964
)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

jueves, 18 de mayo de 2017

SEAN LO QUE DESEAN; SEAN LO QUE CREEN (Neville - julio de 1951)

Neville Goddard (julio de 1951)


SEAN LO QUE DESEAN; SEAN LO QUE CREEN (Charla de Radio – Emisora KECA, Los Ángeles) 




Un periodista pariente mío, me informó que nuestro gran científico, Robert Millikan, una vez le dijo que él había establecido un objetivo para sí mismo en su temprana edad, cuando todavía era muy pobre, y aun sin haber demostrado su potencial en el gran trabajo que haría en el futuro. Él condensó su sueño de grandeza y seguridad, en una simple declaración, la cual implicaba que su sueño de grandeza y seguridad, ya había sido realizado. Luego repitió la declaración una, y otra vez para sí mismo, hasta que la idea de grandeza y seguridad llenaron su mente, y empujaron toda otra idea hacia afuera de su conciencia. Estas, quizás, no hayan sido las palabras del Doctor Millikan, pero fueron las que me dieron a mí, y parafraseo: “Yo tengo un ingreso abundante, estable, confiable, coherente con la integridad, y el beneficio mutuo.” Como he dicho repetidamente, todo depende de nuestra actitud hacia nosotros mismos. Aquello que no afirmemos como verdadero de nosotros mismos, no puede desarrollarse en nuestra vida. El Doctor Millikan escribió su sueño de grandeza y seguridad en primera persona, en tiempo presente. Él no dijo: “Yo seré grande; yo seré seguro”, porque eso hubiese implicado que él no era grande, ni seguro. En vez de eso, él hizo de su futuro sueño, un hecho presente. “Yo tengo”, dijo él, “un ingreso abundante, estable, confiable, coherente con la integridad y el beneficio mutuo.”

El sueño futuro debe convertirse en un hecho presente en la mente de aquel que busca realizarlo. Debemos experimentar en la imaginación, lo que experimentaríamos en la realidad, en el caso de haber logrado nuestro objetivo, porque el Alma, al imaginarse a sí misma en una situación, toma los resultados de aquel acto imaginario. Si no se imagina a sí misma dentro de la situación, siempre estará fuera de sus resultados.

Es el propósito de esta enseñanza, elevarnos a un estado de conciencia más alto, estimular lo más alto dentro nuestro, hacia la confianza en uno mismo, y la asertividad propia, porque aquello que estimula lo más alto en nosotros, es nuestro maestro y sanador. La primerísima palabra de corrección, o cura, es siempre: “Levántate”. Si queremos entender el motivo de esta orden constante de la biblia, de: “levántate”, debemos reconocer que el universo, comprendido internamente, es una serie de niveles, y el hombre es lo que es, de acuerdo a donde él esté, en esa serie. A medida que nos elevamos en la conciencia, nuestro mundo se reorganiza a sí mismo, en armonía con el nivel al cual nos hemos elevado. Aquel que se eleva desde su oración, hacia un hombre mejor, su oración ha sido concedida.

Para cambiar el presente estado, nosotros debemos, como el Doctor Millikan, elevarnos a un nivel de conciencia más alto. Esta elevación se logra al afirmar que ya somos aquello que deseamos ser; al asumir el sentimiento del deseo cumplido. El drama de la vida es uno psicológico, el cual traemos a la existencia por nuestras actitudes, y no por nuestros actos. No hay forma de escaparse de nuestro problema presente, excepto por una transformación radical psicológica. Todo depende de nuestra actitud hacia nosotros mismos, aquello que no afirmamos como verdadero de nosotros mismos, no se desarrollará en nuestra vida.

Escuchamos mucho sobre el hombre humilde, del hombre manso – pero, ¿a qué se refieren con hombre manso? Él no es pobre, ni servil, el famoso conocido como: “tapete de entrada”, como generalmente suponen que es. Los hombres que se igualan a los gusanos en su propia perspectiva, han perdido la visión de aquella vida – a la semejanza de lo cual es el verdadero propósito del espíritu para transformar esta vida. Los hombres deberían tomar sus medidas, no desde la vida tal como la ven, sino de hombres como el Doctor Millikan, quien, siendo pobre y sin haber probado aun su potencial, se atrevió a asumir: “Yo tengo un ingreso abundante, estable, confiable, coherente con la integridad y el beneficio mutuo.” Tales hombres son los mansos del Evangelio, los hombres que heredan la Tierra. (Mateo 5: 5) Cualquier concepto del propio ser, menos que el Mejor, nos está robando la Tierra. La promesa es: “Sean bendecidos los mansos, porque ellos heredarán la Tierra”. En el texto original, la palabra traducida ‘manso’ es lo opuesto a las palabras: “resentido”, “enojado”. Tiene el significado de convertirnos en: “domados”, así como el animal salvaje es domado. Luego de haber domado a la mente, se la puede comparar con una vid, de la cual se puede decir: “Observa a esta vid. La encontré como un árbol salvaje, cuya fuerza desenfrenada se había desbordado en irregulares ramas. Pero yo podé la planta, y creció templadamente en su vano derroche de inútiles hojas, y se entretejió, como puedes ver, en estos plenos y limpios racimos, para recompensar la mano que sabiamente la hirió.”

Un hombre manso es un hombre auto-disciplinado. Él está tan disciplinado, que solo ve lo excelente, solo piensa lo mejor. Él es aquel que cumple con la sugerencia: “hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo digno, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo honorable, si hay alguna virtud o algo que merece elogio, en esto meditad.” (Filipenses 4: 8)

Nos elevamos a un nivel de conciencia más alto, no porque hayamos evitado nuestras pasiones, sino porque hemos cultivado nuestras virtudes. En realidad, un hombre manso es un hombre en completo control de sus humores, y sus humores son los más elevados, porque él sabe que debe sostener un humor elevado, si quiere caminar entre lo más alto.

Es mi creencia que todos los hombres pueden, tal como el Doctor Millikan, cambiar el curso de sus vidas. Yo creo que la técnica del Dr. Millikan, de hacer de su deseo, un hecho presente para él mismo, es de gran importancia para cualquier buscador de la “verdad”. También era su gran propósito ser de “beneficio mutuo”, ese es el objetivo inevitable de todos nosotros. Es mucho más fácil imaginar el bien para todos, que ser intencionadamente egoísta en nuestro imaginar. Por medio de nuestra imaginación, por medio de nuestras afirmaciones, podemos cambiar nuestro mundo, podemos cambiar nuestro futuro. Para el hombre con un gran objetivo, para el hombre disciplinado, esto es una medida natural, así que convirtámonos todos en hombres disciplinados.

El próximo domingo por la mañana, el 15 de Julio, estaré hablando como invitado del Doctor Bailes, a las 10:30, en el Teatro Fox-Wilshire, en el Wilshire Boulevard, cerca de La Ciénaga. Mi tema para el próximo domingo es: “Cambiar tu Futuro”. Es un tema muy cercano al corazón de todos nosotros. Espero que todos ustedes vengan el domingo, para aprender a cómo ser un hombre disciplinado, el hombre manso, que “cambia su futuro” para el beneficio de su prójimo. Si eres observador, notarás el rápido eco o respuesta, a cada humor tuyo en este mensaje, y serás capaz de conectarlo en las circunstancias de tu vida diaria. Cuando estamos seguros de la relación entre el humor, y las circunstancias en nuestras vidas, le daremos la bienvenida a todo lo que nos sucede. Sabremos que todo lo que nos encontramos es parte de nosotros mismos. En la creación de una nueva vida, debemos comenzar por el comienzo, con un cambio de humor. Cada humor elevado del hombre, es el abrir de la puerta a un nivel más alto para él. Moldeemos nuestras vidas sobre un humor elevado, o una comunidad de humores elevados. Los individuos, así como las comunidades, crecen espiritualmente en proporción, a medida que se elevan a un ideal más alto. Si sus ideales son rebajados, se hunden en sus profundidades; si sus ideales son exaltados, son elevados a alturas inimaginables. Debemos mantener un humor elevado, si queremos caminar entre lo más alto; las alturas también fueron hechas para ser habitadas. Todas las formas de imaginación creativa, implican elementos de sentir. Sentir es el fermento, sin el cual, no hay creación posible. No hay nada malo en nuestro deseo de trascender nuestro estado actual. No existiría el progreso en este mundo, si no fuera por la insatisfacción del hombre consigo mismo. Es natural para nosotros, buscar una vida personal más hermosa; está bien querer desear un mejor entendimiento, mejor salud, mejor seguridad. Se dijo en el capítulo 16 del evangelio de Juan: “Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid y recibiréis, para que vuestro gozo sea completo.” (Juan 16: 24)

La humanidad necesita un renacimiento espiritual, pero por “renacimiento espiritual”, me refiero a una verdadera actitud religiosa, una en la cual cada individuo, por sí mismo, acepta el desafío de encarnar un nuevo, y más alto valor de sí mismo, tal como el Dr. Millikan hizo. Una nación no puede exhibir ninguna sabiduría mayor en la masa, de lo que genera en sus unidades. Por esta razón, siempre he predicado la auto-ayuda, sabiendo que si nos esforzamos apasionadamente en este tipo de auto-ayuda, la cual es personificar un nuevo, y más alto concepto de nosotros mismos, entonces ahí cualquier otro tipo de ayuda estará a nuestro servicio.

El ideal al que servimos, y esperamos lograr, está listo para una nueva encarnación: pero a menos que le ofrezcamos paternidad humana, es imposible que nazca. Debemos afirmar que ya somos aquello que esperamos ser, y vivir como si ya lo fuésemos, sabiendo, como el Dr. Millikan, que nuestra asunción, aunque falsa para el mundo externo, si se persiste en ella, se materializará en hechos.

El hombre perfecto no juzga por las apariencias: él juzga justamente. Él se ve a sí mismo y a otros, como desea ser él mismo y otros. Él escucha lo que quiere escuchar. Él ve y escucha, solo lo bueno. Él conoce la verdad, y la verdad lo libera, y lo guía hacia el bien. La verdad liberará a toda la humanidad. Este es nuestro renacimiento espiritual. El Carácter es mayormente el resultado de la dirección, y persistencia, de la atención voluntaria.

“Piensa en la verdad, y tus pensamientos alimentarán el hambre del mundo;
Habla en la verdad, y cada palabra tuya será semilla fructífera;
Vive en la verdad, y tu vida será un gran y noble credo.”
 




Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es BE WHAT YOU WISH; BE WHAT YOU BELIEVE “Radio Talk – Station KECA, Los Angeles” (Neville Goddard – July 1951)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

domingo, 2 de abril de 2017

LA PIEDRA FUNDAMENTO: LA IMAGINACIÓN (Neville - 1 de diciembre de 1959)

Neville Goddard (1 de diciembre de 1959)


LA PIEDRA FUNDAMENTO: LA IMAGINACIÓN



Creemos que el hombre puede crear cualquier cosa que desee. Creemos que el Universo es infinita respuesta y aquel que la causa es el individuo perceptor. Nada es independiente de tu percepción de ello. Estamos tan entretejidos que somos parte de la máquina, pero a medida que nos despertamos, nos desconectamos a nosotros mismos de esta máquina, y creamos a la vida como deseamos que fuera. “Porque el hombre es todo imaginación, y Dios es el hombre, y existe en nosotros y nosotros en él. “El cuerpo eterno del hombre es la Imaginación: eso es Dios mismo.” (Blake). Tú puedes imaginar, y yo puedo imaginar, y si podemos ser fieles al estado imaginado, este debe aparecer en nuestro mundo. Esto no es nuevo. Se nos dio esto hace siglos, porque lo tenemos en la Biblia; pero la gente no sabe cómo leer a la Biblia, así que se juntaron y la organizaron como a un “ismo”. No es un “ismo”, sino que es el gran plan para liberar al hombre. La Biblia nos muestra este plan en detalle. Nos dirigiremos a algunos pasajes y les mostraremos lo que aquellos que la escribieron pretendían que veamos.

Isaías 28: 16 dice: “por tanto, Jehová el Señor dice así: He aquí que yo he puesto en Sion por fundamento una piedra, piedra probada, angular, preciosa, de cimiento estable; el que creyere, no se apresure.” Ahora, se nos dice en el libro de Salmos que el mundo rechazó la piedra: “La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo.” (Salmo 118: 22). “No puedes poner otra piedra fundamento” (aproximadamente 1ra. Corintios 3: 11). “Si sobre este fundamento alguno edificare oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, hojarasca… la obra de cada uno se hará manifiesta; porque el día la declarará.” (1ra. Corintios 3: 12 y 13). Les digo que esta piedra es su Imaginación, y en la biblia se la llama: Jesucristo, o Dios, o el Señor. Es tu Imaginación, la cual es una con la Imaginación Divina la cual creó, sostiene, cambia, y hasta destruye partes de la creación. Esta es la piedra que es probada y la cual es un fundamento seguro, y aquel que cree en ella no se encontrará en apuros. Si yo pudiera tan solo imaginar, y saber que imaginar crea la realidad, yo no seré impaciente ni viviré una vida superficial. Cuando un hombre no vive en su Imaginación, él estará impaciente por los resultados de lo que desea, y finalmente se tornará violento en su esfuerzo por obtener cosas.

Aquí hay uno que hace la pregunta: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Algunos dicen esto, otros dicen lo otro, pero él preguntó otra vez: “Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia.” (Mateo 16: 13 al 18).

Las iglesias te dicen que esto significa que es un hombre llamado Pedro. Esto no es un individuo. La cosa completa toma lugar en tu mente, el individuo. Tú te imaginas cierto estado, y este se llama Pedro. Si fuera un hombre llamado Pedro, no encontrarías lo que encuentras seis versos más tarde. Porque ahí él se dirige al mismo personaje, Pedro, y le dice: “¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” (Mateo 16: 23). Eso es lo que cada hombre en el mundo hace. Él recibe una revelación y se da cuenta que la piedra fundamento es Imaginar. Él ve a un amigo que necesita ayuda, y se imagina que él tiene lo que quiere, y no es violento, y no está preocupado, y no le da sugerencias al amigo sobre qué hacer físicamente para traer su deseo a la existencia. Si la piedra fundamento es verdad, existe solo un poder que lo soporte. Si él sabe eso, no se permitirá a sí mismo ser doblegado; él permanecerá fiel a su asunción. Pero se nos dice en la historia de la Biblia, que aquel que fue elogiado, Pedro, se doblegó y se puso violento, y luego Jesús le dijo: “¡Quítate de delante de mí, Satanás!”. Tú vuelves a los caminos de los hombres, para hacer que las cosas sucedan de la manera que quieres que sucedan. Tú tiras de todos los hilos y, por lo tanto, te has alejado del único fundamento en el mundo, y ese es Jesucristo, el cual es la Imaginación Humana. Si crees esto, no rechazarás la piedra.

“Piedra” es “igualado” (en Hebreo), y significa crear, o construir, o engendrar hijos. Aquí hay una piedra en “Sion” (lo cual significa pináculo alto, o lugar estéril). Ese es el hombre antes de que la piedra se hunda en él. Él es un desperdicio, un desierto. Hundida en el hombre como su Imaginación, es la única piedra fundamento, porque no existe otro fundamento del Dios viviente, y él se ha hundido a sí mismo en mí. Por lo tanto, yo soy el hijo del Dios Viviente, porque existe solo uno, y Yo Soy ÉL. Si yo creo en esto, no seré impaciente. “Aquel que cree en mí no se apresurará” (aprox. Isaías 28: 16). Este es el camino del Señor. Te pido que lo pruebes. Trae al ojo de tu mente lo que quieres ver en el mundo. Puede ser un negocio, o la buena fortuna de un amigo. Puede ser cualquier cosa, porque en este fundamento tú puedes poner rastrojal, o madera, o heno. Estás construyendo con heno cuando dices de alguien: “Yo sé que él no es bueno”. Ellos viven en ese estado respecto al otro, y luego sucede – y luego dicen: “Yo siempre pensé que él era así”. Algunos de nosotros construimos cosas extrañas para otros. Estábamos imaginando en el único fundamento, pero hemos puesto rastrojal en vez de oro, o plata, y el día lo reveló, y luego no podemos relacionar lo que ha sucedido con nada de lo que nosotros hemos hecho.

El significado en hebreo de “piedra” es engendrar hijos. Todos los eventos de mi vida son mis hijos. Todos pueden construir en este, el único fundamento. “Estoy poniendo en Sion una piedra”. ¿Qué piedra? Dios está enterrándose a sí mismo en todos en el mundo. Es una verdadera piedra, una piedra angular preciosa, y aquel que creyere, no se apresura. Yo he visto a un acto imaginario que tomó dos años en venir a la existencia, pero cuando apareció – ¡Que Gigante! Los he visto suceder en una hora. Pero no estén apurados y piensen que hay otro fundamento y – como Pedro - se dirijan a otro fundamento, tornándose violentos hacia aquellos que llevarán a Jesús a la cruz. Pero Cristo dijo: “He venido para dirigirme a la cruz. ¡Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo.”

Si yo todavía estoy en la máquina, pienso que las cosas buenas vienen solo por accidente, o al azar. Deja que la rueda gire, porque cada uno debe atravesar todos los hornos hasta que se despierte y vea al completo universo como infinita respuesta. El día vendrá en que cada persona, en cierto grado de despertar, congelará a una actividad dentro de sí mismo, y cuando se detiene dentro de él, toda esa sección completa estará “muerta”. Las leyes de la naturaleza son solamente acciones libres, repetidas, hasta que son aceptadas como ley. Aun así, verás a las hojas en el medio del aire que no se caen, y la gente moviéndose en el espacio dejará de moverse y no se caerán, porque cuando hayas detenido la acción dentro de ti, la cosa completa se detendrá. Y tú verás a la cosa completa como Sion – el desierto – y la única cosa que la hace estar viva es la piedra enterrada en él. Pero el hombre se termina perdiendo en las cosas que él ha creado, y les da a ellas el poder. Por ejemplo, a través del uso de su Imaginación, él trae dinero a este mundo; luego se olvida que fue la actividad de su mente la que hizo esto, y él ve en el dinero mismo, al poder para obtener lo que desea. Pero cuando despierte, él no se perderá más a sí mismo en su propia creación.

Yo les digo a todos aquí: existe sólo una piedra. Si esta noche hay alguien muy enfermo que necesita de tu ayuda, y tú imaginas lo mejor para él, y luego recibes las noticias de que él está peor mañana, no seas impaciente, más bien permanece fiel a la piedra única puesta en Sion. ¿Qué más puedes hacer luego de haber imaginado? Alguien te escribe sobre un problema. Imagina para ellos lo que ellos desean, y luego no te desvíes para hacer cualquier cosa para que suceda. Tú permaneces fiel, y creará las condiciones necesarias para traerlo a la existencia.

Puedes mirar a alguien con gran preocupación y querer un cambio. No lo dices en voz alta, te lo guardas dentro, y luego cuarenta y ocho horas después se ha iniciado lo que tú has puesto en movimiento. Y luego te preguntas: “¿Podría mi problema ser rastreado a esto, y lo otro?” ¡Justo la mismísima cosa que has estado pensando! Entretuviste a su problema con gran preocupación, y luego te preguntarás: “¿Acaso me has influenciado tú, o yo te he influenciado a ti?” ¿Cuándo has entretenido este pensamiento?” y ellos dicen: “Solamente ahora”, y luego tú dices: “Hace cuarenta y ocho horas yo entretuve este pensamiento, pero no lo dije en voz alta.” Eso no hace diferencia. Estamos todos interpenetrados, y cuanto más uno se preocupa profundamente por otro, más es él penetrado por otro.

Yo digo que el universo es respuesta infinita, pero también da de vuelta mucho más de lo que imaginas. Será medida buena, apretada, remecida y rebosante, (referencia: Lucas 6: 38). Por lo tanto, ser negativo puede ser aterrador. Lo bueno volverá multiplicado por mil, pero así también lo negativo. Pero si soy optimista y no vacilo, traeré también eso en medida buena, apretada, remecida y rebosante. Es algo maravilloso; vendrá como el pozo de petróleo. El mundo responde más de lo que toma, y le da al individuo, más de lo que él imagina – bueno, o malo.

Les digo a todos que el libro más grandioso de todos es la Biblia, pero la gente lo ha organizado, y aun claman haber encontrado los restos de Pedro, o de algún otro personaje Bíblico. Pedro no es un hombre, sino que es un estado. Tú te elevas hacia la corona de todo, y ese es Cristo. Los estados son permanentes, pero yo no estoy fijado; yo soy un ser viviente que se mueve. Puedo ser alabado por un estado, y luego ver alguna noticia en la mañana, por ejemplo, y alejarme del verdadero fundamento, y luego el Poder me regaña como si fuera Satanás, porque he reaccionado en vez de haber actuado. ¿Te gustaría estar en el estado llamado Pedro, aquel al que se refiere Mateo 16? ¿Cómo? Déjame decírtelo, lo digo en serio: “Mi Imaginación es Dios, y no existe otro.” Es una con el Supremo Poder, y déjame vivir en ese estado, y luego se dirige hacia mí (diciendo): “Eres Bendecido, hijo de Jonás”. Significa que las profundidades de mi ser me lo están dando. ¿Puedo hacerlo? El día que lo hagas, recuerda que lo has hecho, en ese momento estarás relatando esa historia. Cuando Pedro confesó: “Tú eres el Cristo”, esa es la piedra sobre donde toda la cosa descansa, pero cuando él se alejó de eso y reaccionó, luego fue llamado Satanás, o el Re-actor.

Dios está engendrando hijos por medio de la piedra. Él se entierra a sí mismo en cada hombre en el mundo, pero él es rechazado. Puedo decirles estas cosas aquí, pero si las contara a través de las ondas radiales, sería inmediatamente desconectado. La gente no puede creer que sean responsables de sus actos imaginarios. No quieren creerlo. No puedo ser libre de los resultados de lo que imagino. Sal determinado en probarlo, y habiéndolo probado, mantén la piedra viva. No existe otra piedra. “Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.” Pero sobre esto, construye lo que sea – pero construye oro, no construyas heno, o rastrojal. Quiero que todos aquí lo prueben. Tomen a alguien que está realmente angustiado, y si realmente crees en este fundamento, se irán de aquí esta noche sin ninguna preocupación sobre ellos, aun si reciben noticias de que las cosas están peor. Podría llevar una semana o un mes, pero aquello que has imaginado, si permaneces fiel a la piedra, vendrá.

Yo he visto a un hombre mirar a un edificio – lo cual es una cosa inanimada – y tú podrías decir que no podría responderle. ¿Cómo puede mirarlo, y ver a su nombre en él, cuando él no tiene ni un centavo? Pero él lo hizo. Yo conozco a ese hombre (es el hermano de Neville), y de una manera que él no podría haber concebido, el edificio fue suyo. No dejen que nadie les diga que algo no puede responderles, pero cuando todavía somos parte de la máquina, no podemos ver realmente que somos la causa de todo en nuestro mundo, y esperamos que la buena fortuna nos sonría. Luego, cuando pones en movimiento algo malo, cuando la máquina gira, no puedes ver qué fue lo que lo ha causado, pero cuando te despiertas, puedes controlar a la máquina. Esta responde a los actos imaginarios de los hombres despiertos, porque el hombre despierto tiene el control.

Te espera una gran excitación cuando finalmente puedas detener toda actividad, y la cosa completa se congele. Tú sabrás lo que los tales llamados hombres sabios dicen, pero escucharás estas palabras: “Te agradezco Padre porque has escondido estas cosas de los sabios y devotos, y se las has revelado a los niños.” Porque sabrás que es el perceptor quien está trayendo todo a la vida. Porque te darás cuenta que nada es independiente de la mente del que percibe. Un verdadero maestro despierto, podría congelar ciertas secciones para la edificación de sus estudiantes, si él quisiera. Por estándares normales, todo moriría si tú suspendieras la actividad; pero no muere, porque no existe nada fuera de tu percepción de ello. Toma a tu jefe, o a un empleado, y represéntalos ante ti mismo como quieres que ellos sean, y cree en la realidad de la piedra fundamento, y luego no te apresurarás para traerlo a la existencia. Porque la Imaginación está creando la realidad, y de una manera que nadie conoce, será traído a la existencia, si tú permaneces fiel.

El hijo de un hombre estaba en Saint Louis, para ser criado por la hermana de su esposa. Este hombre había intentado por siete años, tener lo suficiente para hacer un viaje a Saint Louis para ver al niño. Él constantemente intentaba verse a sí mismo obteniendo un trabajo con más dinero, para así poder hacer el viaje. Se le dijo que por el uso correcto de esta ley, él solo debería verse a sí mismo con su hijo, y permitir que el camino quede en Dios. Luego de esto, se le dio un trabajo que lo llevó desde Los Ángeles hacia Nueva Orleans, pero eso no era cerca de Saint Louis. Él tomó el trabajo, y persistió en su sueño, y en tres meses fue transferido al sector de Saint Louis, y se le dio una parada de veinticuatro horas allí cada semana.

Lo mejor que me pasó a mí fue cuando fui despedido de Macy’s durante la depresión. Quizás hoy sería jefe de ascensores, si me hubiese quedado allí. Mi padre perdió todo lo que tenía, y eso probó ser el comienzo de un gran sueño que él trajo a la existencia. Una persona creyó en él, y él se estableció en eso, y cuando hizo su salida este pasado Octubre, él había dado a su comunidad, mucho más de lo que cualquier otro jamás haya dado. El día más negro de su vida, terminó siendo el día más brillante de su vida. No importa lo que hayas hecho, olvídalo. Tú eres Dios, y Dios es inmaculado, porque él es todo imaginación.

Ahora, empieza a imaginar, y haz algo de lo cual puedas estar orgulloso. Hazlo grande. Si verdaderamente es la piedra puesta en Sion, no te dirijas a ninguna discusión del hombre. Mantente fiel, y lo que sea que pongas en la piedra como una actividad imaginaria, vendrá a tu mundo. Por supuesto podrías volver al mundo de los hombres, como Pedro. Él negó a la piedra tres veces, pero luego regresó a ella otra vez. Tal vez hagas eso, pero en el final tu aprenderás, porque en las profundidades de tu propio ser, las palabras están siendo dichas: “¡Quítate de delante de mí, Satanás!” Pero yo he visto a la gente olvidar. Los he visto elevarse de la nada a grandes alturas, y luego decir: “Hubiese ocurrido de todas formas”. Ellos no creen que su actividad imaginaria fue el fundamento en el cual construyeron esa estructura. Existe solo un fundamento, y esa es tu maravillosa imaginación.

Esto funciona mejor si no intentas ayudarlo desde afuera, porque no es carne ni sangre lo que te lo ha revelado. Lo has recibido de Cristo.

Ahora, vayamos al silencio.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es THE FOUNDATION STONE: IMAGINATION (Neville Goddard – 012-01-1959
)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

lunes, 27 de marzo de 2017

EL ARTE DE MORIR (2) (Neville - 26 de enero de 1965)

Neville Goddard (26 de enero de 1965)


EL ARTE DE MORIR (2)



El tema de esta noche, su título podrá parecer extraño, yo lo llamo: “El Arte de Morir”. Si por el momento te parece demasiado espiritual, déjame que te diga, lo que es más profundo espiritualmente, lo encontrarás, en el final, lo más directamente práctico. No hay nada más práctico en este mundo que aquello que es lo más profundamente espiritual, y esta noche es el arte de morir. En el libro de Juan se nos dice: “Nadie tiene un amor mayor que éste: que uno dé su vida por sus amigos.” (Juan 15: 13). Mucha gente ha tomado a este pasaje y lo han interpretado como al hombre que va a la batalla, y ofrece su cuerpo para proteger a sus amigos. Es un gesto noble, y ciertamente maravilloso, pero no tiene nada que ver con este pasaje, ni una cosa tiene que ver con él. Cuando doy mi vida por mis amigos, yo no me paro delante del cuchillo, o de la pistola, y doy mi cuerpo por el de ellos. Esto es algo completamente diferente. Esta noche les mostraremos la interioridad (la cualidad espiritual) de esta ley.

Pablo dijo, “¡Cada día yo muero!” (1ra. Corintios 15: 31). Bueno, si cada día yo muero, y si hoy di este cuerpo, no podría morir mañana; pero cada día mientras esté vistiendo este cuerpo, yo muero. Bueno, ¿Cómo lo hago? Dirijámonos a Blake ahora, alguien que tenía una clara, clara y perfecta visión. En su Placa número 96 de Jerusalén, él hizo esta declaración: “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina, sino el hombre no podría existir sin hermandad.” No puede existir si no es por hermandad. Bueno ¿Cómo lo hago? Cada amabilidad hacia otro es una pequeña muerte en la Imagen Divina. El hombre es solamente la suma de todas sus creencias, todas sus impresiones, eso es lo que soy, eso es lo que tú eres. Si quieres conocer a un hombre, tienes que ponerte detrás de sus palabras, aún de sus pensamientos, hasta llegar a sus creencias, desde las cuales estos emanan. Así que soy la suma total de todas mis creencias.

Entonces te encuentro en la calle, o escucho sobre ti; te encuentro, y no te ves muy bien, o alguien me escribe, y me cuenta que no estás bien; eso es una impresión. Así que de ahí en adelante, si pienso en ti, esa impresión me viene al ojo de mi mente. Yo debo aprender el arte de morir a esa impresión. Debo traerte hacia el ojo de mi mente, y ponerte dentro de una luz completamente diferente, y verte como debería verte, si fueras aquel que a mí me encantaría que fueses.

Cuando soy auto-persuadido de que tú eres aquella nueva impresión, yo he muerto a la otra impresión. Así que cada amabilidad de mí parte, cada pequeña amabilidad, es una pequeña muerte en la Imagen Divina. Esa Imagen Divina es la muerte… debe morir, y morir completamente, a través del amor. Porque ¿Qué es la Imagen Divina? Escuchen cuidadosamente a cómo lo define Blake: “Misericordia, piedad, paz y amor, es Dios, nuestro Padre querido; y misericordia, piedad, paz y amor, es el hombre, su hijo y su desvelo.”

Así que, ¿Fue una cosa misericordiosa eso que hice? Si, fue misericordiosa. ¿Impulsada por la piedad? Sí. ¿Fue hecha con amor? Sí. Y ahora, ¿Estoy en paz por haberlo hecho? Sí. Entonces yo cumplo con la Imagen Divina – misericordia, piedad, paz y amor. Yo tomé todos estos aspectos de la Imagen Divina. Fue misericordioso hacerlo; ¿Para qué dejarlo en angustia, cuando yo puedo ejercitar este poder? Por lo tanto, cada vez que el hombre ejercita este poder creativo que tiene, amorosamente, está simplemente efectuando este pequeño acto de muerte. Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina. Esto es llamado en las escrituras, arrepentimiento. Arrepentimiento significa: “convertirse en otra persona”. ¿Acaso no me convertí en otra persona? Porque yo estoy hecho de todas mis impresiones, de todas mis creencias, y yo creo que tú estás lastimado; y esa herida no necesariamente debe ser física, en el sentido de que estés físicamente herido, podría ser que estás financieramente herido. Podría ser que ahora estás siendo deshonrado. Podría ser de miles de maneras.

Entonces si yo creo en esto, porque aquí están los hechos, yo estoy enfrentado a los hechos, soy llamado a ejercitar mi talento, y poner algo en reemplazo. Por lo tanto, si pongo algo en reemplazo, yo tengo que abandonar aquella impresión que estoy sosteniendo sobre ti. Al abandonarla, si yo soy la suma total de todas mis creencias, al abandonar cualquier creencia, yo muero. Yo muero al abandonar cualquier creencia que yo ahora entretengo. Entonces, cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina… el hombre no puede existir, si no es por la hermandad. Así que si no considero al mundo entero, a este mundo fragmentado, como a mí mismo, a cada uno como mi hermano, y gradualmente todos estamos siendo recogidos en unidad, re-ensamblados en el único ser que es Dios el Padre, y luego yo soy él. Porque soy un ser fragmentado, tú lo eres, todos lo somos. Mientras estamos fragmentados en este estado, somos hermanos, y al practicar este arte, preparamos el camino para ser llamados de nuevo hacia la unidad que es Dios.

En nuestro evangelio más viejo, el cual es Marcos, las primeras palabras que se pusieron en la boca de aquella figura central, “El tiempo se ha cumplido, y el Reino de Dios se ha acercado, ¡Arrepentíos y creed en el evangelio!” (Marcos 1:15). ¡Arrepentíos! Se nos llama a arrepentirnos, y la palabra arrepentirse significa: “un cambio radical de actitud hacia la vida”; un cambio radical hacia cualquier cosa en este mundo, pero radical, bien desde la raíz. Así que me encuentro con alguien en este mundo, y me cuentan su historia. Habiendo escuchado su historia, me han dejado su impresión en mí, porque yo confío en ellos, y les creo. Habiendo escuchado exactamente lo que está sucediendo en sus vidas, si no es placentero, me han dejado con algún otro aspecto de mi propio ser, porque me han dado otra impresión. Cada impresión, suma a mí ser. Cada creencia es mi ser. Yo soy la suma total de todo lo que yo creo. Bueno, ahora que los dejo, y ellos van por su camino, y yo voy por el mío, depende completamente de mí. No de ellos, de mí, cambiar a mí ser, y traerlo de nuevo hacia otro estado. Porque se nos dijo en el Salmo 51 (versículo 4): “Contra ti, contra ti sólo he pecado, Oh Señor”… No puedo pecar en contra de nadie más que de mí. ¿Quién tomó esa impresión? Yo la tomé. Bueno, ¿Cuál es su nombre? - YO SOY -, Yo estoy creyendo eso. “Contra ti, contra ti sólo he pecado, Oh Señor; de manera que tu juicio fue justo.” Todo lo que me haces de ahora en más, es justo. No puedo quejarme, porque yo he pecado solo contra Dios, y Dios es YO SOY… yo tomé la impresión. Yo lo vi, y viéndolo, lo creí, y al creerlo, es parte de mi mundo ahora. Debo vivir con eso. Así que de ahora en más, o vivo con ello, y doy fruto de esa impresión, o la cambio. La cambio al convertirme en otra persona.

Así que, arrepentimiento, de manera amorosa significa: “Convertirse en otra persona”, porque eso era mi ser, ese es el ser que yo soy. Conviértete en otra persona: Yo no lo veo a él de esa manera, no la veo a ella de esa manera, yo lo cambio en el ojo de mi mente; y al cambiarlo, me persuado a mí mismo de la realidad de aquel acto imaginario. Yo represento al individuo ante mí mismo, de la manera que me gustaría que él fuese, y al verlo bajo esa luz, creo en la realidad de aquel acto imaginario. Luego, el tiempo prueba que eso es cierto… ella o él se amoldan a este acto imaginario mío. Si eso es verdad, yo mantengo a mi cuerpo balanceado, por así decirlo. Y estoy siendo llamado de vuelta por mi Padre, de aquella caída del estado fragmentado.

Así que se nos dijo, vayan al mundo y cuenten la historia. Cuéntensela a todo individuo en el mundo… de cómo están, realmente, viviendo en un mundo inventado solo por sus creencias; que: “Todo lo que observo, aunque parezca estar afuera, está dentro, en mi Imaginación, de la cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra.” El mundo entero es yo mismo empujado hacia afuera, soy yo mismo objetivado. ¿Qué propio ser? El propio ser inventado (creado) por todas mis creencias – yo creo que soy esto, aquello, y lo otro. Así que hoy, déjenme que les diga, tomen a todos los que conocen en este mundo; no te cuesta nada y, déjenme que les diga, no necesitan graduarse de ninguna institución en este mundo para practicar este arte. No necesitas un título. No necesitas ningún permiso de nadie para decir que eres esto, aquello, o lo otro. Puedes hacerlo tal como ahora eres, aquí. No necesitas el consentimiento de nadie para hacerlo, porque lo estás haciendo de todas maneras. Tú estás caminando sobre la tierra, siendo igualmente un ser compulsivo hecho (inventado), de todas las cosas que tú crees, y luego tú las generas físicamente en este mundo.

Aquí tenemos esta noche, una preparación para el funeral más fantástico posible, que jamás haya visto nuestra generación. Vimos uno que fue realmente pura fantasía, atrás en el 63’, cuando nuestro presidente (John F. Kennedy) fue asesinado, y fue solemne y majestuoso, realmente maravilloso, si tú quieres drama… no hay duda alguna. Pero esta cosa que vas a ver en el comienzo del sábado, será la cosa más fantástica que nuestra generación jamás ha visto. Él (Sir Winston Churchill) lo escribió atrás en el 43’, cuando cayó en cama por la doble neumonía y él estaba en el Cairo, escribió el tipo de funeral que quería. Lo revisó diez años después. Quería bandas, quería un funeral de estado, quería todas estas cosas. Muy bien, él las obtendrá: las ha imaginado. Él es un plebeyo. Realmente imaginó esta cosa completa. Así que él los sobrevivió a todos… es el último de los tres grandes. Así que los llaman los Tres Grandes (Roosevelt, Stalin, y Churchill). Roosevelt se fue primero, y luego siguió Stalin, y todos eran más jóvenes; luego él, el mayor de todos ellos, y él hace (su salida) a la edad de noventa (años). Lo escribió en detalle, lo que quería, y lo va a obtener. Quería irse como Wellington, como Nelson… todo lo que hicieron en aquel día, hoy será mucho más grande. Ahora estiman que 400 millones verán este desfile. Él lo concibió.

Bueno, yo tengo palabras para el gran hombre – un verdadero gran hombre – pero Dios jugó aquel papel, como él ahora juega tú papel. Aquel que vino y limpió mi casa ayer, aquel que jugó ese papel, fue Dios, el mismo Dios que va a jugar este papel. Y estas palabras que salen de las escrituras, “Os digo que entre los nacidos de mujer, no hay nadie más grandioso que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios, es más grandioso que él.” (Lucas 7: 28). Ninguna grandeza en este mundo significa algo en absoluto, ¡Ninguna! Esa visión de Blake en: “La Visión del Juicio Final”, cuando él vio este personaje, Araunah, mencionado en 2da. Samuel, capitulo 24, y él tenía esta superficie de desgranamiento, y David lo compró (versículo 21). Cuando la plaga atacó a Israel, llegó justo hasta esa área, y se detuvo. Así que él la compró, y allí construyó un altar. La palabra Araunah significa: “jefe o gobernante”. Quién puede ser el jefe o gobernante, sino es Dios. Y él vio a Araunah con una canasta, rebalsando de todas las vanidades de riquezas, y todos los honores del mundo, todos honores terrenales, todas las medallas que abrochan sobre ti, como este desfile que comenzará el sábado. Él lo escribió… un gran hombre… pero solo estaba jugando un papel. Él no sabe que el menor en el reino, es más grande que Juan, pero el menor de absolutamente todos, y los menores en el reino podrían caminar en esta tierra siendo completamente desconocidos. Bueno, ¿Quién sería aquel que es menor en el reino, desconocido? El Cristianismo está basado en la afirmación de que una serie de eventos sucedieron, en los cuales Dios se reveló a sí mismo en acción, para la salvación del hombre; y cada acto fue conocido solamente en aquel en quien sucedieron. No podían ser vistos ni oídos por otro. En ese en quien sucedió, puede ser creído o no creído, no hay diferencia. Pero él camina sobre la tierra, y si estos eventos sucedieron en él, o en ella, él está en el reino. “Entre los nacidos de mujer, no hay nadie más grandioso que Juan; sin embargo, el más pequeño en el reino de Dios es más grandioso que él.” Así que, aquel en quien suceden, ha entrado en el reino.

Y no se necesita saber dónde él deja a su pequeño cuerpo. Me dijeron hoy, que nadie sabe realmente dónde fue enterrado Blake. Saben dónde nació, porque su padre era un sombrerero, entonces él conocía la casa donde los niños habían nacido. Pero dónde fue enterrado Blake setenta años después, nadie lo sabe, posiblemente en alguna tumba de pobreza, desconocida, sin nombre. Pero él vio en esta perfecta visión, la expulsión de todas las vanidades y riquezas, y de todos los honores terrenales. Así que ¿Por qué debería importarte un gran, gran funeral? Pero si eso te interesa, está perfectamente bien. Y estoy seguro que lo vas a ver, yo lo veré, así que el sábado prenderé a la cosa completa, como si estuviese en un teatro, y observaré al completo gran desfile. No puedes quitarle nada a él, este perfectamente maravilloso personaje que fue jugado por Dios. Dios jugó aquel papel, maravilloso papel. Pero él también está jugando tu papel. No te olvides ni por un segundo, que Dios es uno, Dios no son dos. Así que el Dios que jugó ese papel, no es un Dios menor que el Dios que juega tu papel.

Todo por lo que puedes tener esperanza, es orar para que esta serie de eventos marcando tu entrada al cielo, sucedan dentro de ti. Porque no importa qué tan grande eres en los ojos de los hombres, no se compara con el menor en el reino de los cielos. Así que deja que todos busquen solamente al reino. Y se te dijo desde el principio, que se empieza con practicar la revisión. La palabra no es revisión; se la llama arrepentimiento, y arrepentimiento simplemente significa: “convertirse en otra persona”, otra persona. Mientras estoy parado aquí, si tengo cualquier impresión que no es amorosa, y la cambio, y pongo en su lugar, una amorosa impresión, en ese mismo momento yo soy otra persona, porque yo soy la suma total de todas mis creencias, de todas mis impresiones. Por lo tanto, cualquier cambio en mi vida, no importa qué tan pequeño sea, respecto a otro, y lo veo como me gustaría verlo, o los veo como me gustaría verlos, o escucho otra cosa de lo que escuché, y lo hago sonar como algo más hermoso, si me persuado a mí mismo de la realidad de este cambio de actitud, yo soy otra persona. Y siendo esa otra persona, muy bien, me convertí en un nuevo ser.

Luego de muchos cambios múltiples dentro de mi propio mundo, a medida que ejercito este talento, entonces soy llamado. No puedo decirles en qué momento en el tiempo somos llamados, porque nadie sabe qué tan atrás realmente vamos. Tú y yo no comenzamos hace unos años atrás, en el vientre de nuestra madre, y no terminamos en la tumba. Nadie termina en la tumba. Pero comenzamos mucho tiempo atrás; y en ese entonces, cuando comenzamos, todo era perfecto, un ser fragmentado, pero todo era perfecto. Pero no somos útiles en la tierra como poderes más allá de este mundo, a menos que tengamos libertad de expresión. Entonces, como eso fue concedido al hombre, él comete errores, y trata de corregirlos desde lo externo. Él hace todo tipo de cosas contra su ser fragmentado, hasta que escucha la historia. Es por eso que es muy importante que todos deberían escuchar esta historia: la historia de Dios convirtiéndose en el hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios. Así que todos la escuchamos, y se nos dice que en el comienzo, el cambio es arrepentimiento. Luego se te dice que arrepentimiento significa: “un cambio de actitud”, y el cambio de actitud debería ser radical.

Déjenme que les diga, tú puedes empezar ahora, en este momento, y empezar a hacerlo. Se toma a si mismo hacia tu mundo de sueños. Tus sueños no son los sueños normales, desde ese momento en adelante. Te encuentras a ti mismo en un sueño, y no te permites ser llevado por el viento, no te permites ser, de ninguna manera, una cosa simplemente moviéndose a través del mundo. Tú estás en control de todo lo que haces. El abrir un libro en un sueño… tú sabes exactamente lo que estás haciendo. Conoces al título, y lo lees, y sabes que todo está tomando lugar en un sueño. Así de controlado por ti, se convierte todo. No eres una víctima de tu atención divagante; estás en control, eres el amo y el director de tu atención. Va directo a ese estado. Y cuando te vayas de este mundo luego de que estas experiencias sucedan en ti, tú lo dejas para siempre. Aun así, todos los que quedan, son tu ser fragmentado, y todos deben ser redimidos. No puedes dejar que uno sea perdido, “Nada puede perderse en todo mi Santo Monte.” Entonces, cuando te vayas, habiendo tenido estas experiencias, no pienses ni por un segundo que has sido desligado de tu mundo. Es tú mundo… tú eres el Dios que se fragmentó a sí mismo en este mundo, así que todos deben ser redimidos. Pero luego tú estarás en ese mundo controlado, por así decirlo.

Como se nos dijo, y esta es la nueva traducción conocida hoy en día como la Nueva Biblia Inglesa: “Han escuchado las palabras, ‘Y el primer Adán se convirtió en un alma viva; el segundo Adán se convirtió en un Espíritu que da vida.’” (1ra. Corintios 15: 45). Pero esa no es la traducción de hoy: “El primer hombre Adán se convirtió en un ser animado.” – marca las palabras “ser animado”; “el segundo Adán se convirtió en un espíritu que da vida.” El primero, dice un ser animado… y cuán verdadera es, esta traducción. Este mundo entero es animado, y por lo tanto no debe ser condenado. Cualquier condenación va al ser que lo está animando, no a la cosa animada. Así que el primer hombre Adán, se convirtió en un ser animado; el segundo Adán, se convirtió en un Espíritu que da vida. Luego de la serie de eventos, te conviertes en un Espíritu que da vida. Así que estarás por encima, y entenderás las palabras: “Ustedes son de abajo, y yo soy de arriba; ustedes son de este mundo, yo no soy de este mundo” (Juan 8: 23). Él te está diciendo, por la serie de eventos dentro de él, que se convierte en parte del espíritu que da vida; y por lo tanto él pudo clamar, “Padre, perdónalos; no saben lo que hacen” (Lucas 23: 34). Perdona a cada ser en este mundo por lo que sea que haya hecho, y lo que sea que esté haciendo. Y, sabiendo esto, cámbialo. Perdona a todos y luego en el ojo de tu mente, cámbialo. Él no puede evitarlo, tan solo no puede evitarlo. Porque si hay condenación, dijo él, “Ninguna autoridad tendrías sobre mí, si no se te hubiera dado de arriba; por eso el que me entregó a ti, tiene mayor pecado.” (Juan 19: 11). Así que nadie puede condenarme, si no se le hubiese dado de arriba. Y él toma al mundo entero, y lo perdona.

Ahora, miren a la cruz de esta manera, esta noche, porque este es el arte de morir. No vean a un hombre en una cruz de madera hace 2,000 años, colgado por tres horas, y luego resucitando tres días después de la tumba. Mírense a ustedes mismos de esta manera – y estoy citando ahora el capítulo 6 del libro de Romanos – “Si nos hemos unido a él en una muerte como la suya, también nos uniremos a él en su resurrección como está.” (Romanos 6: 5). ¿Ven el cambio en el pretérito? “Si nos hemos unido a él en una muerte como la suya” – eso es pasado, eso ya ha terminado, nuestra crucifixión ya terminó; ahora viene el futuro – “también nos uniremos a él en su resurrección como está.” La resurrección está tomando lugar. Como dijo en su carta a Timoteo, “Aquellos que enseñan que la resurrección se ha terminado, y ya ha sucedido, están desviando y cambiando a la gente de la verdadera fe” (2da. Timoteo 2: 18). No ha terminado; ha comenzado, y está sucediendo. Bueno, todos estamos unidos con él en una muerte como la suya; todos fuimos crucificados con Dios. Ahora Dios ha resucitado. El primero ya sucedió; y en todos Dios está resucitando, en todos. Todos están resucitando como Dios… no como otro pequeño ser… solo Dios está resucitando. Todos han pasado a través del acto de ser crucificado con Dios, y todos resucitarán, porque él ya ha resucitado. Él resucitó en uno. Él está resucitando en todos, pero uno tras otro, tras otro, y todos serán unidos en un solo ser.

Así que esta es la historia de la muerte: el arte de morir. Él está ahora en la cruz, tu cruz, y en los tres días, en las tres horas… y márquenlo bien en el primer capítulo del libro de Génesis, “En el tercer día, la tierra se elevó desde lo profundo” (Génesis 1: 9 al 13). Tres, es un símbolo de resurrección. Tú estás resucitando al practicar el arte de la revisión. Estás resucitando… en cada momento en el tiempo en que mueres… cada pequeña amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina. Así que cada vez que tú ves a alguien angustiado, y lo revisas, y te persuades a ti mismo de la realidad de esa revisión, tú mueres. Esto es la muerte. Todos están en la cruz, y él está clamando: “Perdónalos, Padre, porque no saben lo que hacen.” Y cada vez que tú revisas a cualquier ser en este mundo, y crees en la realidad de tu revisión, tú mueres. Por lo tanto, “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina, sino el hombre no podría existir sin hermandad.” Es un único gran ser fragmentado, y estos son los hermanos; cuando todos vuelven a unificarse otra vez, y son traídos de vuelta a ser uno solo, somos los padres. Somos El Padre, cuando somos unidos; somos los hermanos en conflicto, cuando no lo entendemos. Cuando comenzamos a ver la visión, somos los hermanos en el amor, y cuidamos a todos, y lo elevamos dentro de nosotros. Cuando somos elevados en nosotros mismos al revisarlo, somos gradualmente llamados de vuelta hacia esa unidad que es nuestra unidad, y esa unidad es Dios el Padre.

Todos son llamados a practicarlo. Esta noche, te invito a que comiences. Porque no importa qué tan grande eres en este mundo – tú podrías ser el más rico de los ricos, el más honrado de los honrados – y aun así, si aún no has tenido las experiencias como son descriptas en las escrituras respecto a Jesucristo, tú no estás en el reino. Como se nos dijo, “En verdad os digo que entre los nacidos de mujer no se ha levantado nadie mayor que Juan el Bautista; sin embargo, el más pequeño en el reino de los cielos es mayor que él.” (Mateo 11: 11). Porque todos los honores del mundo son arrojados a la basura, todas las riquezas del mundo son arrojadas a la basura, no importa lo que son, son completamente arrojados a la basura. Los hombres hoy en día, sin saber esto, planean sobrevivir luego de la tumba, al construir monumentos para ellos mismos, librerías para ellos mismos, y todo tipo de indulgencias para sí mismos, para perpetuar su memoria en la mente de los hombres… y todo esto es arrojado a la basura, no significa nada. Solo aquellos que entrar al reino de Dios… porque eso significa vida, convertirse en parte del poder que da vida en el mundo.

Así que esta nueva traducción es verdad. Pueden leerla en Nueva Biblia Inglesa: “El primer Adán se convirtió en un ser animado”. Yo entré en una habitación igual a esta, y vi a seres animados, y pensé que ellos tenían vida por sí mismos, eso pensé yo. En ese momento, supe que su vida estaba en mí, ellos no la tenían en ellos mismos, para nada. Mientras los miraba, detuve dentro de mí, lo que yo sentía, y ellos no estaban animados… toda la animación estaba en mí. Ellos estaban completamente quietos, y yo examiné estas figuras de yeso. Todo lo que es conocido por el hombre en este mundo, no era así para nada, hasta la ley de la gravedad. Las cosas que debían caerse, no se caían. Los pájaros en vuelvo permanecieron inmóviles, y ni una cosa podría hacerlos caer, tan solo inmóviles. Y cuando liberé aquello que había detenido en mí, ellos siguieron moviéndose, y continuaron en una aparente vida en ellos mismos…. Y (la vida) no estaba en ellos para nada. Así que en ese momento degusté el poder de la era que vendrá. Así que él habla de las dos eras, esta era, y esa era. Esta era, es la era animada, el primer Adán; y todos nos estamos dirigiendo hacia esa era, donde nosotros somos el poder operante. Y lo desperdiciamos de vez en cuando.

Esa fue una buena degustación aquella noche.

Pero antes de que llegues a ese punto, y puedas degustarlo de esa manera, puedes experimentarlo de esta manera, y probar que puedes operarlo, al cambiar dentro tuyo las actitudes. Un completo cambio de actitud, resulta en cambios correspondientes en el mundo externo. Y cuando lo pruebas, entonces ya estás en camino, y eventualmente llegarás a ese punto en que serás llamado una noche, para degustar del poder. Aquí lo haces sin realmente conocerlo, pero esa noche, tú lo degustarás. Cuando veas a un hombre parado frente a ti, que estaba caminando, con la intención de salir de la casa, y tú lo detienes – no con poner tu mano en él; no le has disparado; no le has comandado a que se quede quieto – tú simplemente detuviste algo dentro tuyo. Cuando lo detuviste, él se detuvo, y no podía moverse. Luego lo examinas y él no está vivo para nada, está muerto. Él era, hasta ese momento, un ser animado, y tú no te habías dado cuenta hasta ese momento, que tú eras la causa de su animación.

Hoy, tú eres la causa de tu completo vasto mundo que te rodea. Estás animando a todo en tu mundo, así que puedes intentarlo. Toma a alguien que está angustiado, en el ojo de tu mente, tráelo a tu mente, y represéntatelo a ti mismo, como te gustaría que él sea, y obsérvalo, con el tiempo, amoldarse a aquella representación. Bueno, ¿Acaso no lo has hecho tú? Si este es el nivel más bajo, y lo haces con otra persona, luego lo haces con otra más. Cada vez que lo haces con alguien para el bien de él, tú mueres. Porque, antes de que lo hicieras, tú vivías en esa limitación; todo está dentro de ti. Si alguien está desempleado, y tú sabes eso, bueno, entonces, dentro tuyo, eso es una imagen, es una creencia, y el hombre es la suma total de todas sus creencias.

Así que mueres a esa creencia; ahora lo representas ante ti mismo, como completamente empleado, él nunca ha tenido tanto, él nunca ha estado mejor. Y luego, él está completamente empleado, y nunca ha tenido tanto. En ese momento, tú has abandonado a una cosa; cuando la has abandonado, tú has muerto.

Por lo tanto, “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina, sino el hombre no podría existir sin hermandad.” Esto es la hermandad – tomar a todos y transformar a todos dentro de ti mismo. Porque, “Todo lo que observas, aunque aparenta estar afuera”, no lo está realmente, “está todo dentro, en tu Imaginación, de la cual este mundo de mortandad es tan solo una sombra.” Y luego vendrá ese momento en el tiempo en que serás llamado a degustar ese poder, poder real. Y luego verás por qué el clamor en la cruz es tan verdadero: “Padre, perdónalos, ellos no saben lo que hacen”. Ellos no lo saben. Están viviendo en un mundo de impresiones, un mundo de creencias. Son la suma total de todas sus creencias. Y ellos no saben cómo superarlas, porque no han escuchado la historia… o, si la han escuchado, no la creen.

Y la historia comienza en la declaración:

“El tiempo se ha cumplido, el reino de los cielos está cerca; arrepiéntanse y crean en el evangelio.” (Marcos 1: 15). Así es como comienza, “¡Arrepiéntanse!” Arrepentirse significa: “convertirse en otro, convertirse en otra persona”; y tú siempre te conviertes en otra persona, en cualquier momento en el tiempo en el que cambias tu opinión sobre cualquier cosa en este mundo. Si el cambio de opinión se te pega, si se inserta, entonces tú has muerto a lo que formalmente creías, y ya no crees lo que no quieres creer. Al creerlo, lo exteriorizas. Al exteriorizarlo, tú vives en un mundo completamente diferente. Al experimentar estos cambios de creencias, un día eres llamado, y al ser llamado, atraviesas todas las experiencias descriptas en las escrituras sobre Jesucristo.

Si lees cuidadosamente la historia, te darás cuenta que no hay ni una cosa dicha de Jesucristo, que haya sido escuchada o vista por otro… el drama se desarrolla todo dentro de él. Luego él va a las escrituras y encuentra confirmación de aquello que está tomando lugar dentro de él, y no se lo cuenta a nadie en el mundo. Pero no tiene la apariencia que esperarían… no es el majestuoso ser como ellos creyeron que debería verse cuando él venga al mundo. Lo están buscando a él en este mundo… y no pueden entender las palabras: “que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios” (1ra. Corintios 15: 50). No tiene nada que ver con la carne y la sangre. Como yo me vea físicamente, no tiene nada que ver con el ser que está vistiendo este ropaje. Así que si juzgas por las apariencias, entonces no vas a verlo… no al verdadero ser.

Así que cuando el viene al mundo, es una persona normal como nosotros lo somos, nada por lo que excitarse y volverse loco, realmente nada para escribir a casa y contarles, ningún historial de trasfondo. Él no deja un monumento. Hoy en día no pueden encontrar un sepulcro en donde él está verdaderamente enterrado. Están buscando en el lugar equivocado. No importa lo que construyan en la pequeña área llamada Medio Oriente, no han encontrado ningún punto donde “él” haya caminado. Así que él camina por el mundo, vestido en ropajes que lo disfrazarían de incógnito. Y cuando ese momento en el tiempo llega, estas experiencias suceden dentro de él. Como suceden dentro de él, él sabe exactamente quién es él; y espera, y marca su tiempo, hasta que llega aquel momento en el tiempo, cuando se marche, se marcha por última vez, sin regresar. Pero no puede abandonar a su ser fragmentado. Él se une al mundo que controla al poder; y ni uno solo será abandonado, ninguno será perdido, y todos serán traídos de nuevo y redimidos en la única forma, que es Dios el Padre.

Así que esta noche, este pequeño arte de morir es un verdadero arte, y todos deben practicarlo. Si esta noche tomaras a cualquier persona en el mundo, y realmente lo cambiaras en el ojo de tu mente, y creyeras en la realidad de este cambio imaginario, y luego, mañana, o a la semana siguiente, o al mes siguiente, él se amolda a ello, no solo que él ha cambiado en tu mundo, sino que él ha cambiado, porque tú has cambiado; porque no hay nada en el exterior. Cuando él se convierte en el hombre que tú quieres que él sea, sucedió solo porque tú has cambiado primero. Luego entenderás las palabras, “Lo amamos a él, porque él nos amó primero” (1ra. De Juan 4: 19). Comenzamos el acto de hacerlo dentro de nosotros mismos, y ellos solamente responden, ellos reflejan, no pueden evitarlo, y todo refleja el cambio en nosotros. Cada vez que ese cambio sucede dentro nuestro, sucede en el exterior, y todos estos (actos) son muertes. Así que volvemos a esa hermosa declaración de Blake en la Placa 96: “Cada amabilidad hacia otro, es una pequeña muerte en la Imagen Divina.”

Ahora vayamos al silencio, y traigamos una pequeña muerte.


Antes de las preguntas, quería decirles que ese libro que mencioné hace un par de semanas finalmente llegó, llamado: “El Futuro del Hombre”. El autor es considerado, no solo un gran teólogo – él era un gran jesuita; ya ha partido de este mundo ahora – sino que también fue un gran físico. Leí el libro y lo disfruté completamente. Quizás no estés de acuerdo con todo lo que contiene el libro, pero estimula y reactiva a la mente. Eso es todo lo que un libro debería ser, de todas formas. Te da una sacudida de vez en cuando. Acaba de llegar, Grace y Jack lo tienen esta noche en la mesa, “El Futuro del Hombre”. Me pareció un libro fascinante. Él era un gran Jesuita… murió en Nueva York, creo que el día de Pascua, hace dos años. Él fue silenciado por el Vaticano, enviado a la China, y no se le permitió imprimir nada de lo que él haya escrito en vida, porque era controversial, y estaba en conflicto con las normas del Vaticano. Pero permaneció fiel a su creencia católica y nunca hesitó ni por un momento. Así que permitió que la voz del Vaticano lo silencie, se fue a la China en silencio, e hizo su deber allí, volvió a Francia, y vino a América. Mientras visitaba a un amigo en la Ciudad de Nueva York, en el día de Pascua, tuvo un ataque al corazón e hizo su transición. Tenía setenta años, alrededor de setenta. Por supuesto que escribía en francés, sí que es una traducción… pero quien sea que hizo la traducción, hizo un trabajo maravilloso, bellamente hecho. Así que no puedo recomendarlo más de lo que lo he recomendado. Yo personalmente he sido enardecido por el libro.

Ahora, ¿hay algunas preguntas?

Pregunta: Inaudible.

Respuesta de Neville: La pregunta es: “¿Cuándo un hombre decide hacerse sacerdote, debe saber, luego de años de estudio, que no es literal, y aun así él lo enseña?” Bueno, mi querida, creo que eso es verdad de casi todas las profesiones, que el hombre, al descubrir las limitaciones de su propia profesión, y encontrándose a sí mismo en un punto donde ya no puede cambiar profesiones, y viviendo en el mundo del César, donde la renta debe ser pagada, y la comida traída, él continua viviendo la pequeña mentira. Por otro lado, si tienes todo esto venido de arriba, de por encima del mundo del César, no te atreves a transgredirlo, o serás callado para siempre. Así que no pueden salir, y ser secularizado (es decir, salir del sacerdocio). Muchos de ellos lo hacen. No publican cuántas personas dejan a la iglesia, sabes, solo publican a los convertidos. Pero de los que se convierten en curas, ministros de la fe protestante, y rabinos, son más los que lo abandonan luego, que los que se quedan. Pero nunca son publicados, eso es: ‘calla, calla, no se dice’, porque ¿Para qué publicarlo?

Algunos se tornan violentos. Un muchacho vino a verme en la ciudad de Nueva York, y él era cura aquí en este estado, por catorce años. Esa noche que él vino, trajo a un grupo de gente con él, todos alentándolo porque había dejado a la Iglesia Católica, y se violentaron contra los que lo oponían. Bueno, yo no aprobaba eso para nada. Y ellos lo apoyaban completamente, porque ellos también oponían (a la iglesia). Y eran…no mencionaré que eran un “ismo” a lo que se unieron – no eran católicos – pero estaban tan contentos que un cura católico hizo lo que hizo él, que todos lo apoyaban. Vinieron con rocas así de grandes. Tenían todas las riquezas del mundo, y todos estaban detrás de él. Bueno, yo no aprobaba ese comportamiento para nada. Les dije que nunca habían escuchado a la Cristiandad, y nunca desde la plataforma de la que yo enseñaba. Luego de la reunión él dijo, “nunca escuché esto en mi vida”. Esa noche yo hablaba del perdón. Bueno, él había estado perdonando a la gente durante catorce años, como cura, pero nunca había conocido el arte del perdón. Cada vez que los veía en la calle (luego de la confesión), él sabía exactamente lo que ellos habían confesado el día anterior, o el año anterior. Él nunca había cambiado ninguna actitud en sí mismo, en relación a aquel que él supuestamente había perdonado. Escuchaba sus confesiones, y se regodeaba en eso; y luego durante todos esos años él recordaba exactamente lo que hicieron para así usarlo en contra de ellos. Él nunca se había cambiado a sí mismo. Así que al final de los catorce años, se descarriló, bebió como un pez, y esa noche que vino a la reunión, estaba completamente borracho. Volvió a la noche siguiente, volvió cuatro veces más, y luego me envió un libro que él escribió. No mencionaré su nombre, porque indudablemente, ustedes han oído hablar de su libro. Pero a eso no lo llamaré… eso no es catolicismo. Si alguien escucha la historia y la cree realmente; podría ser de cualquier denominación en este mundo.

Hoy estaba leyendo que el gran Disraelí, que era el Primer Ministro de Inglaterra – uno de los más grandes que tuvo Inglaterra – él se hizo Señor de Beaconsfield. Disraelí dijo que la Cristiandad era la flor del Judaísmo. Bueno, aquí tienen a un gran judío haciendo esa declaración. Él fue más allá de ambas, y vio a la cosa completa, como un drama que se está desarrollando en la mente del hombre. Ese era Disraelí. Él nunca dejó el Judaísmo, al igual que Pablo que nunca dejó el Judaísmo. Pablo nunca se rindió… él vio la flor aparecer en el árbol. Cuál es el propósito de un árbol sino el de dar fruto. Si es un árbol que da flores, debería aparecer una flor; si es un árbol que da frutos, debería aparecer fruto. Así que aquí está el árbol… ¿Y cuál es el propósito del árbol? El de dar fruto, o dar flor. Y la Cristiandad es el florecimiento de la flor de todo lo que fue prometido en el Judaísmo. Así que si un cura no puede entenderlo… no todos lo entienden… se te lo enseña en cierta manera y, está bien, tú crees que esta cosa es secular. No es historia secular para nada, todo es historia de la salvación.

Así que no condeno al cura que lo enseña luego de haberlo descubierto. Quizás está muy viejo para comenzar de nuevo, y ya no puede salirse. Pero muchos de ellos lo abandonan, y se pierden a sí mismos en la multitud, muchos de ellos hacen eso. Muy pocos son como Luther; él se convirtió en el símbolo de abrirse camino en todas las cosas. Luther es el gigante en el mundo Cristiano. Llegó a un punto que ya no podía tolerar, y se abrió camino y dejó su marca detrás de él. Pero no todos tienen el fuego de un Luther para abrirse camino. Ellos simplemente se ajustan a sí mismos al mundo.

¿Alguna otra pregunta?

Bueno, practiquen el arte de morir… y no mueres realmente. Tú morirás, y no morirás realmente. Morirás a aquello que ahora crees, y vivirás en aquello que ahora quieres creer, y te convertirás en lo más grandioso por el morir.

Gracias, Buenas Noches.
 



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es THE ART OF DYING (2) (Neville Goddard – 01-26-1965)



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>