~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


viernes, 3 de febrero de 2017

MEDIANTE AGUA Y SANGRE (Neville - 1956)

Neville Goddard (1956)


MEDIANTE AGUA Y SANGRE 



Mi tema de esta mañana es sacado de la primera epístola de Juan. Ahora, estas veintiún cartas, o como bien las llamamos epístolas, no son realmente dirigidas a individuos o grupos. Son misterios, como lo es la Biblia completa. Ya sea que la Biblia en el Viejo Testamento cuenta la historia en forma de historia, o ya sea que la cuentan en forma de parábola, o ya sea que la cuentan en forma de carta, son todas revelaciones de la mente de Dios expresadas en simbolismo.

Ahora, yo no estoy declarando que puedo darte una interpretación exhaustiva de cada una de las historias de la Biblia, porque son revelaciones de la mente del Infinito, ninguna interpretación singular podría ser jamás exhaustiva. En un nivel podría ser verdad, y luego tú te expandes en la conciencia y re-lees la carta y la vez diferente, y causa aún otra expansión más de la conciencia en nosotros, aún cuando la leamos otra vez por la tercera o cincuentava vez, veremos a la carta bajo una luz diferente. Así que en la interpretación de esta mañana trataré de mantenerla en un nivel que es de lo más práctico.

Se nos dijo en el quinto capítulo de la Primera de Juan: “Este es Jesucristo que vino mediante agua y sangre; no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre.” (1ra. De Juan 5: 6) Así que estos son símbolos de nacimiento. Cada nacimiento natural en el mundo es acompañado por el fluido de agua y sangre. Está tratando de contarle al individuo sobre un cierto misterio de nacimiento, pero él usa la palabra Jesucristo y ese es el símbolo de un verdadero nacimiento misterioso, algo que sale de la nada. Ese es el misterio. De la muerte sale la vida. El hombre no puede concebirlo. ¿Cómo algo vivo puede salir de aquello que está muerto? ¿Cómo algo puede salir de la nada? El hombre lo acepta en el mundo mineral porque él ve que si va para atrás en el tiempo lo suficiente, puede empujar al misterio en algún pasado remoto, él puede aceptar el hecho de que en algún momento, de alguna manera no conocida por la ciencia moderna, salió de una sustancia inorgánica un organismo.

Él le pondrá algún pequeño nombre, una ameba (organismo unicelular) y eso satisface a su mente, pero ahí se detiene, él aún no admitirá que afirmó que había una sustancia inorgánica, o nada, o algo que estaba muerto, de la cual salió vida, de la cual salió algo. Él no quiere luchar con ese problema así que lo deja, salta por arriba de las hojas de la historia y va hacia algo un poco más complejo. Luego él enseña la evolución desde ese estado. Pero cuando él va para atrás lo suficiente, no encuentra respuesta para la aparición de la vida fuera de la nada, o muerte.

Así que aquí está el misterio. Viene mediante el agua y la sangre, no mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre. Este es el gran misterio de la encarnación, la muerte y la resurrección. ¿Qué encarnación? ¿Qué muerte y qué resurrección? La mente instantáneamente piensa en términos de hace dos mil años atrás, y pensamos que ese fue el gran misterio, pero antes de que entremos en el misterio, déjenme que cite el último verso de este maravilloso quinto capítulo: “Pequeños hijos absténganse de los ídolos.” (1ra. De Juan 5: 21) No importa cuánto y cómo las autoridades justifiquen y te digan que esta o esa es la imagen de tu Salvador revelada en las mentes de un Santo o un gran artista, se te advierte en este capítulo que te abstengas y te mantengas a ti mismo libre, completamente libre de ídolos, en armonía con el Segundo Mandamiento, “no te harás imagen, ni ninguna semejanza del Señor tu Dios” (aprox. Éxodo 20: 4) No importa cómo esté justificado por las autoridades o la sociedad ortodoxa, se te pide que por favor no hagas de nada externo a tu propia mente y te arrodilles ante eso como si fuera el poder creativo, porque aquí él está tratando de revelar el verdadero poder creativo, que es el hombre. Duerme en el hombre como su mente pasiva. Cuando desenvuelves el misterio, éste despierta de su estado pasivo a su estado activo, y el nacimiento de la mente activa es verdaderamente la resurrección de Cristo en el hombre. Es Cristo en el hombre lo que es la esperanza de la gloria.

Ahora, aquí hay otro versículo, él te da una prueba. Te dice que pidas lo que sea en este mundo en Mi Nombre, que el Padre te lo dará. Él no te restringió a un solo deseo; pide la cosa que sea que deseas en mi nombre, y el Padre te la dará. Si lo tomas literalmente, como he escuchado a miles y miles de oraciones en mi propio hogar, criado en una atmósfera cristiana, decimos las gracias en las comidas y mi madre lo decía invariablemente terminando con las palabras: “En el nombre de Jesús, Amen”, pero nada sucedía. Nosotros comíamos la comida y disfrutábamos la comida; y siempre hacíamos oraciones, pedidos verbales largos a Dios por alguna cosa, siempre terminando: “en el nombre de Jesús, amen”, pensando que si decía que era en el nombre de Jesús, quizás tentaría a mi Padre que me lo dé, porque, ¿acaso él no dijo: “Lo que sea que desees, pídelo en mi nombre, y el Padre te lo dará”? Bueno, pídelo por toda la eternidad en ese nombre y nada sucederá, por lo tanto él no entendió el misterio, así que ¿cuál es el misterio? Este es Jesucristo que no vino mediante agua solamente, sino mediante agua y sangre.

Tenemos que ponerlo de la manera más práctica en el mundo, algo que sale de la nada, la vida que sale de la muerte. Concibe algo que tú deseas. Tan solo piensa en eso. Sólo el pensar en algo, eso ya es una concepción que no tuvo ayuda de otro. ¿Acaso eso no es una “inmaculada concepción”? No has estado con nadie en la formulación de tu deseo. Ahora tienes la intención de realizarlo. Está claro en el ojo de tu mente, es una santa concepción, es una concepción virgen. ¿Puedes traer a la existencia algo que aparentemente no existe, que es inexistente, que no tiene existencia en hechos, y personificarlo? ¿Puedes encarnarlo? Porque este es el misterio de la encarnación que viene mediante agua y sangre. Este es un nacimiento que puede suceder si estoy dispuesto a darle paternidad humana. Yo debo darle paternidad humana, no puede nacer por sí solo, porque a menos que yo mismo me convierta en él, no puede nacer; así que deseo ser otra cosa de lo que soy ahora.

Ahora, ¿Qué es el agua? El agua es el gran misterio, la gran verdad psicológica que yo debo descubrir, que será lo que me permitirá, si la acepto, vivir una vida de acuerdo a esa verdad y darle expresión a mi deseo. Porque el agua es la verdad, y la sangre es la aplicación de esa verdad.

Yo podría saber todo lo que en este mundo se conoce sobre el misterio, pero nunca vivir mediante ello; y aún continuar viviendo como siempre he vivido, pasivamente, aceptando la evidencia de mis sentidos como hecho. Aceptando los dictámenes de la razón como mi guía; podría escuchar una conversación, o podría leerlo en un libro, escucharlo en un lugar como este en algún domingo por la mañana, que si tú deseas algo intensamente y verdaderamente lo deseas, y tienes una clara imagen mental de lo que te gustaría ser o lo que te gustaría lograr, o lo que te gustaría que algún amigo logre, tú sabes exactamente qué quieres en este mundo. Esto es el agua mediante la cual puede nacer, pero no puede nacer solamente mediante agua, debe nacer de agua y sangre, así que te daré el agua: Cuando sabes lo que deseas, tú haces la más vivida y realista representación de lo que verías, de lo que escucharías y de lo que harías si estuvieses físicamente presente moviéndote dentro de esa situación.

Para tomar un ejemplo, supongamos que yo deseo cierto departamento, o cierta casa, o cierto negocio. Tomemos a uno, así no nos confundiremos. Tomaremos un departamento. Pero la razón me dice que no puedo pagarlo. La razón me dice que no tengo suficientes muebles para un departamento tan grande, la razón me dice miles de cosas que lo negarían, diciéndome que jamás podría realizarlo, pero aún así me gustaría tenerlo. Ahora, esto es lo que te daría en forma de agua, porque algo debe salir de la nada, y la vida de la muerte. Para encarnar aquel estado, yo lo hago real. Tú lo jalas, lo extraes, de lo que parecería ser un estado que es inexistente; por lo tanto, algo que sale de la nada. Para hacerlo real, y para encarnarlo, y tomar vida para el estado, y que el estado tome vida para ti, tú estás extrayendo vida de la muerte.

Ahora, esto es lo que haces. Hay una muerte involucrada, pero no es el tipo de muerte que los hombres llaman muerte. Hay una muerte, hay un cambio radical de tu estado mental. Tú completamente abandonas la creencia de que no estás viviendo en ese lugar; eso es irracional, pero es lo que se te pide que hagas; que completamente niegues la evidencia de tus sentidos, y que audazmente asumas que ya estás en ese estado que ocupas. Allí moras, en un estado que tu razonamiento niega. Tú moras en una asunción que tus sentidos niegan. Eso es solo el agua. Si lo haces, estás aplicando la sangre. Si se te dice que lo hagas, se te ha dado la verdad, porque funcionará. Si a esa agua le pudieras agregar la sangre, traerá al estado invisible hacia el mundo visible, y lo que aparentemente es inexistente, se cristalizará y materializará en hechos. Pero si tú solo lo sabes, como muchos de nosotros lo sabemos, y piensas que el mero conocimiento es suficiente, vendremos aquí el domingo por la mañana y disfrutaremos en gran manera esta maravillosa hora, la música, el mensaje, la meditación, el sentimiento de compañerismo que encuentras aquí, y toda la cosa será una excitación por una hora, pero tal conocimiento no podrá hacer que Jesucristo nazca. En este estado, Cristo Jesús, ahora, lo analizaré para ustedes, en un plano más bajo, la palabra Jesús significa salvación; la palabra Jesús, la cual es Yeshúa, significa salvar. Si yo deseo algo y no lo he realizado, entonces simplemente continúo una vida de frustración. Si realizo mi objetivo, yo he sido salvado de la frustración. Toma a una situación más simple. Supone que yo quiero un conjunto de ropa porque estoy en necesidad de cierta vestimenta. Si no materializo al conjunto de ropa, no he sido salvado de mi desnudez. Si materializo el conjunto de ropa, he sido salvado. Porque este es un Salvador que todo lo incluye, no es solamente a un hombre.

Si yo quisiera agua, literalmente agua, una conferencia no satisfaría mi sed. Si yo quisiera comida, literalmente comida, la revelación más maravillosa no satisfaría realmente mi hambre, así que Jesús incluye a todo, es decir, todo lo que tú deseas. Él es todo, porque si tu encarnas a ese deseo, tu encarnas a tu Jesús. Ahora, para encarnar a Jesús; él no puede ser encarnado solamente por el conocimiento de lo qué hacer. Él puede ser encarnado solamente mediante la aplicación de ese conocimiento. Así que el conocimiento del qué hacer, es llamado agua; el agua de la Verdad; pero el uso de eso amorosamente es llamado el flujo de la sangre.

Aquí encontramos a los símbolos que siempre acompañan al nacimiento, aquello que es presentado en este misterio. Se te ha dicho que el límite está dentro tuyo. Tú creas al límite. No existe límite. Lo que sea que desees, pídelo en Mi nombre, porque: “Nombre”, simplemente significa “naturaleza”. Si yo quisiera estar en una casa, y sentir que soy el ocupante de esa casa, existe un cierto sentimiento, una cierta naturaleza que va con eso. Yo debo apropiarme de eso como si fuera verdad. Aquí estoy siendo llamado para traer algo a la vida, extrayéndolo de un estado que está muerto, porque si te dijera lo que he hecho, tú cuestionarías mi sanidad (mental), y creerías que estoy tratando de darle expresión a algo que está siendo extraído de la nada, porque tú no puedes verlo, tú no me ves en la casa, no me ves realmente ocupando y disfrutando la vida que tú sabes que yo deseo disfrutar, así que si yo persisto en esa asunción, para ti, si conocieras mi persistencia, tú creerías que me estoy encaminando hacia algún tipo de locura, pero si mañana la casa se convierte en un hecho materializado y yo soy el ocupante, entonces lo observarás pasivamente, tú todavía tratarás de justificarlo al rastrear su apariencia hacia atrás a una causa visible. Verás que de alguna manera, desconocida para ti, mis recursos fueron elevados, que de alguna manera me hice más elegible para esa casa, y rastrearás su origen hacia atrás, hacia algún cambio en mi fortuna, rastrearás su origen hacia algún cambio en mi mundo, pero no rastrearás su origen hacia la asunción invisible en la cual yo estoy morando.

Entonces, como el místico nos dice en el capítulo 11 de sus cartas a los Hebreos: “Lo que se ve no fue hecho de cosas visibles.” El hombre se rehúsa a aceptarlo, así que toma a todo en su mundo y trata de rastrear su origen hacia alguna causa visible, aún con la ayuda del microscopio. Él toma al microscopio y observará a través de él para demostrar para su propia satisfacción, que hay una causa visible y tangible; o va hacia el espacio con su telescopio. Él debe encontrar en el mundo externo, las causas para los cambios en el mundo externo. No puede creer que el mundo entero se mantiene unido desde adentro, y que estamos solo en la superficie mirándolo desde afuera y tratando de analizarlo y de entenderlo desde afuera, y todo lo que aparenta estar afuera, aunque aparenta estar allí, no lo está. Está todo dentro, todo dentro de la mente del hombre, y ese es el misterio.

Así que no hagan a un ídolo, no importa quién haga al ídolo, no importa que un hombre santo te diga que es una cosa maravillosa que te bendecirá, no hay bendiciones en estados exteriores. No te arrodilles ante nada en el exterior. Nos hemos preguntado por qué, a través de los siglos, cierta clase de gente no se han convertido en grandes escultores, grandes artistas al pintar grandes maestros religiosos. Quizás se estaban tomando al segundo mandamiento muy, muy en serio. No graven imágenes, ni siquiera una, ante Mi. Si me quieres adorar, adórame en espíritu y en verdad, pero no en nada a lo que te puedas dirigir en el exterior y ante lo que te arrodilles, ya sea en una iglesia, en una sinagoga, o ante alguna estatua que cuelga en tu pared, ÉL no está allí, Él es tu mente; Él está alojado dentro tuyo, allí está el Dios viviente, dentro del Templo, y el templo es el hombre. “Ustedes son el Templo del Dios Viviente.”

Cuando hablo del agua y de la sangre, no hablo de las cosas que puedes ver con los ojos, como el agua o como la sangre. Son tan solo funciones simbólicas de la mente y la función primero viene con el agua. Yo primero debo saber qué hacer antes de que pueda hacerlo. Así que el agua viene primero. Él toma al agua y la pone en una jarra de piedra, le da algún tipo de forma, y desde esa jarra de piedra llena de agua, Él extrae, no el agua; Él la convierte, Él extrae vino.

Aquí está el primer milagro. Yo sé que hacer. Yo tomo a este pequeño mundo mío, que es piedra, y luego extraigo de él algo que no es visible, algo no tan duro como eso. Lo llamo agua. Veo algo trayendo todo esto a la existencia. Yo sé cómo es traído a la existencia. Un hombre viviendo en la opulencia no debe ser juzgado duramente porque él lo tiene y tú no lo tienes. Él está viviendo en un estado de conciencia que se solidifica en la forma que tú ves ahora, y la llamas opulencia; otro en un estado de salud, otro que es reconocido, otro que es talentoso, otro que está contribuyendo en gran manera al mundo. No los juzgues. Estos son estados hechos visibles. Trata de descubrir si puedes entrar en algún estado similar. Él no está ocupando el único estado en el mundo. Existen infinitos estados, y si tratas aunque sea de duplicar aquel estado, puede ser duplicado, o puedes acercarte a él, o puedes transcenderlo. Descubre desde adentro de tu propio ojo mental lo que quieres. No le tengas envidia a él. Déjalo en paz, porque él está aplicando la ley: Él tiene derecho a todo en este mundo, que él pueda concebir y desear, y en lo que él pueda ponerse dentro y vivirlo, porque el hombre está viviendo en un mundo infinito de infinitos estados, y un individuo sabiamente o tontamente ocupa un estado. Mientras que él permanezca fiel a ese estado, el estado se externalizará y se convertirá en las circunstancias y las condiciones de su vida. En el momento en que él se desprenda a sí mismo de la conciencia de ese estado, las cosas que el antes disfrutaba, se desvanecerán de su mundo.

Ahora, si todo en mi mundo depende de un estado de conciencia, sería el extremo de la locura buscar una cosa antes de realmente fijar dentro mío, el estado del cual depende esa cosa, porque aquello que requiere un estado de conciencia para producir su efecto, no puede ser efectuado sin tal estado de conciencia, así que cuando sé lo que quiero, para sostener eso, existe un estado de conciencia invisible.

El mundo llama a ese estado invisible: “La nada no-existente”. No pueden ni llamarlo “una cosa”, porque para ellos, no tiene existencia, no tiene realidad. Ese es el misterio, un hijo auto-concebido, sin la ayuda de otro, y siendo llevado fielmente en el vientre de Dios, el cual es la mente del hombre; fue puesto allí sin la ayuda de otro, mediante el deseo del hombre. Esa fue la inmaculada concepción, esa es la concepción de la virgen.

Ahora, al nacimiento de la virgen. ¿Puedo traerlo de su estado invisible y realmente hacerlo un hecho tangible dentro de mi mundo? ¡Inténtalo! Cuando lo pruebas con una cosa, y tienes éxito, lo intentarás con dos, y con cuatro, y con ocho, y así sucesivamente, y eventualmente el gigante dormido en el hombre, el cual es el hijo de Dios en el hombre llamado Cristo, despertará. Él despertará al moverse de un estado pasivo, a un estado activo. El estado pasivo es simplemente la completa y absoluta rendición del hombre a las apariencias; es vivir creyendo que la vida está afuera, y él se mueve desde ese estado donde él se rinde, y cree que todas estas cosas son causadas por el estado activo, en donde él pone todo bajo sometimiento de ese algo dentro suyo, lo cual es su imaginación despierta. Él se imagina que una cosa es así, se persuade a sí mismo que es así, y camina siendo fiel a su asunción.

Luego sabrás porqué en el capítulo 14 de las cartas a los Romanos, él nos dice que cada hombre debe ser completamente persuadido en su propia mente, no la persuadas a ella, déjala en paz, tú te persuades a ti mismo de los cambios que tú deseas expresar en ella. Si deseas un cambio en tus relaciones, en tu hogar, o en los negocios, tú no discutes, no los persuades a ellos, permite que cada hombre sea completamente persuadido en su propia mente; entonces ¿puedo persuadirme a mí mismo, de que tú eres como yo deseo verte? Entonces, al grado en que pueda persuadirme a mí mismo, tú te moldearás en el mundo exterior conforme a esa persuasión. Si espero ver cambios allí, antes de que yo mismo comience el cambio en mi interior, las chances son que yo esperaré en vano. Tú mismo podrías desear ciertos cambios y yo podría verlos cambiar en mi mundo, pero no fueron causados porque yo no me moví a un estado activo. Yo todavía sigo siendo reflectante, y la mayoría de nosotros en este mundo estamos reflejando a la vida, y el propósito de una iglesia de esta naturaleza es hacernos no reflejar, sino afectar a la vida. Si yo la afecto, entonces Cristo despierta en mí.

Si yo la reflejo solamente, entonces estoy durmiendo con Adán, y el objetivo es moverse del dormir de Adán, hacia el despertar del hijo de Dios, llamado Cristo. Adán también es llamado el hijo de Dios, pero en el estado de un profundo sueño, pero él se mueve desde ese estado de sueño, o el estado mental pasivo, hacia el estado activo, y luego es llamado Cristo Jesús. Pero tal, no puede nacer solamente por el conocimiento de lo que hay que hacer. Solo puede nacer si tal conocimiento es aplicado.

Si tomo aunque sea un poquito de esto, aún si nunca más viniera aquí, y tomara lo que he aprendido esta mañana, ese poquito de conocimiento, si lo aplico, será mucho más fructífero que mucho conocimiento que he acumulado domingo tras domingo, el cual no es aplicado, así que si tienes a toda el agua del mundo, y por agua me refiero a las verdades espirituales, y nunca las haz aplicado, entonces no estarás más cerca de probarlo de lo que estás ahora; pero si tomas un poquito, una gota de esta agua, y sales al menos para refutarlo, pero para poder refutarlo, debes seriamente y sinceramente probarlo. Si lo intentas, no lo podrás refutar, serás alentado a tomar más agua y aún más, y traerás este nacimiento de tu Salvador; y tú decidirás qué es lo que te salvará hoy de tu situación actual. Podría ser un trabajo. Podría ser un incremento de fondos, podría ser compañía. Podría ser algo, no sé, pero lo que sea que desees hoy en este día, y que si no lo obtienes te sentirás desbaratado, te sentirás frustrado, entonces te salvaría si lo obtuvieras. Ahora toma a eso, como a tu Salvador. Míralo en el ojo de tu mente y obsérvalo claramente. Puede sonar como un sacrilegio para la mente ortodoxa, decirte que cuando lo veas claro en el ojo de tu mente al estado deseado, ya sea para ti o para otro, estás realmente mirando al rostro de Jesús, porque estás viendo el estado que te salvaría de donde ahora estás, o de lo que ahora eres.

Así que lo intentas, y la mente se expandirá. Te encontrarás a ti mismo, no sólo engrandeciéndote en este mundo, en el mundo externo, sino que también encontrarás revelaciones místicas tomando lugar dentro tuyo, lo cual es el propósito de esta enseñanza. No es solo para traer a la existencia cambios que son deseables en el mundo externo; también es para traer a la existencia cambios en el interior, que ascienden al hombre hacia niveles más altos de conciencia, porque el propósito de toda la apariencia del hombre, es despertar del descenso de lo más bajo de la escala, hacia lo más alto; él está ascendiendo hacia lo más alto, porque se nos dijo en la visión de Jacob, arriba de todo estaba parado Dios, en la escalera (escala), estaban parados estos seres celestiales, ascendiendo y descendiendo, pero arriba de todo estaba parado Dios, así que el destino verdadero del hombre, es alcanzar la altura para que pueda despertar como Dios.

El misterio es que Dios se convirtió en el hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. Él descendió como el hombre. Toma al mismo versículo y dale una interpretación más elevada. Así que Dios muere aquí, así es, para convertirse en el hombre. La muerte de Dios, es el completo olvido del hecho de que Él es Dios. Tuvo que olvidarse completamente de que Él es Dios, y por lo tanto murió para despertar como el hombre. Si él recordara que es Dios, tan solo no podría ser el hombre, pero hay una completa y absoluta muerte, lo cual es un completo olvido de que yo soy Dios, para convertirse en el hombre.

El poeta lo escribió bellamente y dijo, Dios se convirtió en el hombre para que el hombre pueda convertirse en Dios. Luego continúa preguntándole al hombre, “podrías tú amar a uno que nunca ha muerto por ti, o podrías tu morir por uno que no haya muerto por ti”, y entonces pone a esto en el más maravilloso y poético misterio en el libro Jerusalén, de Blake; él lo revela para la mente que lo puede ver, para ti, que porque eres visible, crees y debes hacer lo que el hombre pasivamente debe hacer: Rastrear su origen hacia el germen. Mientras que te hayas originado desde un germen, no eres más que un germen gigante. Si originas de otra cosa, serás solamente algo engrandecido de esa misma cosa. Porque todos los finales son fieles a sus orígenes.

Si puedo llevarte hacia atrás, hacia donde no puedas verlo, y te llevo hacia el gran misterio, para que veas que realmente eres el unigénito de Dios, si tu origen es Dios, tu final es Dios. Si tu origen es un insecto, entonces tu final es un insecto, así que tienes la opción de elegir, a la mente pasiva, la cual en realidad es la mente científica, que todavía insiste en encontrar causas externas a sí misma. No puede encontrar causas dentro suyo en ese estado pasivo.

Les digo que el gran misterio es que tú has salido de una aparente muerte. Es una muerte. Dios murió para convertirse en el hombre, porque Él deseaba el compañerismo de los hombres como Dioses, como el poeta nos dijo: “El hombre no debería permanecer como hombre. Su objetivo debería ser más alto. Porque Dios solo aceptará a Dioses como compañía.” Así que ustedes no pueden, en su estado actual de mente pasiva, ser compañeros de su Padre, quien anhela y desea a que cada hijo suyo, cada niño, despierte para convertirse en compañeros de la Deidad.

Así que háganlo. Él tuvo que morir a ser Dios, y convertirse en Su creación, con la esperanza de que la creación se despertará, y se convertirá en su compañero. Pero verás, él nos dio semejante regalo. Él me liberó completamente de la responsabilidad de volver. Yo no estoy obligado a despertar. Soy tan libre como el viento. Él me dio completa libertad de elección. Puedo lastimarme a mí mismo, arruinarme a mí mismo, a causa del regalo de Dios para mí, para hacerme vivir. Él no puede interferir y causar mi despertar. Él podrá acudir a hijos que han despertado, y ellos podrían acudir a sus hermanos dormidos, pero ellos tampoco, por la misma ley, pueden interferir con la voluntad de sus hermanos dormidos. No importa quién despierta, no pueden interferir para despertarme a mí. Ellos solo pueden acudir y tratar, de alguna manera sutil, sugerir, pero el regalo fue absoluto. Dios se dio a Si mismo para convertirse en mí, y encontrándome a mí mismo siendo un hombre, creo que mi origen fue el hombre, así que mi destino, no importa en qué tan grandioso hombre me convierta, no importa en qué tan sabio hombre me convierta, aún así todavía seré un hombre. Pero si mi origen es Dios, mi destino es Dios, y yo despertaré algún día para descubrir este maravilloso misterio que se desenvuelve dentro de mí.

Y ahora, se ha terminado mi tiempo.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es BY WATER AND BY BLOOD (Neville Goddard – 1956)




VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

martes, 10 de enero de 2017

CREED EN ÉL (Neville - 28 de febrero de 1969)

Neville Goddard (28 de febrero de 1969)


CREED EN ÉL



Cuando le preguntaron: "¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios?", él respondió: "Creed en el que Él ha enviado." Eso es todo lo que tienes que hacer. La salvación es tuya cuando tú crees en él. No hay aristocracia de privilegio, y creer que Jesús existe no significa nada. La pregunta es: ¿Puedes creer en su historia?

Él nos dice que fue enviado, y todo el que es enviado es Jesús, el que envía. (NT: Jesús es tanto el enviado como el que envía) Aquellos que son llamados del mundo de la muerte no se prestan voluntarios ni eligen la tarea. Son elegidos, llamados, incorporados en el cuerpo del Señor resucitado y enviados como el que envía, y pueden decir: "Quien me ve a mí, ve al que me envió." Después de ser incorporado en su ser, el individuo es enviado – no para contar que él tiene una familia numerosa, una casa preciosa, o un montón de dinero, sino para contar que él ha cumplido las Escrituras.

Cuando Jesús entró en la sinagoga comenzó a enseñar, y los que le oían se preguntaban cómo es que él tenía este tipo de conocimiento, ya que sabían que él sólo era el hijo del carpintero. Sabían que el nombre de su madre era María, y el de sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas, así como el de sus hermanas.

Aquí vemos una familia numerosa, y un hombre con poco o nulo conocimiento enseñando a los estudiosos de la época. Él les dice que ha sido enviado – no para construir una casa o decirle a los demás cómo hacerlo, sino para cumplir las Escrituras. Entonces, comenzando con Moisés y la ley y todos los profetas y los salmos, él les interpretaba todas las cosas de las Escrituras concernientes a él. Sin darse cuenta de que las Escrituras eran todas sobre él, un hombre normal de una familia numerosa cuyo oficio era el de carpintero fue llamado, incorporado en el Hombre resucitado, y enviado, sabiendo que él era uno con el que lo envió.

Yo no puedo divorciarme del ser que me incorporó en su cuerpo. Él me envió para decirte que si crees en mis experiencias, entonces tú, también, harás las obras que yo hago. Si no crees en ellas, no las harás, porque no hay otro camino para la salvación. A menos que estas experiencias místicas se desplieguen en ti, tú nunca dejarás este mundo de muerte para vivir en el mundo de vida.

En Adán todos mueren. En Jesús todos son vivificados. Él me dio vida, en Él, y me envió para contarte mis experiencias – pues la necesidad era grande – y decirte que si me crees, tú las experimentarás y serás salvado, ya que son tu partida de este mundo de muerte y tu entrada en el mundo de vida.

Yo te digo: a pesar del hecho de que tengo un padre y una madre, hermanos, y una hermana terrenales, yo ya no soy de este mundo. Yo soy de arriba y tú eres de abajo. Si me crees, tú, también, nacerás de arriba. Entonces ya no serás de abajo, sino un ser totalmente diferente, viviendo en un mundo totalmente diferente.

Ahora, en el capítulo 16 de Hechos, leemos la historia de una muchacha esclava que tenía el espíritu de adivinación y estaba ganando grandes sumas de dinero para sus amos, adivinando. Y cuando Pablo vino con sus asociados, ella dijo: "Estos hombres están proclamando el camino de la salvación", y les siguió durante muchos días. Esta historia es seguida por el encarcelamiento de Pablo y un gran terremoto que despertó al carcelero, que – temblando de miedo – dijo: "¿Qué tengo que hacer para ser salvo?" Y se le dijo que creyera en el Señor Jesús.

¿Creer en un hombre? No. El Señor Jesús es solamente un patrón de salvación que ahora está incrustado de percebes. Yo fui llamado, incorporado en el cuerpo del amor, y enviado al mundo para quitar los percebes contando el camino de salvación que he experimentado.

Tú puedes pensar que los pocos cientos o miles de personas a quienes se lo he contado no significan nada contra las tres mil millones de personas que hay en el mundo (NT: Más de 7.000 millones en la actualidad); pero yo sé que un remanente ha sido preparado, y ellos creen. Eso es todo lo que se necesita. Habiendo escuchado, su creencia causa que suceda en ellos; y la historia de la salvación se difunde una vez más, hasta que aquellos sin visión se organicen y hagan de ello un negocio. Entonces, se volverá a llenar de percebes una vez más y se convertirá en una tradición, carente del espíritu.

En 1929 yo no me presté voluntario, pero fui llamado. Me encontré ante la presencia del Amor Infinito, que me incorporó en su cuerpo. Fui enviado como amor – el cuerpo del Señor resucitado – de regreso a una vestimenta física que es frágil, para contarles a aquellos que son igualmente frágiles que Dios es su propia maravillosa imaginación humana. Muchos, conociendo mi trasfondo biológico, mi familia numerosa con sus limitaciones, rechazan mis palabras. Unos pocos, sin embargo, las han aceptado, y a ese remanente les sucederá.

Así que, ¿qué debes hacer para poner en práctica las obras de Dios? Creer en el que Él ha enviado. Yo te digo, Él me ha enviado a mí. Tú puedes creerme o no, ése es tu privilegio. Pero yo te digo: la experiencia me cambió tanto que he caminado por fe en esta visión a través del fango de la duda, incluso cuando venía de mi círculo íntimo.

Uno primero es llamado, incorporado en el cuerpo del amor, y luego enviado. Esto continúa eternamente hasta que todos sean redimidos, pues ninguno será perdido. Así como por Adán todos mueren, así también por Cristo todos son vivificados. Este Cristo es un patrón del propósito eterno de Dios, pues sólo hay una manera de escapar de este mundo.

El patrón comienza por tu nacimiento como espíritu. Esto es seguido por el descubrimiento de la paternidad de Dios. Luego tu cuerpo espiritual será rasgado de arriba a abajo a medida que tú asciendes a los Cielos. Y después el símbolo del Espíritu Santo descenderá sobre ti para sofocarte con amor, completando el patrón.

Jesucristo no es un hombre, sino un patrón, que yo he venido a renovar. Creer que Jesucristo existió no es una creencia en él, ¡ya que él es el camino a la salvación!

Ahora, una vez que el barco vuelve a tener incrustaciones de percebes, uno es llamado y enviado para quitarlos contando de nuevo la historia como algo que le sucedió a él. Cuando yo se lo conté a mi familia, ellos no podían creerme y me cuestionaron, diciendo: "¿Neville, quieres decir que tú no crees en Jesucristo?" Y yo respondí: "¡Creo en él mucho más de lo que vosotros lo hacéis!" "¿No crees que él existió?'' ''Sí, pero no como hombre."

Creer en Jesucristo es creer en el patrón de salvación que él es. Si crees en un hombre, crees en Neville, y Neville no significa nada. Si Neville fue llamado e incorporado en el patrón espiritual de salvación, él es enviado llevando el patrón que erupciona dentro de él. Este patrón ha erupcionado en mí y he contado mi historia como fui enviado a hacer.

Se dice que Jesús comenzó su ministerio cuando tenía unos treinta años de edad. Eso no quiere decir treinta años físicos, porque él no estaba hablando como hombre biológico. Treinta años después él fue incorporado en el cuerpo del amor, fue calificado por la erupción para contar lo que le había sucedido. Contó sus visiones y señaló su cumplimiento en las Escrituras, y algunos creyeron mientras que otros – tan condicionados a creer en un Cristo físico – no podían comprender.

La división del templo de Dios se cuenta en su forma simbólica en el capítulo 14 de Zacarías, como: "El monte de los Olivos se partirá en dos, de este a oeste, mientras una mitad se mueve hacia el norte y la otra mitad se mueve hacia el sur, haciendo un valle muy grande." Se cuenta como una metáfora, pero tú eres su realidad. Las Escrituras son todas sobre ti, y esa división eres tú mismo. Tomado de manera secular, David vivió hace incontables años; pero en el espíritu, él te llamará padre.

Cuando yo comparto mis visiones y su confirmación en las Escrituras, algunos me creen, pero la mayoría piensan que estoy compartiendo una fantasía; aun así camino con fe a través del fango de la duda mientras cuento mi historia. Mi trayectoria es conocida. No tengo educación, ni riqueza ni posición social, sin embargo yo sé que fui elegido para ser llamado e incorporado en el cuerpo del amor y luego enviado.

El Amor podría haber llamado a un gigante financiero o intelectual, o a alguien guapo y maravilloso, a juzgar por los estándares humanos; sin embargo, él me llamó a mí en el espíritu. Yo no fui iniciado en la carne, pero fui tomado en el espíritu; porque Dios es espíritu, y los que le adoran lo hacen en espíritu y en verdad.

Fue una incorporación espiritual en el cuerpo del amor, sin embargo, parecía ser sólidamente real. Como Espíritu, yo regresé a la prenda que había dejado sobre la cama. Fue ese cuerpo espiritual el que desplegó su plan de salvación. Ahora yo sé que ésta es la única manera en que el hombre puede abandonar este mundo de muerte, y su salida comienza cuando simplemente cree la historia.

No creas en Neville como hombre, porque él es frágil y está sujeto a todas las debilidades de la carne. Más bien, cree en lo que yo he experimentado. He clarificado las Escrituras para ti y te he mostrado dónde fueron predichas mis experiencias. He repetido esto una y otra vez con la esperanza de que los que escuchen mis palabras las creerán, porque he atado el Evangelio a su realidad.

El libro de los Hechos, que una vez fue parte del libro de Lucas, fue separado por un propósito. La historia de Jesús, el hombre patrón, no se encuentra en el libro de los Hechos. Por el contrario, la historia de los apóstoles está recogida ahí; pues los apóstoles son enviados para contar exactamente cómo sucedió en ellos. Yo no conozco, sin embargo, ninguna parte de las Escrituras donde se cuente la historia de manera tan gráfica como yo te la he contado a ti.

En el Antiguo Testamento, se hace la pregunta: "¿Puede un hombre dar a luz? ¿Por qué entonces veo a todos los hombres con las manos sobre sus caderas como mujer de parto? ¿Por qué se han puesto pálidos todos los rostros?" (Jeremías 30:6) "Un niño nos es nacido; un hijo nos es dado." (Isaías 9:6)

¿Cuando una mujer forma un niño dentro de sí misma, no es ese niño parte de su cuerpo? ¿Y cuando ella está dando a luz, no saca fuera de sí misma una parte de su cuerpo? Las mujeres primitivas no iban a un hospital. Mientras trabajaban en el campo, estas mujeres se detenían por un momento y sacaban fuera de sí mismas lo que habían formado dentro de sí mismas. Esto es exactamente lo que yo hice. Me saqué de mí mismo.

Cinco meses más tarde cumplí el Salmo 89. Cuando David se presentó delante de mí, supe que yo era su padre, ya que no hubo incertidumbre en cuanto a esta relación. Te estoy contando lo que yo he experimentado. Las Escrituras predijeron estas visiones, que deben tener lugar antes de que puedas partir de este mundo. ¿Qué debes hacer para provocarlas? Creer en la historia que he sido enviado a contar; ya que si lo haces, y pones tu esperanza por completo en tener estas experiencias, tu salvación está asegurada. Finalmente todos creerán. El rechazo retrasa el nacimiento, sin embargo, ya que viene sólo después de la aceptación de la historia contada por el que ha sido enviado.

Yo no elegí ser enviado. Cuando me quedé dormido esa noche, yo habría sido la última persona que yo hubiera elegido como digna de ser llamada a la presencia del Señor resucitado. Las bienaventuranzas nos dicen que sólo los puros de corazón verán a Dios, y yo ciertamente no me sentía que fuera puro de corazón. Mi esposa y yo nos habíamos separado, y mi hijo pequeño iba y venía entre nosotros. Con los conflictos que se producen con todas estas pequeñas cosas tontas, yo nunca me hubiera juzgado digno de ser puro de corazón.

Pero Dios no ve lo que el hombre ve. Dios ve el corazón. Él ve el motivo detrás del acto, no la imagen externa. ¿Fue el pensamiento dado a luz en el amor, o en el odio? ¿Era su motivo infligir dolor, o expresar amor? Dios ve el corazón, y cuando Él lo juzga puro, esa persona es llamada.

En 1929 yo fui llamado, y durante treinta años sólo enseñé la Ley. La Promesa estaba ahí en las Escrituras, pero yo no lo supe hasta que erupcionaron en mí treinta años más tarde. A partir de ese momento yo no pude hacer otra cosa más que pensar en ello, hablar de ello, y compartir mis experiencias de ello; porque eso es lo que fui enviado a hacer.

Mi genealogía es conocida. Mi familia biológica – mi padre, mi madre, mis hermanos y mi hermana, así como mi escasa formación – son conocidas; sin embargo, está todo recogido en las Escrituras. Cuando compartí mis experiencias con mi familia, ¡ellos las rechazaron por completo! Mi padre terrenal fue el único que más se acercó a comprender. Un día un ministro estaba en la casa, y cuando él no pudo responder a mis preguntas, o arrojar alguna luz sobre mis visiones, mi padre dijo: "Hijo, tú debes ser un apóstol." Mi madre lo sintió en sus entrañas cuando yo estaba viniendo a este mundo; pero ella no tuvo ninguna confirmación, ya que yo me convertí en bailarín – y ella siempre había creído que yo sería un ministro en la iglesia anglicana.

Pero yo te digo: éste es el único camino para la salvación. No creas en Neville. Él no es el camino. Yo podría salir contigo cada noche y disfrutar plenamente mientras nos tomamos unas copas. Ningún alimento es desagradable para mí, ya que me gusta todo.

Me han dicho que no discrimino lo suficiente, debido a que no puedo encontrar nada que condenar. No obstante, admito todas mis debilidades de la carne humana; sin embargo, a pesar de eso fui llamado y enviado. En ese momento yo no conocía el propósito de Dios; pero después de que su mensaje erupcionara dentro de mí, supe que había sido enviado para refrescar el ambiente, y limpiarlo después de siglos de incomprensión del misterio cristiano.

El cristianismo cumple la promesa del judaísmo. Cumpliendo el patrón llamado Jesús, somos reunidos uno a uno en ese único hombre resucitado, para ser ese único ser en Cristo. No me importa qué nombre lleves en la tierra, serás enviado como Jesús. Interpretarás su papel y compartirás tus experiencias con todos los que escuchen. No elaboras; sino que les dices que a menos que crean, no les sucederá a ellos y permanecerán en el mundo de la muerte.

No es suficiente creer solamente que Cristo existió. Eso es como decirle a un amigo: "Creo que existes." ¡Qué insulto! La cuestión es: ¿Confías en Cristo? ¿Crees en él? Ahora yo – un hombre – te cuento la historia de la salvación como la he experimentado. ¿Crees en mi historia? Si lo haces, tú crees en mí; luego olvida todo lo que has oído acerca mí como hombre.

Una amiga mía recientemente le contó a una conocida suya la historia de mis experiencias, y luego más tarde le mencionó que yo me había divorciado y vuelto a casar. En el momento que la señora escuchó que yo estaba divorciado, cerró su mente y no pudo aceptar la historia de que yo había sido llamado, incorporado en el cuerpo de Dios, y enviado para contarlo. Ella juzgó al hombre externo y no pudo creer en aquel a quien Dios había enviado. Ella podría cruzar la calle, sin embargo, y creer que si sólo comiera maíz sería salvada, sólo porque la persona que se lo dijera no estuviera divorciada.

Yo te digo: tú puedes comer maíz de ahora en adelante, pero aún así permanecerás en este mundo de muerte hasta que creas la historia de la salvación tal y como yo la he experimentado. No me importa lo que hayas hecho o estés haciendo; si tú crees mi historia y pones tu esperanza por completo en la gracia que está viniendo a ti, Aquél que ve tu creencia te llamará y erupcionará dentro de ti. Dios ve tu corazón. Él ve que tú eres capaz de creer la increíble historia de Cristo y cumplirla.

Pídele al médico que te sacó del vientre de tu madre que te explique cómo los huesos crecieron allí, o cómo se cubrieron de carne; y – aunque pueda darte razones de por qué aparecieron – él no puede decirte cómo se hace; como se nos dice en los libros de Eclesiastés y Proverbios: "¿Quién sabe cómo crecen los huesos en el vientre de la mujer encinta?"

Ahora te hablaré de otro nacimiento, que es mayor que el nacimiento físico de mujer. Nadie ve este nacimiento, sin embargo, es real, pues es el nacimiento de Dios. Él nace de este cuerpo de muerte y te lleva con él al cuerpo de vida. No es necesario entender este nacimiento, sólo creer en él. Por lo tanto, ¿qué debes hacer para poner en práctica las obras de Dios? Creer en el que Él ha enviado. ¿Y qué debes hacer para ser salvo? Creer en el Señor Jesús, que es el patrón que has escuchado [acerca] de mí. Luego sigue con tus asuntos y vive plenamente; disfruta la vida y todo lo que tiene que ofrecer.

Una señora, que me había escuchado hace muchos años en Detroit y Minneapolis, me llamó recientemente. Aunque ella y su esposo no tenían nada, ella creía en lo que yo decía e imaginaba tener mucho dinero. Su esposo pasó muchos años en diferentes hospitales psiquiátricos, agotando el poco dinero que tenían, y un día se quitó la vida.

Su único hermano era un hombre de negocios muy ahorrativo, que vivía frugalmente. Él murió, y tres semanas más tarde su esposa murió también, dejándole todo a esta señora. Ahora ella tiene el dinero para vivir lujosamente, tal y como había imaginado. Esta señora asumió la riqueza sin saber de dónde vendría, y ahora la tiene.

La Ley no te fallará aquí ni en el mundo de Dios, ya que debes creer en ambas historias. Yo te digo: una asunción, aunque sea falsa, si tú persistes en ella comprobarás que termina haciéndose realidad en el mundo del César, como lo hizo en su caso. Te cuento además una historia increíble: que tú despertarás en tu cráneo y experimentarás un nacimiento espiritual como el descrito en las Escrituras; pues es de ti de quien se habla en ellas.

¿Puedes creer ambas historias? Si crees en una lo suficiente como para ponerla a prueba, y compruebas que es cierta, trata de creer en la otra; porque a menos que creas ambas, no podrás comprobarlas. Si crees en la que tiene que ver con el mundo del César, puedes tener dinero en abundancia como esta señora hizo. Pero debes creer en la otra para vivir donde no necesitas dinero, porque allí sabes que la tierra es tuya y todo en ella. Cuando eres incorporado en el cuerpo de Dios, sabes que tú eres Dios y que todo es tuyo. Entonces contarás tu historia, saldrás de este mundo y regresarás al Padre – ¡que eres tú mismo!

Pero mientras estás aquí, donde no sabes que el mundo es todo tuyo, aplica la Ley de la Asunción. Asume el sentimiento del deseo cumplido y deja que la Ley de Dios trabaje para ti. Aprende a creer la historia en este nivel a través de la aplicación, y un día creerás la historia increíble en el nivel superior.

¿Qué debemos hacer para poner en práctica las obras de Dios? Creer en el que Él ha enviado. Aunque nacido de carne y sangre, con cuatro hermanos y hermanas, y carpintero de oficio, después del segundo nacimiento él ya no era el hombre que uno conocía, sino un ser completamente diferente. Después de contarte lo que sucedió en él, él te pide que lo creas. Si lo haces, crees en la manera en que eres salvo. Si no lo haces, crees y permanecerás en el mundo de la muerte con sus muchos golpes.

Cientos de millones de personas se llaman a sí mismas cristianas y creen en la existencia de Jesús; pero no creen en él, porque si lo hicieran creerían su historia. Yo la he contado en mi libro "Resurrección". La historia es verdadera. He venido para dar testimonio de ella. Dios me incorporó en su cuerpo y se envió a sí mismo conmigo, de modo que el que me ve a mí, ve al que me envió. Tú nunca verás al que me envió mirando al hombre externo. Sólo el hombre interno tiene la semejanza de Dios, ¡y eso es quién yo soy!

Ahora vamos a entrar en el silencio.



Traducido por Manu Anderson
La conferencia original en inglés es BELIEVE IN HIM (Neville Goddard – 02-28-1969)   



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>




 

lunes, 17 de octubre de 2016

Capítulos no publicados en el libro "LA FE ES TU FORTUNA" de Neville Goddard


Si me dijeran de puntuar este libro del 1 al 5, le pondría un 4 y no un 5. Pero no por la traducción que me parece de lujo, ni por el material empleado en su elaboración ya que es un papel de muy buena calidad, sino porque incomprensiblemente excluyeron 3 capítulos en mi opinión imprescindibles, sobretodo el último, "Una fórmula para la victoria", el capítulo estrella para poner en práctica todo lo aprendido a lo largo de las 26 lecturas previas.

Por lo demás, siendo el único libro que tenemos en español de Neville Goddard publicado por una editorial, se hace obligatoria su adquisición. Yo todavía poseo un ejemplar de la primera edición (marzo de 2008). Lo guardo como si fuera una joya de incalculable valor.

A veces me preguntan por dónde empezar para iniciarse en la enseñanza de Neville, pues bien, este libro sería el punto de partida perfecto.

Afortunadamente hace ya más de 4 años que traduje los 3 capítulos que os comento que no están incluidos en el libro. Aquí los tenéis para vuestro gozo y disfrute. Sólo tenéis que pulsar encima del título de cada capítulo y os llevará a la lectura del mismo.

Atentamente,
Manu Anderson


Capítulos no publicados en el libro "LA FE ES TU FORTUNA" de Neville Goddard

11. NAVIDAD

26. GETSEMANÍ

27. UNA FÓRMULA PARA LA VICTORIA


lunes, 5 de septiembre de 2016

LA PREGUNTA DE SAMI (Neville - 30 de junio de 1968)

Neville Goddard (30 de junio de 1968)


LA PREGUNTA DE SAMI (Teatro Wilshire Ebell, 1968)



Buenas noches. No nos vamos a juntar por varias semanas, así que esta noche me gustaría seguir un formato diferente. Me gustaría tomar una pregunta de la audiencia, y utilizarla como la inspiración de mi conferencia.

¿Alguien tiene una pregunta que les gustaría que les responda?

(Neville observa a su izquierda)

Veo una mano allí, pero no puedo ver quién eres, la luz del escenario me da a los ojos.

(Neville camina hacia la izquierda del escenario)

Oh si, Puedo ver ahora, es Sami, uno de nuestros regulares. Me alegra verte, como siempre. ¿Qué pregunta puedo responderte?

Sami: He estado viviendo por tus enseñanzas y, muchas cosas maravillosas que he imaginado, se han manifestado. Pero he imaginado prosperidad financiera, y parecería que no se manifiesta, al menos no como lo he imaginado. ¿Qué debería hacer?

Neville: Esta pregunta no es solo la pregunta de Sami, es una pregunta que todos debemos responder, ya que todos los días todos nosotros somos llamados a ser testigos de la verdad de Dios. Y cuando algo parecería no suceder como esperábamos e imaginábamos que suceda, entonces debemos descubrir qué ha sucedido, y hacer la cosa correcta para tener un mejor resultado.

La palabra Satanás significa duda. Al desear un cierto estado, la razón podría decirte que es difícil de obtener. Si escuchas a tu razón, y dudas tus deseos, Satanás se ha dado a conocer ante ti. Y esto nos sucede a todos nosotros. Tal vez creas que has entendido lo que he dicho. Pero si no estás obteniendo lo que quieres, hay algo que tú no has entendido. Así que voy a empezar diciendo algo que he dicho anteriormente, “Cuando hablo de sentir, no me refiero a emoción, sino a la aceptación del hecho de que el deseo se ha cumplido.”

Y tú podrías pensar que has hecho eso, pero puedes saber con seguridad, que si no has logrado tu objetivo, no tienes aceptación. Y el motivo por el cual no tienes aceptación, es porque todavía estás pensando SOBRE el objetivo, en vez de estar pensando DESDE el objetivo. Eso es todo. Y si estás pensando sobre el objetivo, en vez de pensar desde el objetivo, tú podrás hacer eso por diez años y nada sucederá. Pero en el instante en que pienses desde el objetivo, tu mundo cambiará. Y eso puede suceder mañana, puede suceder en un instante. Pero nunca puede suceder si continúas pensando en la vieja manera.

Esta noche les pediré a todos ustedes que tomen mi yugo(1) sobre ustedes, y aprendan de mí, y me escuchen mientras explico mi entendimiento sobre las escrituras. Esta enseñanza no es difícil. Es simplemente esto: ¿Acaso no se dan cuenta que Jesucristo esta en vosotros? Tu Padre Celestial duerme dentro de ti como tu propia maravillosa imaginación humana. Debes aprender a vivir en tu imaginación mañana, tarde, y noche. Y cuando lo hagas, obtendrás tu objetivo.

Comienza con la ley. Aprende cómo funciona, y pruébala diariamente en acción. Porque ahora mismo Dios duerme en ti. Pero cuando te despiertes de tu sueño, Él despertará en ti como la Promesa, y te encontrarás a ti mismo entrando hacia la Tierra Prometida de tus sueños.

Si permaneces fiel a Dios, no hay poder sobre la tierra que pueda detenerlo para que suceda. Porque recuerda, toda causa es espiritual. ¿Qué significa esto? Significa que si tu mundo no es de la manera que quieres que sea, existe algún acto imaginario en tu mente, que está manteniendo viva a la experiencia no deseada. Tu único problema es que, al no ser capaz de recordar el momento en que el estado fue imaginado, cuando toma forma y es visto por el ojo externo, su cosecha no es reconocida, y por lo tanto es negada. Así que no te das cuenta de la imaginación que está manteniendo vivo a tu estado indeseado, pero está allí, y cuando te separes a ti mismo de aquel imaginar, tu estado indeseado desaparecerá.

Esta es la gran aventura, porque cuando haces esto, verdaderamente descubres, y sabes, de una manera que jamás antes supiste, que Dios es tu Padre. Y hay una alegría sinfín en aceptar que Jesucristo esta en ti, eternamente expresándose como tu propia maravillosa imaginación humana.

Déjenme que comparta una carta con ustedes. Esta es de un hombre llamado Juan, contándome de su buena fortuna financiera. Y déjenme que comience diciendo que esta no es la primer carta que recibo de John. El año pasado, habiendo escuchado algunas de mis conferencias, él decidió que quería incrementar su riqueza financiera. Y su problema era el mismo que tienen muchos de ustedes aquí. Él pensó que estaba imaginando DESDE su objetivo, pero nada sucedía. Y me preguntó que debería hacer. Yo le dije que tenía que encontrar algún momento en su vida, cuando él verdaderamente había obtenido aquel sentimiento de vivir DESDE el objetivo, y había visto que algo sucedió como resultado. Y luego, él debería estudiar sus pensamientos y sentimientos, y descubrir qué es lo que hizo que fue diferente. Y que cuando descubra eso, y haga eso con su objetivo financiero, él sería libre. Y que cuando descubra lo que había hecho para evitar que su objetivo suceda, y cómo cada día, él había estado imaginando de la manera incorrecta, y manteniendo su objetivo lejos de él, en vez de hacer que venga hacia él, se reiría, porque ahora él sería libre.

¿Y qué crees que hice luego de leer su carta? Usé las tijeras de podar de la revisión. Lo imaginé escribiéndome y contándome sobre su fantástica buena fortuna, cómo la riqueza había entrado a su vida, a través de un cambio en cómo él usaba su imaginación. Y hoy tengo esa mismísima carta en mi mano. Y yo sabía que eso iba a suceder, y de una manera totalmente natural. Y sucederá para ti también. Porque la verdad es que tú puedes hacer lo que sea en este mundo que quieras hacer. Pero debes recordar que el Espíritu Santo esta en ti. Quizás no lo creas hoy, pero realmente es la Verdad. La verdad es que tú debes encontrar a Cristo, el Cristo en TI, el cual es tu propia maravillosa imaginación humana. Porque este mundo está hecho de infinitos estados con los cuales tú puedes vestirte.

Y yo te sugiero que hagas eso, y te sugiero que hagas eso hoy. Porque, ¿Para qué quisieras quedarte un minuto más, en un estado que no te gusta? Porque tú tienes el poder para tener cualquier estado, para estar en cualquier estado, y para vivir en el estado de tus sueños. ¡Nada aparece por accidente! Todo es el resultado de una idea. El problema que estás experimentando hoy, es por una idea que tú has plantado ayer. Tú estabas dormido, y mientras estabas dormido, plantaste una idea, una idea que ahora es el estado desagradable en el que habitas hoy. ¿Y cómo hiciste esto? Lo hiciste al sentir intensamente. Y mientras tú sentías intensamente, una semilla desagradable fue plantada, la cual se ha convertido en un estado desagradable. ¿Cómo sé esto? Porque tú siempre cosechas los pensamientos que siembras. Y cuando no puedes recordar que sembraste la semilla, esta enseñanza parece ser difícil de entender. Y cuando lo resuelves; cuando por primera vez practicas esta técnica y lo haces bien, te sorprenderás cuando suceda. Pero aprenderás que cuando tú aceptes completamente el estado asumido, no tendrás que descubrir cómo hacer que suceda.

De hecho, no tienes que hacer ni una cosa para hacer que suceda. La asunción contiene su propio plan para su cumplimiento. La semilla del roble, contiene al árbol. Tu trabajo es plantar la semilla, pero tu trabajo no es hacer que el árbol crezca. La semilla crece por su cuenta, y Dios es el que hace que la semilla se convierta en un árbol, no tú.

Así que esta noche, les digo, usa la ley y prueba su poder, al convertirte en el hombre que tú te imaginaste que eras. Y cuando hagas esto, cuando hagas que la Ley funcione para ti, no te olvides de la Promesa, porque sin la Promesa, ¿Qué importaría si fueras dueño del mundo entero? Créeme cuando te digo que solo estás sufriendo de amnesia. Jesucristo está en ti. Y cuando te des cuenta que Jesucristo está en ti, entonces sabrás que puedes ponerte a ti mismo en cualquier estado, ya sea el de riqueza o de pobreza.

Así que les digo, si no disfrutas de la pobreza, no te metas en ese estado. Y si estás en la pobreza, y ya no quieres estar en la pobreza, salte de ella. Porque tú no eres débil. Poder Infinito reside en tu imaginación. Puedes estar en prisión e imaginarte a ti mismo libre. Y cuando hagas real a esta libertad como acto imaginario, tú serás libre. Y todo acontecerá de una manera maravillosa.

Comienza hoy a hacer un seguimiento de todas tus imaginaciones, de principio a fin. Porque tú usas la ley de la imaginación durante todo el día. No es solo cosas grandes, es todo. Descubre cómo haces que la imaginación funcione para ti en pequeñas cosas, y luego haz las cosas grandes exactamente de la misma manera. Y cuando te despiertes del sueño, te darás cuenta que no estás limitado, que no eres débil, que no eres pequeño, que no eres pobre. Tú eres el Señor Jesucristo. Cuando descubras ese día, que te encuentras a ti mismo donde te imaginaste que estabas, habrás reconocido el poder infinito que eres, y te habrás liberado. Y cuando eres libre, verdaderamente eres libre, porque no eres tú el que te libera, es Dios quien te libera, y cuando Dios te libera, eres verdaderamente libre, porque ahora estas adorando al verdadero Dios.

Inténtalo ahora. Cree en la realidad de tu acto imaginario, porque es Dios en acción. Atrévete a creer en la realidad de Dios en acción. Me sucedió a mí, puede sucederte a ti. Cuando aprendes a cómo enfocarte en tu asunción, hasta que se convierte totalmente real para ti, tú observarás con asombro cómo todos en tu mundo juegan su papel en el cumplimiento de tu sueño. Y te darás cuenta que no es tan solo la Ley siendo cumplida en ti, sino que la Promesa también. Porque hay un plan de redención enterrado en ti, el cual entrará en erupción con el correr del tiempo. Cuando la redención cobre vida en ti, tú experimentarás todo lo que fue dicho de un hombre llamado Jesús en las escrituras. Y cuando esto suceda, descubrirás que, sin esfuerzo alguno, tú entras al estado que deseas expresar. Sin esfuerzo; ningún esfuerzo, descubres que puedes creer que es verdad, y que cuando haces esto, no hay poder terrenal que pueda detener la materialización de tu sueño.

Te insto a que pruebes tu poder creativo en este nivel. Hazlo ahora. Toma cada momento que puedas, y vístete a ti mismo en el sentimiento de que tu sueño ya está cumplido. Vive en esta imaginación durante todo el día. Siente su realidad, y no te olvides el momento en que hiciste esto por primera vez, porque ese momento fue el momento en que viste al mundo DESDE tu objetivo. Ese momento es el tiempo en el que plantaste tu sueño, y como cada sueño, tiene su propio tiempo de siembra y de cosecha; el día que plantas tu sueño, tú sabes que en su buen tiempo, ese momento de siembra aparecerá en este mundo, propiamente vestido como tu maravillosa cosecha, y lo experimentarás como un hecho materializado.

No pienses en los medios. Jesucristo en ti, sabe mucho mejor que tú, cómo hacer que tu sueño suceda. Tu trabajo es saber que tu deseo ya es un hecho cumplido, y eso es todo lo que necesitas saber. Obtén aquel sentimiento de revelación en tu sueño, “porque ya es verdad ahora.”

¿Cómo haces esto? Déjame preguntarte, ¿Qué harías si tu sueño fuera verdad? Responde esta pregunta, y tú sabrás. ¿Harías una fiesta? ¿A quiénes invitarías? ¿Qué harías en la fiesta? ¿Qué música pasarías en tu fonógrafo? ¿Qué amigos tuyos estarían allí? Esto es a lo que me refiero cuando digo que captes la realidad de él. No pienses que tienes que escalar la montaña, y que escalar la montaña es difícil. Porque si todavía piensas que tienes que escalar la montaña, entonces todavía estás pensando SOBRE el objetivo. Tú tienes que mirar hacia abajo a la vida, desde la punta de la montaña, y notar el camino que has tomado para llegar a la punta, y estar feliz de que ya no tienes que escalar la montaña porque tú ya estas allí.

Déjenme que les cuente una historia que los convencerá en cómo hacer esto. Pretende conmigo que vives en Nueva York, y que quieres tomar un viaje por el océano. Tú estás en tu departamento en Nueva York, pensando en tomar tu viaje. Y cuando haces esto, todavía estás pensando SOBRE tu objetivo, y nunca lo lograrás hasta que no cambies cómo piensas. Pero es allí donde empiezas, porque allí es donde todos empiezan. Tú ahora estás sentado en tu departamento, en la Ciudad de Nueva York, contemplando la alegría que tendrías, si estuvieras en un transatlántico navegando a través del gran Atlántico. Pero ahora, haces un cambio. Tus ojos están cerrados. Tú has liberado conscientemente el departamento de Nueva York, y en su lugar, tú percibes y sientes que estás en un transatlántico. Tú estás sentado en una reposera; no hay nada alrededor tuyo más que el vasto Atlántico. Fija la realidad de este barco, y del océano, para que en este estado, tú puedas recordar mentalmente el día en que estabas sentado en tu departamento de Nueva York, soñando con este día en el mar.

Mientras estás sentado en la cubierta del barco, sintiendo la briza del mar acariciar tu cara, sintiendo el movimiento del barco gentilmente oscilando en el vaivén de las olas, recuerda la imagen mental de ti mismo sentado allí en Nueva York, soñando sobre este día. En tu imaginación, observa a la imagen de la memoria de ti mismo de aquel momento, allí en el departamento de Nueva York. Si tienes éxito en mirar atrás, a tu departamento de Nueva York, sin regresar allí conscientemente, entonces habrás preparado exitosamente la realidad de este viaje. La clave es que tú no debes regresar al departamento. Porque si es verdad que tú has partido, navegando en este barco, entonces tú debes estar en él, porque ¿Dónde más podrías estar? Permanece en este estado consciente, sintiendo la realidad del barco y del océano; siente la alegría de este logro - luego abre tus ojos. Tú estarás de vuelta en tu departamento físicamente, pero algo habrá cambiado.

Cuando haces esto, te sientes diferente, porque has cambiado tu imaginación. Y ahora, porque estás pensando DESDE el objetivo, y no SOBRE el objetivo, este viaje vendrá a ti, de una manera maravillosa. Aun si alguien del otro lado del mundo tiene que accionar, para que tú estés en este barco; ya está en movimiento, desde el momento en que te encontraste a ti mismo en la cubierta del barco en tu imaginación, y no volviste al departamento, sino que permaneciste en el estado mental de tu objetivo.

Nota que cuando estás pensando SOBRE el objetivo, te sientes débil. Pero cuando estás pensando DESDE el objetivo, tú te sientes fuerte, te sientes gozoso, sientes la presencia del Espíritu Santo en tu vida.

Verdaderamente, como se dijo en las escrituras, Dios ha ido hacia adelante, y preparado el lugar para ti, porque cuando estás allí en la conciencia, allí también estarás en el cuerpo. Así que para que entiendas lo que estoy diciendo, lo diré una vez más. Debes cambiar tu imaginar y debes cambiarlo ahora, si quieres que tu objetivo venga a ti ahora. Es por eso que digo, si quieres vivir en una nueva casa, duérmete en aquella nueva casa. Porque eso es lo que harías si ya la tuvieras, dormirías en la nueva casa, y no en la casa vieja. Y en la casa nueva, tú pensarías sobre la vieja casa, y te darías cuenta que ya no vives más allí, porque ya no vives allí. Tú la has vendido, y ya no vives más allí, porque vives en la casa nueva.

Esto es fácil. No lo hagas difícil. Simplemente determina lo que quieres, e imagina una escena que implicaría que lo has manifestado. Entra en el espíritu de la Escena. Participa en ella, al darle viveza sensorial. Luego relájate, a medida que sientes su realidad.

Y en esa escena, hazte consciente de que ya no estas más en la vieja realidad, porque estás en la nueva. ¿Te das cuenta lo que quiero decir?

Así que debes aprender a vivir en tu imaginación mañana, tarde, y noche. Y cuando lo hagas, también debes aprender a pensar DESDE el objetivo. Y cuando aprendes a pensar DESDE el objetivo, las puertas del Cielo se abrirán para ti. Porque todo lo que deseas sucederá de una manera maravillosa.

Tan solo menciona tu objetivo. Imagina que lo has alcanzado y persuádete a ti mismo de que es verdad. Eso es todo. Eso es el principio y el fin. Si se necesitan a mil personas para que jueguen su papel, para ayudar al nacimiento de tu acto imaginario, ellos lo harán, sin ni siquiera saber que ellos están jugando el papel que tú les has asignado. El Padre ha estado durmiendo dentro de ti. Hoy, permítele que despierte. Deja que hoy sea el día en que le permitas romper la cadena, porque en ese día, ¡Tú resucitarás como ÉL! Muévete hacia adentro del estado que tú deseas, debes estar dentro del estado deseado en tu imaginación, y delante de tus ojos, la gente responderá a causa de tu acción. Atrévete a asumir que eres rico, y observa a todos jugar su papel para proveerte la riqueza que tú declaras tener. Lo harán, porque ellos son tan solo tú mismo, empujado hacia afuera.

Recuerda, todo es tuyo para que lo tomes. Si lo quieres, tómalo. Es todo tuyo. Si persistes en reconocer lo que tus sentidos internos te están diciendo, hasta que eres persuadido de su realidad, tú verás su evidencia. Luego sabrás por experiencia, quién es Cristo realmente.

Los invito a todos, cuando se vayan de aquí esta noche, que se manden con todo, e imaginen que ya son realmente el hombre o la mujer que quieren ser. Y no duden, porque en el minuto en que la duda entra, desciende una división mental, ya que la duda es el diablo.

En vez de eso, conviértete en aquel hombre, o aquella mujer que tú deseas ser. Y cuando lo hagas, no seas como la mujer de Lot. Nunca mires atrás. Entra a tu nuevo mundo, y se agradecido. Porque cuando entras a tu sueño, y nunca más miras atrás, tu mundo se reordenará a sí mismo alrededor de tu sueño. Tu mundo de los sueños se convertirá en tu mundo real. Tu viejo mundo se habrá derretido en la imagen de tu sueño. Y lo más asombroso de todo es que esto sucederá, sin ninguna dificultad, o ayuda de tu parte.

Yo nací en la pequeña isla llamada Barbados. Siento que no falta mucho para que yo desaparezca, sin dejar rastro alguno detrás. Sin embargo, esto no puede suceder, hasta que yo no termine el trabajo que se me ha dado para que haga. Solo entonces, podré pedirle a mi Padre que me devuelva la gloria que era mía, la gloria que yo poseía antes de que el mundo existiera. Y esta gloria también será tuya. Porque somos todos hijos del Padre. Así que mi viaje, es tu viaje. Tus pies darán los mismos pasos que los míos. Al igual que yo soy libre, tú también eres libre. Y si el mundo escucha esto, los ministros transformarán mis experiencias en sus conceptos institucionales, y una vez más vaciarán la palabra de Dios, pero esto no cambia a la verdad, porque la verdad es que YO SOY Dios, y tú también lo eres.

¿Eso responde tu pregunta Sami?

Sami: Sí.

Neville: Sami, ¿podrías venir aquí y subir al escenario por un momento?

(Sami sube al escenario)

(Neville le da la mano a Sami, luego se dirige a la audiencia)

Neville: Quiero que todos aquí conozcan a Sami, quien es uno de nuestros miembros más devotos. Quería que subas aquí, Sami, porque quería decirles a todos ustedes, ahora mismo, que yo sé que Sami va a ser tremendamente exitoso. Yo sé esto, porque lo he visto en mi Imaginación, y lo que he visto en mi imaginación debe suceder. Porque Dios es mi propia maravillosa imaginación humana. Y esta noche yo sé que cuando entremos en el silencio, Sami también verá su éxito, en su propia maravillosa imaginación humana. Porque no solo he visto la ley en acción para Sami, sino que también he visto la Promesa. Él tiene un maravilloso futuro por venir, lleno de éxito y prosperidad.

Y esto es verdad porque esta noche, en el silencio, Sami verá al mundo DESDE su objetivo. Y entonces, de la más maravillosa manera, su sueño se desenvolverá, en los días y semanas que vendrán.

Y así también será para cada uno de ustedes, porque cuando hagas lo que él ha hecho, esto de estudiar estas ideas con seria devoción, y vivir la vida como debería ser vivida, DESDE tu Imaginación, tu éxito es inevitable.

(Sami vuelve a su asiento)

Neville: Ahora, vayamos al silencio.


(1) Yugo: Neville hace referencia sobre el libro de Mateo, capítulo 11: 28 al 30 donde Jesús dice: “Venid a mí, todos los que estáis cansados y cargados, y yo os haré descansar. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.”

Recordemos que Neville enseña que la Palabra “manso”, se refiere a los que han aprendido a domar su mente, y saben dominarla. “Los mansos heredarán la Tierra.”



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es SAMI’S QUESTION (Neville Goddard – 06-30-1968) 



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>





lunes, 29 de agosto de 2016

SÉ EL AMO DEL HUMOR (Neville - 10 de abril de 1964)

Neville Goddard (10 de abril de 1964)


SÉ EL AMO DEL HUMOR



El tema de hoy es: “Se el Amo del Humor”. Primero que todo, quiero agradecerles por sus perfectamente maravillosas cartas. Hubo más beneficios inesperados esta semana… un caballero envió ocho páginas, otro seis, una señorita dos, y así otros más. Perfectamente maravilloso, ¡realmente!; El caballero de las ocho páginas, dijo que solo comenzó a venir aquí cuando yo volví el pasado Noviembre, y di está perfectamente maravillosa epístola. Esta noche vamos a interconectarlos - no a todas las historias, porque no puedo usarlas a todas - pero interconectaremos algunas con la parte profunda de la historia que tomamos del Salmo 42, y de qué forma leemos a la biblia.

Antes que nada, se nos dice que la cuerda triple no se rompe fácilmente. La primera hebra es aquella que, cualquiera que sepa leer, descubre al leer la historia. Lo que no puedas leer, puedes escuchar sobre la historia, y aquel que pueda leerla para ti, puede contártela. Si él puede contarla con entendimiento para que tú entiendas la historia, esa es una hebra. Luego, hay una segunda hebra - porque eso es simplemente una historia, pero es secundaria a su significado - y tú intentas extraer el significado de la historia contada. Luego, debes ponerla a prueba, porque tú eres el poder operante. Si puedes tomar lo que extraes o piensas que has extraído, y lo pruebas, y se comprueba en acción, entonces tienes la segunda hebra. Y la tercera viene por revelación; y a cada pasaje de la biblia lo encontrarás autobiográfico. Cada capítulo de la biblia será visto, eventualmente, de una manera autobiográfica.

Entonces tomamos el capítulo 42 esta noche, y te mostraremos cómo, luego de que alguien haya tenido la experiencia, lo ve como un capítulo autobiográfico: él lo ha experimentado. En la superficie, se llama un Maskil. Existen trece Maskils en los salmos… este es el segundo de los tales llamados: los trece. Un Maskil es simplemente una instrucción especial, eso es lo que realmente es. A diferencia de los otros salmos, lean el Maskil, encontrarás que te están diciendo algo muy, muy profundo. Y no lo dejes ir, tan solo léelo, y medita en él, y simplemente escudríñalo cuidadosamente, porque tiene algo muy profundo en él. Eso es un Maskil.

Toma al salmo, un salmo de soledad, y aquí está, tratando de darnos instrucciones respecto a sobrepasar la soledad. Todos lo sufren eventualmente, ya sea en el pasado u hoy, en algún momento en la vida de uno, hay una sensación de soledad, quizás cuando perdemos a alguna compañía humana. Pero este no es el caso, porque en su comienzo, es una sed por Dios que nada en este mundo puede satisfacerla más que una experiencia de Dios. Tú podrías estar entre millones de personas, y aun él está solo, porque no puede ser entretenido por las cosas fueras de él mismo; él quiere encontrar a Dios. Entonces, en esta sed, él dijo, “Como el ciervo anhela las corrientes de agua, así suspira por ti, oh Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios viviente; ¿Cuándo vendré y me presentaré delante de la cara de Dios? Mis lágrimas han sido mi alimento de día y de noche, mientras los hombres me dicen todo el día: ¿Dónde está tu Dios?” (Versículos 1 al 3). Entonces estamos aquí, con un cuerpo golpeado, por así decirlo. Los burlones, conociendo su interés en Dios, su creencia en Dios, sabiendo que él no puede probar la existencia de Dios, se lo echan en cara. Él no tiene ni una cosa para probar la existencia de dios, la realidad de dios, aun así, él no puede saciar esa sed con nada que suceda en el exterior. Es una sed por Dios que solo una experiencia de Dios podría satisfacerla.

Así que primero, él confiesa su tristeza, y luego intenta urgir a su alma para que encuentre descanso y esperanza en la certeza de Dios. Pero él mismo no está seguro de la realidad de Dios. Él cree en Dios, él no ha tenido la experiencia de dios, así que le urge a su alma, que realmente encuentre descanso y esperanza en la realidad de dios. Por lo que él hace esta declaración: “¡Espera en Dios!” luego de decirse a sí mismo, “¿Por qué te abates, alma mía? ¿Por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez, Él es mi salvación y mi Dios.” (Versículo 5). Luego él nos da una pista. Puedes tomarlo esta noche, como hizo uno de mis amigos según me contó en una de las historias reales, quizás totalmente inconsciente de lo que él hizo, pero estaba usando este salmo. Así que en esto, nos da una pista: que en su comunión con él mismo, no encontró descanso. No puedo, de manera extraña, encontrar la paz que busco; luego, al consultar con el pasado, puedo encontrarla. Entonces él dice: “Me acuerdo de estas cosas y derramo mi alma dentro de mí”; y luego detalla las cosas que recuerda. La primera que recuerda dice: “Cómo iba yo con la multitud y la guiaba hasta la casa de Dios, y luego la multitud, felices, y cantaban estas canciones con voz de alegría y de acción de gracias, y era una multitud - no era tan solo unos pocos - la muchedumbre en fiesta.” (Versículo 4). Él recuerda eso, según dice él. Pero esa no era la experiencia satisfactoria que quería de Dios. Y todos la quieren.

Bueno, aquí contaré una historia, y cómo este caballero uso esto involuntariamente. Porque en comunión conmigo mismo, no puedo encontrar la paz que busco, entonces puedo usar esta comunión con el tiempo, consultando el pasado. Así que él escribe esta historia. Solo puedo tomar tres de sus historias. En la primera, él dice: “Quería seriamente que mi hijo me dijera: "¡Eres el padre más grandioso del mundo!", así que esa noche antes de retirarme a dormir, yo simplemente imaginé que escuché su voz y él me dijo, "¡Eres el padre más grandioso del mundo!" Lo hice dos veces. No le conté a nadie y luego lo solté. En la mañana de Navidad, cuando abrí los regalos, y abrí el regalo que me hizo mi hijo, él lo había comprado él mismo con su propio dinero, un regalo que él quería solo para mí. No era algo que podía compartir con mi esposa, era solo mi regalo. Era una copa dorada en un tazón de madera y en el tazón de madera había una chapa con una inscripción, y en ella había hecho que inscriban: ¡El Padre más Grandioso del Mundo!” Ahora, él dijo, que no se lo dijo a nadie. No se lo mencionó a nadie, ni siquiera a su esposa, simplemente dentro de él, lo imaginó. Asumió que lo había escuchado, sin decírselo a nadie, y lo hizo dos veces.

Luego él dijo, “El mismo mes de Diciembre, fui al supermercado y cuando entré por la puerta, me encontré con un amigo de mi hijo. Este muchacho se llamaba Gary. Estaba vendiendo muérdago. No se veía muy contento, así que le dije, “Gary, ¿Cómo van las ventas?” él dijo, ‘No están yendo muy bien.’ Cuando Salí, estando solo, entré en el silencio, y escuché que mi hijo me decía que Gary había vendido todo el muérdago y que hizo una ganancia de catorce dólares.” Luego él dijo, “No puedo decirte por qué elegí catorce dólares, solo puedo decir que el niño tiene tan solo doce años, y pensé que catorce dólares era una buena ganancia para ese momento. Es suficiente para un muchacho de doce años.” Entonces dijo, ‘escuché a mi hijo decir que él vendió todo el muérdago, y que hizo una ganancia de catorce dólares’. Bueno, dos días antes de Navidad cuando entré al comedor, noté en la decoración un poco de acebo, así que pregunté: ‘Bueno, ¿de dónde vino el acebo?’, mi hijo respondió, ‘Bueno, Gary tenía un poco de sobra, y me dio un poco de acebo’. Así que luego le pregunté: "¿Qué pasó con el muérdago?", él dijo, ‘Oh, él vendió todo el muérdago, e hizo una ganancia de catorce dólares’. Bueno, aquí tienen dos.

Ahora, esta es la parte en donde viene su consulta con el tiempo. Él dice: “Dentro de mi hogar, desde mi living comedor, yo podía ver, en el pasado, un hermoso panorama de las colinas, a un cuarto de milla de distancia aproximadamente. Y luego, el vecino de al lado plantó bambús, y los bambús crecieron hasta unos seis a ocho pies por arriba de mi ligustrina, bloqueando completamente esta hermosa vista que yo tenía. Y lo único bueno que obtuve de los bambús, cuando el viento soplaba, eran todas las hojas. Yo no quería hacer nada físicamente, ni decir nada a mi vecino, pero me senté en la mesa de mi living comedor - y otra vez, no le dije a nadie lo que yo estaba haciendo, o lo que hice - pero yo vi el pasado. Es decir, yo vi a esas colinas, tal como solían ser vistas por mí, sentado justo donde estaba sentado ahora. Lo vi claramente en el ojo de mi mente, porque cerré mis ojos a lo obvio, y en mi imaginación, recordé la escena del pasado y me sentí satisfecho en ver aquella misma maravillosa, hermosa escena del pasado. Diez días después, cuando volví a casa, mi esposa me dijo, "¿Escuchaste las noticias?" y yo pregunté, ¿Qué noticias?, Ella dijo, "Nuestro vecino va a cortar los bambús". Bueno, en el presente inmediato, el vecino cortó los bambús. Y extrañamente, era con tal detalle que se mantenía acorde a mi imagen, que es como si hubiese ido allí ahora, y puesto mi visión sobre la cerca. Todavía hay bambús allí, montones, pero solo el bambú que bloqueaba mi visión, solamente esos fueron removidos, sosteniendo exactamente lo que yo hice sentado en mi mesa del living comedor.” Luego él continúa y me da otras cinco historias maravillosas.

Pero aquí, él nos está diciendo que consultemos con el pasado. Él dice, “Estas cosas recuerdo”, y son solo cosas alegres, todas las cosas que recordaba, ni una nota triste en las cosas que recordaba. Entonces si yo, al comulgar conmigo mismo, no puedo disipar la soledad, entonces puedo utilizar otra ayuda y recordar algo amoroso en mi vida, algo perfectamente maravilloso, y una vez más consultar con el pasado y ponerme a mí mismo en ese estado; porque yo tan solo me muevo de un estado a otro estado. Por lo tanto, eso fue lo que él hizo, en esta tercera historia.

Pero existe otra forma… y observa esto, porque tú debes ser intenso al respecto. Un caballero, que está en la audiencia esta noche me escribe esto, algo que encuentra útil… por supuesto, él es un artista, entonces tal vez él tiene que disparar su imaginación con un peculiar giro, como él dijo, un giro negativo. Dice: “Esto es lo que hago. Me paro en una larga fila, a lo último de todo, para hacer un depósito en el banco, y estoy irritado. Estoy irritado porque tengo que esperar en esta larga fila para hacer un depósito gordo y grande. Entonces recibo un poquito de satisfacción desde mi propia irritación, porque estoy irritado por tener un cheque gordo y grande en mis manos para depositar, estando en el final de esta larga fila.” Él dijo, “Ese es el peculiar giro en mi mente.”

“Así que voy ocho años atrás. Yo era nuevo en la televisión, hace ocho años. Entonces, un día, descubrí que mi casa necesitaba ser pintada cuando, en ese momento, yo no tenía fondos para un verdadero trabajo de pintura en la casa, así que esto fue lo que hice. Me imaginé a la casa pintada. Yo estaba irritado con los pintores que estaban en la ventana; ellos podían verme tomar una ducha. Me irritaba el hecho de que podían mirar directo adentro y verme duchándome. Y luego vi, y podía oler la pintura fresca. Luego tomé mi mano, todo en mi imaginación, y la puse sobre la pintura. No confiaba el cartel que decía que estaba fresca. Así que me irrité más porque tenía pintura en mis manos.”

Bueno, él cuenta: “A la siguiente mañana de haber hecho esto, yo había escrito un piloto que estaba siendo considerado en la Costa Este, así que llamé a mi agente y le pregunté si él tenía noticias sobre el piloto. Él me dijo, ‘No, pero justo te estaba por llamar porque (y él mencionó a esta persona por su nombre) me acaba de llamar, y preguntó si tú, ¿tomarías veintiún mil dólares en efectivo por tus residuales?’”. Él explica, “En ese momento, yo no sabía que tenía residuales. Yo era tan nuevo en la industria que no me di cuenta que tenía residuales viniendo de cosas que ya había filmado. Pero este hombre apareció, trajo a su socio (él es un productor, indudablemente), él trajo a su socio y estaba tratando de comprarnos a todos los conectados con esta serie, y quedársela toda para él solo; y estaba tratando de obtenerla por cincuenta centavos sobre el dólar. Así que mi agente me dijo, ‘Conociendo la actitud de este hombre hacia el dinero, y sabiendo cómo opera, te voy a sugerir que tomes estos $21,000, y corras como un ladrón… porque - tan solo tómalo, toma los veintiún mil.’ Así que lo hice, y hasta donde yo sé, nadie más en la serie ha recibido nada de sus residuales. Pero yo era tan nuevo en la industria, que no sabía que tenía residuales. Entonces la casa fue pintada.”

Así que, él se irrita… si tú quieres, puedes irritarte. Si te irrita poner tu mano en pintura fresca, cuando no puedes pagar la pintura… pero si pones tu mano en pintura fresca, la pintura debe estar allí. Y si te vas a irritar porque tienes que esperar detrás de una larga fila para depositar un cheque gordo y grande, bueno entonces, si eso hace que funcione para ti, intensificando tu imaginación, entonces hazlo. Porque el objetivo es trabajar a tu imaginación a punto tal que, se convierta en real para ti. Pero él hizo eso, y lo hizo real. Él usó su sentido de la vista - él podía ver al hombre mirándolo a él, mientras tomaba una ducha. Él podía oler la pintura, ese es otro sentido. Él podía sentir la pintura fresca, ese es otro sentido. Y con su propia irritación tomó estos sentidos, y los elevó a la enésima potencia. Y luego funcionó, y funcionó rápidamente. Así que en veinticuatro horas, había veintiún mil dólares en efectivo esperándolo, los cuales él tomó.

Ahora, esta es una bonita historia. Espero que ella este aquí esta noche. Ella me escribió y me dijo, “Yo soy abuela, y en el pasado otoño, me organicé para ir al Pacífico Sur y al Oriente. Así que le dije a mi pequeña nieta, de dos años de edad: "¿Qué te gustaría que te envié la abuela?" Bueno, ella lo debatió con su madre, y juntas se les ocurrió qué pedir: un canguro, pero un canguro de peluche. Yo le dije, "Está bien, un canguro de peluche". Cuando llegué a Australia, vi a todos los juguetes y no me gustaban los canguros, así que le envié un pequeño oso polar. Le escribí a la madre sobre lo que había hecho. Cuando la madre leyó la carta a la pequeña niña, de tan solo dos años de edad, ella dijo, "¡No quiero un oso! ¡Quiero un canguro!"; durante todo ese tiempo, ella había estado hablando de su pequeño canguro. Ella lo hablaba con su madre, con sus amigas, con todos los que la escucharan, solo hablaba de su canguro.”

Cuando esta dama volvió, ella escuchó que su nieta estaba realmente decepcionada con este pequeño oso, de hecho, ni siquiera lo quería, realmente. Pero el oso todavía no había llegado. Dos semanas después, el oso llegó, y la pequeña niña no lo quería. No quería saber nada con él. Y cuarenta y ocho horas después, llegó un paquete dirigido hacia esta pequeña niña. Era un canguro de peluche. Y esta pequeña niña dijo, “¡Yo sabía que la abuela me había comprado un canguro!”. La abuela me dijo en su carta: “Nunca lo he comprado, nunca compré un canguro para ella. Yo solo compré y pagué una cosa sola, y eso era el pequeño oso. Ahora, cuando yo estaba de viaje, ella en su imaginación, solamente aceptó el canguro.” Así que, a seis mil millas de distancia, hay algún empleado de depósito que está tratando de explicar la pérdida de un canguro, y la culpable, es una pequeña niña de dos años de edad, aquí mismo, en esta ciudad.

Entonces, estas son las historias que vinieron en el correo de esta semana, todas completas fantasías, todas basadas en el uso consciente de la imaginación de uno, para crear la realidad. Pero nosotros somos el poder operante; no se opera a sí mismo. Cuando sabes qué hacer, entonces lo haces.

Ahora volvamos a este gran Salmo. Él pinta la más maravillosa historia de algo que recordaba; "estas cosas que recordaba". Dice: “Me acuerdo de estas cosas…”; luego dijo: “y derramo mi alma dentro de mí”. Y comienza diciendo que se unió a esta enorme multitud, y que él los guiaba: “y la guiaba a la casa de Dios”. Guiaba a la procesión a la casa de Dios, y ellos estaban todos felices, cantando con alegría y acción de gracias, a Dios. Y luego vio a esta enorme multitud, una gran multitud en luz festiva, continuando el festival. Les digo, el día vendrá en que abrirán esa biblia y la verán, y será a través de los ojos de uno que la ha experimentado. Es todo autobiográfico. Esto viene primero, mucho antes del tipo de experiencia que él quería. Pero no hay una cosa que pueda satisfacerlo; él quería una verdadera experiencia de Dios. Pero en esto, tú no ves a Dios. Él quiere ver a Dios, él dijo: “¿Cuándo vendré y veré la cara de Dios?” En esa experiencia tú no ves a Dios; solo escuchas la voz de Dios.

Entonces, en este maravilloso humor festivo, donde hay innumerables multitudes - tú no puedes numerarlas - y todas moviéndose hacia la casa de Dios, este hermoso santuario; y tú, habiendo tenido la experiencia, tú los guiarás. Realmente serás el líder, el personaje dominante en ese drama entero. Y escucharás una voz, y la voz es la voz de autoridad, la voz de Dios. Y la voz dirá: “Y Dios camina con ellos”. Uno de la multitud, de esta maravillosa y alegre multitud, preguntará a la voz - tú no verás la cara - “Si Dios camina con nosotros, ¿Dónde está?”, y la misma voz responderá, “A tu lado”. Y el que pregunta, quien es tan solo una proyección de ti mismo - el mundo entero es tú mismo hecho visible - este responderá, y hará eco aquello que está tomando lugar en ti. Porque la voz ahora responderá… ella te mirará directo a tus ojos, y va a llamarte por tu nombre - aquel nombre al que tú respondes aquí, Juan Roberto, o el nombre que sea - y ella va a decir: “¿Qué? ¿Roberto es Dios?”, y la voz le responderá: “Si, en el acto de despertar”. Y ella estallará en risas. ¿Sabes porque? Porque tú lo eres, y no puedes creerlo, es demasiado grande. No puedes concebir que tú realmente eres Dios, en el acto de despertar. Entonces, ella tiene que responder en semejanza; porque tú dudas y entonces, ella tiene que dudar. Y ella solo refleja ese tema, sin mucha preocupación ya que la descreencia es tan grande.

Y luego, la voz hablará desde las profundidades de tu propia alma, y eso es lo que escucharás: “Me recosté dentro tuyo para dormir, y al dormirme, soñé un sueño. Soñé…” y luego conocerás el final de esta oración: él está soñando que él es tú. Es por eso que todo esto está sucediendo. Él te está llevando a este lugar santo. Y tú te despertarás con una experiencia de la crucifixión. Tus manos, tus pies, tu cabeza, y tu costado, serán vórtices girantes, cada uno un vórtice: y tú estarás clavado en este cuerpo; y en tu cama despierto, donde lo habías dejado cuando empezaste este viaje. Así que cuando revivas eso, lo verás autobiográficamente - la cosa entera está hablando de tu propia experiencia.

Diez años luego vendrán las experiencias que el salmista quería. Pero ten en cuenta, que él no estaba pidiéndolo, porque el salmista solo recibía dictado. Como se nos dijo en el libro de Pedro, ninguna profecía en las escrituras vino jamás desde el impulso del hombre, sino que hombres movidos por el Espíritu Santo, hablaron desde Dios. Así que los hombres están organizados por la divina providencia para la comunicación espiritual, y estos son llamados los profetas. Ellos lo traen aquí, sin saber qué es lo que están trayendo aquí. Así que en un nivel, puedes leer a la historia, y la mayor parte no tiene sentido. Luego la lees y la lees, y tratas de extraer el significado, y ahí es cuando tomas el significado extraído, y lo pones a prueba, y haces que se compruebe a sí mismo en la prueba - como el caballero que lo comprobó sin destruir nada. Él no le pidió al vecino que corte los bambúes, él vecino tuvo el impulso, eso es lo que creyó. Pero el deseo del vecino de cortarlos se originó en la visión, en la visión imaginaria de su vecino, que lo vio claramente, sentado en su living comedor, desde donde antes tenía obstruida su vista, por estos bambúes de unos seis u ocho pies de alto por arriba de su cerca.

Ahora, aquí tenemos otra historia. Este caballero me escribe contándome que en 1933, navegando por el rio Danube, desde Viena hacia Budapest, se enamoró con la vista de Budapest, las luces de la noche, y se prometió a si mismo que algún día tendría una vista igual a esa. Así que cuando el volvió a América, vino directo a California y buscó un hogar que tenga una vista comparable a esa vista; y encontró una en las colinas de Hollywood. Él la compró por la vista, solo por la vista. Bueno, él cuenta que vivió allí por años, y recientemente alguien plantó álamos, y estos crecieron a punto tal que le estaba bloqueando esta amorosa vista por la que él vivía. Entonces, él vio a la vista, y no a los árboles. Él dijo, “Neville, ¿Acaso mal usé mi imaginación? ¿Fue egoísta de mi parte? Porque los árboles murieron… no todos los árboles, solamente los álamos que bloqueaban mi vista. Cada árbol en aquella área, que bloqueaba mi vista murió.” Y él tenía un árbol de naranjas, y por razones que no me explicó, el hombre sacó el árbol de naranjas. Ahora, él dice, “Acabo de notar otro pequeño árbol plantado, y las hojas están saliendo. Pero sabiendo lo que hice con los álamos, no estoy preocupado.” Él sigue, “Yo sé que, habiendo tenido la experiencia de Dios, que Dios no puede matar a Dios, y Dios, siendo amor, Dios no puede matar al amor. Solamente reordena los muebles de la mente, y permite que algo entre para conformarse a la estructura de mi acto imaginario. Porque no puedes matar al amor. Y Dios creó a todas las cosas, como se nos dijo: ‘Nunca hubieses creado nada que no hayas amado.’” Por lo tanto, tú no matas al árbol cuando quemas al árbol. No matas nada de la manera en que piensas que lo destruyes realmente.”

Así que eso le estaba bloqueando su vista… y esta cosa en su ojo de la mente era tan vívida cuando navegó el Danube en su camino a Budapest, y esa visión de Budapest era para él tan exhilarante que influenció su decisión en un hogar. Luego, tener a alguien que lo bloquee, él no podía tolerarlo. Así que él también fue hacia adelante y se comunicó con el pasado: él vio la ciudad como siempre la había visto. Él no permitirá que ningún árbol se la bloqueara, y por lo tanto, éstos murieron. No le pidió al hombre que los cortara, y eso podría haber sido una discusión, porque crecían en la propiedad de aquel hombre, no en su propiedad. Eso podría haber desarrollado una conversación desagradable. Entonces, sin pedirle permiso a nadie, él vio claramente aquella impecable y maravillosa vista que siempre ha disfrutado.

Cuando vuelvas a leerlo, obsérvalo en tres niveles, como el arca. El arca está construida en tres niveles. En el nivel más bajo es donde están los sentidos del hombre, con inteligencia, puede leer la historia. Pero ten en cuenta que la historia es como un sueño. Porque estas historias han sido tomadas prácticamente desde un estado de sueño. Entonces, cada sueño es una parábola, porque estas son parábolas. Pero la historia es secundaria al significado de la historia, así que tú obtienes el significado. No cambies ni una palabra de la historia. Si es una buena traducción del texto original, déjala así, porque tú la vas a experimentar. Y esa es la profundidad.

Un día experimentarás este enorme viaje hacia la casa de Dios, y escucharás la voz, y sabrás, con una excitación que nunca antes has conocido, ¡Quien eres tú! Porque estás destinado a despertar como Dios: porque la voz dirá, “Si, es Dios… en el acto de despertar.” Luego la voz te hablará desde la profundidad de tu propia alma, y la escucharás, y pasarás por la sensación de ser clavado en la cruz de la carne y sangre. Luego vendrán todos los demás; porque se te dijo: “Ahora, iremos hacia arriba a Jerusalén… y todo lo que fue escrito del Hijo del hombre será consumado.” Yo estoy yendo a Jerusalén. Allí es a donde te estás dirigiendo cuando te encuentras a ti mismo en esta enorme multitud, y todo lo que se dice del Hijo del hombre - ese eres tú - será cumplido cuando comienzas este viaje. Para cuando llegues allí, todo estará consumado. ¿Qué será consumado allí en esa gran ciudad? Es el nacimiento. ¿Acaso no has sido resucitado allí? ¿Quién fue resucitado allí? Allí es donde él es resucitado. ¿Y no era allí donde has visto a David? Era David; se llama la ciudad de David. Y todas estas cosas se desenvolverán dentro de ti.

Pero aquí, en la maestría de los humores, es tan importante que realmente observes los tuyos, y uses cualquier cosa para salir de un humor malo, pero lo que sea. Si quieres usar la irritación, como por ejemplo, estás en una larga fila esperando para depositar un cheque enorme y gordo, usa a esa irritación, si eso es lo que te va a sacar del humor del anhelo, y te va a poner en el humor de afluencia. Porque si puedes depositar un cheque enorme y gordo, y la irritación va con eso, entonces tan solo irrítate. No hay nada de malo en eso. Entonces, quieres pintar la casa, y no puedes pagarlo, y luego tú pones tus manos en pintura fresca y te irritas; pones tu mano mentalmente en pintura fresca, y te irritas. Él tiene esa peculiaridad. Él es creativo, y aun así quizás necesita esa peculiar característica de negación, para estimular su imaginación para crear. Si puedes usar eso… es una contribución para cada uno de ustedes que lo puedan aceptar… esto de traerlo aquí, y compartir conmigo lo que hicieron. Y luego tú puedes usar eso y aplicarlo a tus negocios. Si algo te irrita en los negocios, es tan grande, que no has tenido tiempo de manejarlo, ¿Eso te irritaría? Si tienes más gasolina de la que necesitas para llenar el tanque, bueno entonces irrítate. Es mucho mejor esa situación, que la de no tener nada de gasolina. Por lo tanto, toma esto, y aplícalo sabiamente. Es una simple, simple técnica.

Les cuento la historia de la dama que se sentó por una semana, y se bañó a sí misma emocionalmente con el sentimiento de que ella tenía seguridad. Ella decía, “¡Pero yo tengo seguridad!” y ella se siente de la manera en que se sentiría, luego de tener la confirmación de lo que ese sentimiento está implicando. Un día, luego de seis días de vigilancia, obtiene la confirmación de que ella recibirá, de ahora en adelante, $540 por una anualidad ya fija, y también su Seguridad Social. Porque ella tiene derecho a tenerlo, así que en total tiene seiscientos dólares por mes por el resto de sus días terrenales. Ella acaba de pasar el invierno en Barbados. Me llamó de larga distancia, la semana pasada, para darme las noticias de mi familia en Barbados. Y eso fue un regalo extra, que no salió de sus $600 mensuales, porque ella no podría pagar el tiempo que pasó en Barbados. Aquel que le dio este dinero, el mismo que le paga $540 por mes, le dijo a ella: “Te voy a dar como regalo de Navidad, dos meses en Barbados, y eso significaría que voy a pagar por todos tus gastos, incluyendo tu hotel y transporte.” Así que eso fue adicional.

Ella ha aceptado ese estilo de vida ahora. Y esa dama, antes de que todo esto sucediera, nunca había ganado más de setenta y cinco dólares por semana, en ningún momento de su vida. Ahora, eso era un humor: eso era un humor controlado. Ella era simplemente una recepcionista en un salón de belleza. Entonces, antes de irse a trabajar por la mañana, ella se tomaba su baño, según me dijo, y mientras estaba sentada allí, ella se sentía de la manera que esperaba sentirse, luego de haber tenido la confirmación de que ella ya tenía seguridad financiera. Ella se bañaba en eso, como si ya fuera así. Luego, el sábado por la noche de esa misma semana, fue informada (sobre estas noticias) por este hombre, quien no entretuvo este pensamiento hasta el miércoles de esa semana. Ella comenzó el lunes por la mañana, y este hombre le había estado diciendo durante los años que la conocía: “Yo nunca te daré ni un centavo, así que no estés esperanzada en recibir nada de dinero de mi parte.” Ellos eran amigos, tenían una amistad, pero él siempre le había dicho a ella: “Nos hemos divertido juntos. He pagado por todos los gastos en este mundo, como el teatro y todas estas cosas. Pero eso es todo lo que obtendrás de mi mundo.”

Y ella lo creyó, hasta que yo le dije a ella la semana anterior, “¿Acaso no lees mis libros? Vuelve a leer la historia de la dama que menciono en mi libro llamado "La Ley y La Promesa", y busca el capítulo llamado "Humores". Esa señora tenía casi tu misma edad, tenía cincuenta y seis, y tú me dices a veces que tienes cincuenta y cinco, otras que tienes sesenta y cinco, así que no sé. Pero yo diría que tienen las dos más o menos la misma edad. Así que vuelve a leer ese libro. Pero si no tienes tiempo de leerlo, déjame que te diga lo que ella hizo.” Así que le dije exactamente lo que esa dama hizo. Esto sucedió en un fin de semana. El lunes siguiente por la mañana, ella comenzó a ponerlo en práctica. Así que se lo dejé muy, muy en claro a ella, que ella es el poder operante. Saber qué hacer, y hacerlo, son dos cosas completamente diferentes. Así que ella lo hizo religiosamente por cinco mañanas. El sábado por la noche él le dijo a ella, “No tengo ganas de salir a cenar hoy, ¿Qué te parece si pedimos que nos envíen la cena arriba?” entonces, pidieron que envíen la cena arriba. Luego, él le dijo a ella, “Te di una sola mirada el miércoles por la noche, y me dije a mi mismo (llamándose a sí mismo por su nombre): ‘es mas tarde de lo que piensas.’” Así que al día siguiente, él fue a su fábrica en Pennsylvania, llamó a su departamento legal, y les dijo, “No quiero ningún peros ni cómos. No me importa cuánto cueste, quiero cierta cantidad de dinero, quiero que se le pague $540 por mes a esta dama, ¡y lo quiero ahora! No lo quiero el año que viene; ¡quiero que comience inmediatamente!” Entonces, el contador formuló todos los gastos de lo que costaría dar esa cantidad de dinero. Le dijo, “pero tus impuestos solamente costarían $28,000.” A lo que el hombre respondió: “No me importa… debe ser libre de impuestos. Esto es un regalo, es un regalo libre de impuestos, así que suma los $28,000 a eso; lo que sea que cueste para que esta dama, a su edad, pueda recibir por el resto de sus días terrenales ese dinero. Es más, el dinero es un regalo, en el sentido de que ella no tiene que pagárselo de vuelta a mi herencia, en caso de que ella me precediera en la muerte. Ella puede tirarlo por la borda. Puede donarlo a una perrera. Ella puede donarlo a quien se le dé la gana en este mundo. Es su dinero, pero ella no puede tocar el Capital Futuro, mientras viva. Puse esa cláusula solo para protegerla, porque yo sé que cuando alguien tiene ese tipo de capital, alguien puede enterarse, y entonces alguien podría sacárselo a ella. Así que esa es la cláusula: ella no puede disponer del Capital completo mientras esté viva. Pero puede regalarlo o dividirlo en su testamento cuando se vaya de este mundo." Por lo tanto, él pagó los $28,000 extra para hacerle un regalo libre de impuestos.

Eso es un humor. Si no has leído aquel capítulo, es el capítulo llamado “Humores” en mi libro titulado: “La Ley y la Promesa”. Tú captas un humor… y ¿Cómo se sentiría si fuera verdad? Bueno, entonces hazte a ti mismo la pregunta, “Supongamos que tengo tal y tal cosa, bueno, ¿Cómo me sentiría si fuese verdad? Luego, captas el sentimiento, y te pones ese sentimiento, tal como si te vistieras con un conjunto de ropa. Sabes, si realmente te pones un nuevo sombrero por primera vez, nadie sabe que es nuevo, pero tú piensas que todos saben que es nuevo, y te sientes incómodo en ese sombrero, hasta que lo usas. Bueno, el sentimiento de afluencia, cuando no sabes lo que es, el sentimiento es tan nuevo, que te sientes incómodo en ese sentimiento, igual a cómo te sentirías en un traje nuevo. Tú caminas por la calle… y un hombre compra un traje nuevo por primera vez, y él tiene que caminar por ahí, usándolo por algún tiempo, y él realmente tiene el humor de que todos saben que es nuevo. Se siente incómodo en aquel traje hasta que se acostumbra, igual que un par de zapatos nuevos. Nadie sabe o le importa realmente si tienes un traje nuevo, pero a ti te importa y tú sabes, y lo usas hasta que se sienta natural hacerlo. Bueno, tú te vistes de un humor hasta que se siente natural, y cuando se siente natural, ha tomado raíz, y crecerá y dará fruto en tu mundo. Así que estos son los humores. Tú puedes hacer que un humor sea muy natural en poco tiempo. Pero tú debes ponértelo.

Medita sobre esto y observa cómo... tú lees la biblia, y cada capítulo te está diciendo que debajo de la superficie, hay un mensaje para ti, para que incrementes tu alegría en este mundo. No lo modifiques, déjalo tal como está; y un día vas a experimentar aquel mensaje en las profundidades de tu alma. Porque, ¿Quién, al ver el salmo 42, podría pensar por un momento, que comulgar con uno mismo es lo que lo hace? Él comulga consigo mismo en este salmo. Y no funcionó… él comulga consigo mismo, pero no sintió el alivio que buscó. Y luego, tomó al tiempo, el tiempo pasado, y dijo, “Estas son las cosas que recuerdo”… y luego había un recuerdo alegre, todo sobre el recuerdo era feliz y alegre. Él se puso a tono con eso y dijo, buscaré y alabaré al Señor, aunque por el momento el alma no pueda, y el alma este abatida. “¿Por qué te abates, alma mía? ¿Por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez, Él es mi salvación y mi Dios.” (Versículo 5). Luego te pide que tengas esperanza, “¡Espera en Dios!” Y luego trata de reposar, y trata de encontrar descanso en esta esperanza. Porque primero que nada, él te pide que tengas esperanza en Dios, mucho antes de que lo escuches, o lo veas, o tengas una experiencia de él. Y luego trata de encontrar descanso en esa esperanza y esa simpatía de Dios… y algún día tendrás la experiencia. Por eso nunca me desespero cuando alguien me dice que es ateo, no hay diferencia alguna, un día él tendrá la experiencia de Dios; y no habrá diferencia alguna de lo que se haya dicho ahora, luego de la experiencia de Dios. Khrushchev tendrá algún día la experiencia de Dios, Stalin tendrá algún día la experiencia de Dios, y en el final todas sus manos chorreantes de sangre, serán lavadas hasta quedar limpias. No importa lo que él haya hecho, todo será lavado hasta quedar limpio. Pero hoy, él alardea sobre el hecho de que no hay un Dios.

Pero les digo, yo sé por experiencia, no solo que sí existe Dios, Dios es amor, amor infinito, así que siempre puedes dirigirte a él. Y el día vendrá en que no habrá nadie a quien dirigirse porque él habrá completado su regalo, y su regalo es darse a sí mismo a ti. No un pedacito o parte de él, él va a darse completamente a ti; por lo que no vas a comulgar con él, sino que serás él. Será auto-comulgar desde ese momento en adelante. Aun así, no te roba la alegría de saber sobre aquella presencia infinita que una vez te abrazó, y te hizo uno con él mismo. Y tú conociste por esa experiencia, la alegría de vestir la forma divina de luz; porque el amor realmente es la forma humana divina, y tú una vez has tenido la alegría de vestirla. Y, sabes, aunque no puedas verla, y el ojo mortal no puede verla, aun así jamás se desprenderá de ti. Tú eres incorporado a esa forma humana divina. Un ojo no puede verla, pero tú la sientes. Y nunca estarás, en ningún momento, inconsciente del hecho de que lo estás vistiendo. Desde ese mismo momento en que eres incorporado, tú estás completamente consciente del hecho de que vistes esa forma. Y las cosas, bueno, podrían ser más sensibles que el hombre, pero muchos pájaros lo han percibido, muchos animales lo han percibido, y te han hecho completamente conscientes del hecho de que ellos están conscientes de eso. Y ni lo puedes mencionar porque no tiene sentido alguno para cualquier persona normal. Pero luego, algo que es un ser volador, un pájaro; y ese pájaro será detenido en movimiento. Eso lo hace muy, muy consciente del hecho, completamente consciente, del ser que tú eres.

A mí me ha sucedido una y otra vez, hasta con un pequeño zorzal. Cuando yo vivía en Beverly Hills, este pequeño zorzal, cada día de su vida - y yo estuve allí diez meses - me traía su regalo. Su regalo era una ramita; venía directo hacia arriba, seguía mis pasos, me miraba primero para atrapar mi atención, y luego la tiraba delante mío. Luego, un día, obtuvo lo que quería. Quería entrar a mi casa, así que se lo permití. Caminó por allí, completamente domado, y luego abrí la puerta, y a afuera se fue otra vez. Pero no hubo un día que no viniera a darme un regalo. El regalo, para él, un regalo maravilloso, una ramita. Yo no alimentaba al pájaro, no lo alentaba, ni lo alimentaba, pero estaba completamente al tanto de su conocimiento, y de lo que él sabía.

Así que Blake hizo esta declaración: “¿Cómo sabemos si cada pájaro que corta el viento aireado, no es un infinito mundo de deleite cerrado a nuestros cinco sentidos?” él no estaba solo en su visión del pájaro, del mundo del pájaro. Víctor Hugo lo vio y lo describió bellamente. Muchos místicos lo ven, y lo describen bellamente. Pero nosotros pensamos que son simplemente pájaros. Y cada pájaro que corta el viento aireado, es un inmenso mundo de deleite cerrado a nuestros cinco sentidos. El hombre no tiene idea lo que se tiene preparado para él, cuando el regalo es completado, y sus ojos se abren, y él está vistiendo la forma humana divina. Pero mientras tanto, usen a estos humores sabiamente. Toma a cualquier persona, y ponte a ti mismo, en un buen humor en relación a ellos; ayúdalos. Ayuda a cada ser en este mundo y hazlo amorosamente, no te cuesta nada. Entra en el humor de que alguien te contó buenas noticias respecto a si mismo, maravillosas noticias; y no esperes por confirmación, cree en la realidad de aquel acto imaginario, y continúa por tu senda.

Hay una dama esta noche, en esta audiencia, no la he visto por un largo tiempo. De hecho, suelo sugerirle que no venga. Ella viene sola, viene desde muy lejos, y manejar por la noche no es la cosa más fácil del mundo para ella. Pero conozco su problema, porque su marido lo tuvo, y cada doctor en medicina confirmaba al otro doctor, que está herida abierta en su costado, jamás se sanaría. ¡Nunca podría sanarse! Él solía volver al hospital de vez en cuando, para más tratamiento, pero todos le aseguraron que jamás se sanaría - no crecería ningún tejido, en absoluto. Dos meses atrás, ella le dijo a él, “Ahora, veamos aquí, detengamos esta tontería. Tú y yo conocemos este principio, sabemos cómo funciona. Mírame a los ojos y observa la expresión en mi cara, cuando yo sé que esa cosa está curada; y yo voy a ver a tu cara cuando me lo cuentas.” Y él fue a trabajar haciendo esto, y lo hacía diariamente. Practicaban esto religiosamente. Él le dijo a ella recientemente, “Tengo que ir al hospital. Llámalos y consígueme un turno para mi hoy. Esta cosa no se quedará en mi costado.” Sacaron un turno, fueron a ver al doctor, el doctor de la familia, y él le echó un vistazo a esto. Dijo: “¿Por qué no permanece en el costado?” Luego lo examinó, le sacó rayos x, y dijo, “¡Esto es un milagro! Nadie va a creerlo pero ha crecido tejido, por eso es que no permanece allí. Y no necesitas ninguna operación para limpiar lo que está allí ahora. Podemos dejarlo tal como está. El tejido ha comenzado a crecer de la manera más maravillosa, y nada puede permanecer ahí porque el tejido lo empujará hacia afuera. Está creciendo todo.” Él tenía eso como la espina en el costado de Pablo, un recordatorio constante de su propia mortandad. Ahora los doctores lo han visto, y los rayos x lo confirman. Allí tienen otra historia de un caso real. Bueno ¿¡No es maravilloso!? ¡Todo por el uso de la imaginación!

Así que les pido que simplemente lo traten de manera natural, pero seriamente, y créanme cuando les digo que un acto imaginario crea el hecho. Y todo el día, tú y yo, estamos creando toda la confusión en el mundo, o la alegría en el mundo, dependiendo de lo que experimentemos. Tal como la pequeña niña, a 6,000 millas de distancia, simplemente causó que una persona complete una orden que no existía. Eso es exactamente lo que ella quería, y así le llegó.

Guardaré las otras historias para la próxima vez. Pero aunque tenga muchas ahora, no dejen de mandar. Escríbanlas y escríbanlas y escríbanlas, para que así yo pueda compartirlas con todos los que vengan aquí. Las quiero por centenares. Tengo un par de semanas más, y todavía quiero tantas como pueda recibir, confirmando la verdad de lo que estoy hablando aquí.

Ahora, vayamos al silencio.



Traducido por Laura Arrojo
La conferencia original en inglés es BE MASTER OF THE MOOD (Neville Goddard – 04-10-1964
) 



VIDEOS de Neville Goddard en español en YOUTUBE: << AQUÍ >>

AUDIOS en MP3 de todas las conferencias de Neville: << AQUÍ >>

PDF de todas las conferencias de Neville Goddard: << AQUÍ >>