~ "La imaginación crea la realidad." (Neville Goddard) ~


sábado, 29 de diciembre de 2012

CONSULTORIO ONLINE

Como me escribe gente constantemente para preguntarme cosas sobre Neville Goddard y la Ley de la Atracción, y dado que responder a todo el mundo implica dedicar una parte importante de mi tiempo, he decidido abrir un consultorio online por email. Los interesados me pueden contactar en esta dirección: consultasmanu@outlook.es y yo gustosamente les explicaré las condiciones de uso. También puedo imaginar por ti tu deseo cumplido.

consultasmanu@outlook.es

Atentamente,
Manu Anderson

sábado, 15 de diciembre de 2012

EL MITO DE JESUCRISTO

Nota aclaratoria de Manu Anderson: El Cristo esotérico y místico del que habla y enseña Neville Goddard es genuino, pero el otro, el histórico, es un invento.

La Biblia no es historia. Ni Moisés, ni Abraham, ni Jesús... existieron jamás. No hay absolutamente ninguna prueba histórica ni arqueológica, ni siquiera una sola — 0 pruebas en toda la tierra — de la existencia de alguno de ellos. La Biblia es revelación divina y sus autores, que eran iluminados, trataron de transmitir esas revelaciones divinas en forma de cuentos para que las masas no iluminadas pudieran entenderlas, pero resulta que las masas no entendieron nada sino que tomaron esos cuentos por historia. Es como si tú me hablaras de Batman y me enseñaras un tebeo o un cómic diciéndome que ésa fue su vida y obra y yo me creyera que realmente existió.

Ningún documento de la época, de fuente no-cristiana, hace mención a Jesucristo o a su figura.

Los historiadores se contradicen entre sí, pasando de la idea de un Jesús "mágico" a buscarle un sentido simbólico y basarlo en un personaje histórico.

Los evangelios se contradicen todavía más. En la etapa de la resurreción sobre todo, según Mateo, Jesús apareció en algún lugar entre la tumba y Jerusalem, para Juan fue fuera de su tumba, para Marcos apareció a 130 km de Jerusalem, y para Lucas a 11km de dicha ciudad, qué curioso.

En las epístolas paulinas no se menciona por ningún lado a Jesús de Nazaret, y es curioso, porque el objetivo de estas cartas era instruir a los cristianos sobre el modo de difundir su doctrina.

Resumiendo, el relato mítico se compone de pequeñas fracciones de relatos irreducibles que suelen repetirse en diferentes culturas.


Por otro lado, profundicemos en las fuentes no cristianas que hacen mención a Jesucristo.


Flavio Josefo: Nacido tras la supuesta muerte de Jesús. Además sitúa a Jesús en las revueltas del año 66, lo que no tendría ningún sentido.
Fuente indirecta no contemporánea y contradictoria

Plinio el Joven: Escribe 70 años después de su vida y basa todas sus conclusiones en testimonios de gente que no vivió durante la supuesta vida de Jesús. Tiempo más que suficiente para crear un mito.
Fuente indirecta no contemporánea basada en rumores

Tácito: Basa sus conclusiones en rumores, hasta llega a admitirlo.
Fuente indirecta no contemporánea basada en fuentes indirectas no contemporáneas

Suetonio: Coloca a Chrestus (que no Cristo) en Roma en el año 60.
Fuente indirecta no contemporánea y contradictoria

La carta de Mara Bar-Serapion: No alude a Jesús y está plagada de errores.
Fuente indirecta no contemporánea e irrelevante

¿Qué nos queda?

No existen fuentes directas.
No existen fuentes indirectas contemporáneas.
No existen fuentes indirectas basadas en fuentes directas.

Sí existen fuentes indirectas no contemporáneas basadas en rumores y llenas de contradicciones.

____________________

UN POCO DE HISTORIA

Según el cristianismo, Jesucristo nació de una virgen el 25 de diciembre, una estrella en el Este anunció su nacimiento, tuvo doce discípulos, hizo milagros, murió por tres días y resucitó.

Según los antiguos egipcios (año 3.000 antes de Cristo), el dios Horus nació de una virgen el 25 de diciembre, una estrella en el Este anunció su nacimiento, fue adorado por tres reyes, a los doce años de edad ya impartía sus enseñanzas, fue bautizado a los 30 años y tuvo doce discípulos.

Según los hindúes (900 A. de C.), Krishna nació de una virgen, una estrella en el Este anunció su nacimiento, hizo milagros y resucitó tras la muerte.

Según los antiguos griegos (1.200 A. de C.), Attis nació de una virgen el 25 de diciembre, murió crucificado, fue enterrado durante tres días y resucitó.

Según esos mismos griegos (500 A. de C.), Dionisio nació de una virgen el 25 de diciembre, hizo milagros, fue considerado 'Rey de reyes' y 'Alfa y Omega', y resucitó tras su muerte.

Según los antiguos persas (1.200 A. de C.), Mithra nació de una virgen el 25 de diciembre, tuvo doce discípulos, hizo milagros, murió durante 3 días y resucitó.


En la imagen superior podemos ver a algunos de los muchos dioses clónicos que no son más que representaciones del culto solar. Pero ya que "Como es arriba, es abajo", encontramos que dentro nuestro también hay un poder que gobierna toda vida, así como la vida de este planeta depende por completo del sol. Sin el sol, este planeta tal como lo conocemos estaría muerto. De ahí que desde la antigüedad el "astro rey" fuese venerado como a un dios. Por ese motivo todos estos "dioses" son iguales, están hablando de lo mismo, y por eso no hay ninguna prueba histórica ni arqueológica de la existencia de ninguno de ellos, porque simplemente no existieron. Luego hubo y hay individuos que se dieron cuenta de que podían tomar el poder de las naciones y controlar a las masas aprovechándose de la ignorancia y el fanatismo extremo al que llegan las personas cuando les inculcas una serie de creencias, sobretodo acerca de dioses a los cuales temer. De ahí surgieron las religiones, el negocio perfecto y la herramienta de control perfecta. A dónde llevó todo eso lo vemos a lo largo de la historia hasta llegar a la actualidad.


25 de Diciembre: Dia del Sol Invictus

http://nevilleenespanol.blogspot.com.es/2013/12/25-de-diciembre-dia-del-sol-invictus.html



Sobre las fiestas cristianas (O más bien paganas)

http://blogs.tercerainformacion.es/laescarpadasubida/2007/11/05/sobre-las-fiestas-cristianas-o-mas-bien-paganas/



Jesucristo no existió, no fue un personaje histórico

http://el-ateo.blogspot.com.es/2007/11/resumen-de-jesucristo-nunca-ha-existido.html

 

El mito de Jesús de Nazaret. Entrevista a Colin Rivas. Periodista, escritor y arqueólogo.

2/02/2008
Nazareth, como pueblo o localización, nunca fue mencionado en la Biblia, en la Torah o en otros libros históricos romanos. Además, se conoce que esta ciudad no existió hasta el siglo II. Horus, Buda, Jao de Nepal, Krishna de la India, Odin de los escandinavos, Thor de los galos... se han recabado hasta un total de 29 Mesías distribuidos a lo largo de todo el planeta y semejantes a Jesús. Los antiguos medían el Gran Ciclo Solar de 26 mil años, calculando que cada constelación dura aproximadamente 2.150 años o Eras. Al inicio de cada una, el sol entra en el grado 30 y sale en el 33. La Amanita Muscaria es una seta empleada con medios curativos, alucinógenos y religiosos por los antiguos Esenios. Este hongo originó e influenció varios cultos como el Judaísmo y el Cristianismo. Buda nació de Maya, una virgen que fue considerada la reina de los cielos. Horus nació de la virgen Isis, un 25 de diciembre en una cueva. Krishna, el Dios Hindú, nació de una virgen llamada Devaki... Sin duda demasiados paralelismos con el origen de Jesús. Salvo que todos ellos, sucedieron miles de años antes de su nacimiento. Diversos dioses pre-cristianos y contemporáneos a Jesús, dieron forma y perfilaron al actual Catolicismo Apostólico Romano. Una unificación de poderes de todos estos seres, con el fin de fusionar los distintos cultos y doctrinas del imperio Romano, y así, tener un mayor control e influencia sobre las masas.





Jesús de Nazaret (con Colin Rivas) - 2da entrevista




La Sábana Santa es una obra de Giotto de 1315

http://foto.panorama.it/Se-la-sacra-Sindone-e-un-opera-di-Giotto



"LA HISTORIA MÁS GRANDE JAMÁS CONTADA"

En el video se describen las similitudes que se encuentran entre los mitos de distintas religiones antiguas con el cristianismo. Para ello, se comparan elementos extraídos de la Biblia y de la posterior tradición católica romana con descripciones de dioses de otras civilizaciones anteriores al cristianismo, principalmente de la mitología egipcia, llegando a la conclusión de que la figura de Cristo no es sólo una historia de un hombre de hace 2000 años, sino un mito que representa una fuerza universal, que se ha manifestado en todas las religiones del mundo.



____________________

Jesucristo Nunca Existió
por web Friday, Mar. 24, 2006 at 7:49 PM
La historia viene repitiendo desde hace 4000 años o más el mismo mito con ligeras variantes
Jesucristo nunca existió
Días antes de las últimas navidades EL PAIS SEMANAL publicaba un extenso, aunque vacío, artículo sobre la existencia histórica de Jesucristo. Es un tema que creíamos superado, pero ante la expectación generada, las «cartas al director» publicadas posteriormente y la rabiosa reacción eclesiástica nos sumergimos en el tema. Reproducimos a continuación un artículo aparecido en el boletín nº 33 de la Escuela Libre Paideia (Mérida).

En los cinco libritos titulados «Jesucristo nunca ha existido» (De Emilio Bossi. Publicaciones Acratas: El Sembrador. Edita CNT de Andorra) se puede leer, y se debe, que en realidad Jesucristo no existió, no fue un personaje histórico. Los griegos y los romanos no oyeron hablar de él, su nombre no aparece en obras profanas hasta un siglo después y aún así indirectamente, a propósito de movimientos y de las persecuciones de la secta cristiana. En el mismo judaísmo no dejó una impresión muy duradera. Filón muerto hacia el año 50 nada sabe de él. Josefo nacido en el año 37 y que escribió hasta finales de siglo sienta su condena en algunas líneas como un suceso vulgar y al enumerar las sectas omite a los cristianos.

Un escritor hebreo, Justo de Tiberiades compuso una historia hebrea desde Moises hasta finales del año 50 y no cita siquiera el nombre de Jesucristo.

Plutarco nacido 50 años después de Jesucristo, historiador eminente y concienzudo no pudo haber ignorado, de conocerla, la existencia de Cristo y «sus proezas». Séneca no dice una palabra de Cristo aunque hablando de los cristianos no los distingue de los hebreos.

El mismo silencio de la historia hacia Jesús, se produce hacía los apóstoles acerca de los cuales no existen más documentos que los eclesiásticos.

Los únicos autores profanos que han hablado de Cristo fueron el historiador hebreo Josefo, Tácito, Suetonio y Plinio. Se demuestra que Suetonio y Plinio entran en contradiciones y se excluyen uno a otro y las pocas líneas de Josefo y Tácito han sido falsificadas. Por si fuera poco, ninguno de los que debieron tener tratos con Jesús, como Pilatos, Hanán, Caifás, etc., dejó rastro en su historia de estas relaciones. Los únicos testimonios que hablan de la vida y obra de Jesucristo son los evangelios y datan de los siglos III y IV y no son prueba de la existencia de tal personaje.

La vida, el pensamiento, la acción, la palabra, la doctrina de Cristo no existe en los evangelios, como no sea en cuanto son predichos por los profetas o previstos por el Antiguo Testamento. Si nace en Betlem, van a Egipto, si Herodes ordena la matanza de los inocentes, si vuelve a Galilea y vive en Nazaret (para poder llamarse Nazareno), si encuentra a Juan Bautista, va a Cafarnaun, sana endemoniados, cura muchedumbres y les prohibe que lo divulguen, habla en parábolas para no ser comprendido, Judas le traiciona, en la cruz pide de beber, etc..., es para cumplir las Escrituras y las profecías. Cristo ni dijo ni fue él mismo, más que lo que la Escritura había ordenado que hiciera o fuera.

Por si fuera poco, existen numerosas contradiciones y omisiones entre los cuatro evangelistas. Mateo y Lucas dan distintas versiones de la genealogía de Jesús. En cuanto al viaje de María y José, Marcos y Lucas se contradicen en si pasan o no por Jerusalén, si huyen a Egipto o no. Marcos y Juan nada dicen de la infancia de Jesús. Hay contradicción en cuanto a dónde vive y sus viajes a Jerusalén donde es conocido o no. Las hay también en si Juan Bautista conoce o no a Jesús, en el día de la última cena, en la escena del huerto de Getsemaní, ni en la hora de la muerte.

En otro lugar de esta obra se pregunta el autor que si Jesucristo nunca existió, cómo y por qué fue inventado, para pasar a demostrar que otros personajes análogos e idénticos le precedieron en la historia de los mitos.

En la antigua India hubo más de un Dios redentor, Vischnu se encarnó nueve veces, tomando forma humana para redimir a la humanidad. En la octava se encarna en Cristna y en la novena en Buda.

Cristna nace de una virgen y está vaticinado en los libros sagrados indios. Su venida le es revelada a la madre de la virgen para dar el nombre de la misma y que se sepa el destino del que ha de venir. Hay un tirano que al enterarse en sueños de tal nacimiento y que le destronará ordena una matanza de los niños nacidos esa noche, el día del nacimiento (en un redil) es adorado por pastores. En fin que resucita muertos, cura leprosos, devuelve vistas y oídos. Un día que se enfadó con sus seguidores se les aparece con el rostro rodeado de tanta luz que estos no pueden resistirlo. A raiz de este hecho le llamaron JEZCUS CRISTNA (nacido de la pura esencia divina). Todo eso ocuría 3.500 años antes de nuestra era.

La novena encarnación es como Buda. Fue revelada en sueños a su madre la grandeza del hijo y el carisma que éste tendría entre sus semejantes. Escoge para nacer una casta principesca (como Jesús). La madre de Buda se llamaba Maya o Maïa y le concibió fuera de toda relación sexual. Dotado de gran inteligencia maravilló los doctores con su sabiduría, abandonó el lecho materno para cumplir su misión. Fue tentado varias veces por el demonio pero salió victorioso de ellas. El más celebre de sus discursos fue «El sermón de la montaña», (como el de Jesús), tuvo su discípulo traidor y sus dos discípulos diametralmente opuestos, lo mismo que Pedro y Juan. Después de su muerte se aparece a sus discípulos en forma luminosa con la cabeza rodeada con una aureola. En el budismo se encuentran todas las prácticas religiosas del cristianismo y cuando los misioneros católicos se encontraron por primera vez con los monjes budistas, creyeron en un engaño del diablo.

Mitra es el dios redentor de Persia. Llamado también Señor, «nace» en la gruta de una virgen, el mismo día que andando el tiempo «nacerá» Cristo, el 25 de Diciembre, o sea el solsisticio de invierno. La madre, como no podía ser menos, permanece virgen después del parto. Se anuncia astrológicamente por una estrella que aparece en el Oriente y unos magos le llevan perfumes, oro y mirra. Muere como Cristo en el equinocio de primavera y sus penas redimieron a la humanidad.

En Egipto también tenían su Dios redentor en Oro (Osirapis o Serapis). Nacido de una virgen en el solsticio de invierno, muerto en el equinocio de primavera y también resucitado. Tuvo su huida llevado por la virgen Isis en un asno.

También Baco (llamado Salvador) nacía en el solsticio de invierno, después de muerto bajaba a los infiernos y resucitaba. La mitología del antiguo testamento se basa en estos conceptos fundamentales: Dios, la creación, la caída de los angeles, el Edén, la serpiente y el pecado original, el diluvio, la torre de Babel, los ángeles y los demonios, el Paraiso y el infierno, los Patriarcas, un legislador inspirado y los profetas. Pero esta mitología no es original, pues la tuvieron otros pueblos antes que el hebreo.

Un Dios nacido de una virgen -dice Dupuis-, en el solsticio de invierno, y resucitado en la Pascua, después de haber descendido a los infiernos; un Dios que lleva tras de sí un cortejo de doce apóstoles correspondientes a las doce constelaciones, y que hace pasar a la humanidad bajo el imperio de la luz, no puede ser más que un Dios solar, copiado de tantos mitos heliosísticos que abundan en Oriente. 

FUENTE

miércoles, 12 de diciembre de 2012

VIVE EN EL FINAL (Neville - 19 de Julio de 1968)

Neville Goddard (19 de Julio de 1968)


VIVE EN EL FINAL


Yo me atrevo a decir que cada uno aquí diría “Sí” a la afirmación de las Escrituras: “Con Dios, todas las cosas son posibles.” (Marcos 10:27)

No creo que tú estuvieras aquí si no creyeras en Dios, y el Dios para el que todas las cosas son posibles. Pero quizás nosotros nos detenemos justo ahí, y separamos al hombre de Dios; y mi propósito es mostrarte que no somos dos, que somos Uno, – que Dios efectivamente se convirtió en hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios.

Así que dejadme, ahora esta noche, daros mis razones para mis afirmaciones. Vamos al Evangelio de Juan y se nos dice que: “La Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.” (Juan 1:14) Bueno, esa es una mala traducción. La palabra traducida por “entre” es la preposición griega “en”, “dentro”. “La Palabra se hizo carne y habitó dentro de nosotros”, – “en nosotros”. (Juan 1:14)

Juan usó el plural “nosotros” para la naturaleza de la que nos componemos; que la Palabra de Dios, que es definida en las Escrituras como el poder creativo y la sabiduría de Dios, no se puso en alguna persona entre los hombres, pues entonces ese supuesto uno habría avanzado, y no más; pero Cristo, para salvar a todos, no hizo a este o a ese hombre su habitación, sino que “habitó en nosotros.”

Esa misma Palabra creativa que creó el universo y lo sostiene, ¡habita en nosotros! Por tanto, “con Dios todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27), y por tanto con el Hombre todas las cosas son posibles. Así lo afirma en un libro Mateo: “Con Dios todas las cosas son posibles”; pero en Marcos él afirma: “Todas las cosas son posibles para él,” queriendo decir el hombre, “el que cree”. ¿Puede creer el hombre?

Así, esta Palabra creativa está en nosotros. Bueno, ¿qué es esta Palabra creativa? ¡Es tu propia maravillosa imaginación humana! Eso es Cristo en el hombre. El hombre es todo imaginación, y Dios es el hombre, y existe en nosotros, y nosotros en Él. El cuerpo eterno del hombre es la imaginación, y eso es Cristo mismo; el divino cuerpo Jesús; nosotros somos sus miembros.

Así, cuando tú dices “Yo soy”, ese es Él. Ahora, ¿puedes creer que tú eres ahora el hombre que te gustaría ser, aunque en el momento de tu asunción la razón lo niegue y tus sentidos lo nieguen? ¿Puedes concebir realmente una escena que, si fuera verdad, implicaría el cumplimiento de tu sueño? Simplemente imagínala. Ciertamente puedes imaginarla, pero el problema es: ¿la creerás? ¿Creerías en la realidad de la cosa imaginada?

Si yo pudiera en este mismo momento imaginarme a mí mismo en un estado – absolutamente cualquier estado – y habitar en él; bueno, ahora, ¿qué es “habitar en él”? Bueno, yo estoy habitando en él. Bueno, ¡eso es Cristo! Y eso es el poder resucitador del universo. Así, si yo permanezco en un estado, lo resucitaré y lo objetivaré en mi mundo.

Pero yo tengo que seleccionarlo y entrar en ese estado. Si el espectador pudiera entrar en cualquiera de esos estados en su imaginación, abordando el estado en el carro incandescente de su pensamiento contemplativo – ¿Cómo sería si fuera verdad? ¿Cómo me sentiría si yo fuera ahora el hombre que me gustaría ser? ¿Cómo sabría que podría convertirme en él?

Bueno, primero, mientras yo asumo que lo soy, déjame pensar en mis amigos – aquellos que realmente se regocijarían conmigo si fuera verdad. Déjame imaginar que los estoy viendo con mi ojo mental. ¿Cómo me ven ellos? Si lo que estoy asumiendo es verdad, ellos deberían verme como yo me estoy viendo a mí mismo; y si son amigos, ellos deberían regocijarse conmigo. Así, déjame ahora asumir que estoy viendo reflejado en la cara de un amigo eso que, si yo lo viera, implicaría que él ve en mí eso que yo he asumido que soy. ¿Funcionará eso? ¡Inténtalo! Yo te digo, por mi propia experiencia personal, que funciona.

Como se nos dice en Corintios: “¿No te das cuenta que Jesucristo está en ti?” a menos, por supuesto, que dejes de someterte a la prueba.” (Segunda Corintios 13:5, traducción de Moffatt) Ahora somos retados. Él dice: “Ven, ponte a prueba y ve.” (Segunda Corintios 13:5, Moffatt)

Bueno, así es como yo me pongo a prueba a mí mismo. Si Cristo está en mí, y todas las cosas son posibles para Cristo, entonces yo debo descubrir quién es Él. Bueno, yo le he encontrado como mi propia maravillosa imaginación humana; y a causa de que él habita, – no sólo en mí, habita en nosotros, – todo es posible para cada uno en el mundo. Y, así, ayudas más al hombre diciéndole quién es Cristo. Tú podrías darle todas las cosas en el mundo que él necesite; volverá por más mañana a menos que sepa quién es Cristo.

Puedes darle el mundo entero a cualquiera de ellos; lo gastarán – lo agotarán – si no saben quiénes son. Pero dile quién es, y él no necesitará nada más que el conocimiento de quién es y la aplicación de ese conocimiento; pues nosotros somos el poder operante. ¡No funciona por sí mismo! Yo puedo decirte que tu imaginación es Cristo, y quizás tú me creerás, pero a menos que tú realmente lo tomes hasta el punto de trabajar sobre ello y hacerlo funcionar, no significa nada.

Bueno, si esta noche, yo realmente lo creo, no permitiría al sol ponerse en mi sueño a menos que yo me sienta justo en la situación del deseo cumplido. No es necesario que sea un deseo para mí mismo; podría ser un deseo para un amigo, para cada uno en el mundo, porque Cristo habita en todos y Cristo es la verdadera identidad de cada hombre; entonces todo el mundo debe ser yo mismo “exteriorizado”. No puede haber otro si Dios es uno; por lo tanto, me digo a mí mismo, como al aparente otro, ¿qué haría si yo fuera tú, y en vez de darle la cosa que necesita físicamente, le dijera cómo obtenerla por él mismo?

¿Cómo te sentirías si ahora tú fueras la persona que tú quieres ser? ¿Cómo verías el mundo si las cosas fueran como tú deseas que sean?

Ahora, esto es lo que quiero decir por “vivir en el final”. Robert Frost, justo el año antes de que partiera de esta esfera, escribió esta historia para la revista Life, y él dijo: “Los Padres Fundadores no creyeron en el futuro,” – ¡qué choque, que ellos no creyeron en el futuro! “Ellos se creyeron en él.” Dijo: “Nosotros estamos siempre imaginando por delante de nuestra evidencia”, y lo más creativo en un hombre es creerse en una cosa. Ellos no tenían evidencia para apoyar su reclamación de la democracia, estaban bajo un rey, cuando echaron al rey y comenzaron a simplemente construir un concepto del futuro. No creyeron que el mero paso del tiempo podría traerles ese sueño; ellos se creyeron en él, y esos hombres creyeron implícitamente en la Palabra de Dios. Y creyeron que si yo sé lo que quiero cuando rezo, y creo que lo he recibido, lo habré recibido. Bueno, si ese precepto es cierto – literalmente cierto – para ser aceptado literalmente y cumplido literalmente – bueno, ¿entonces qué estoy yo haciendo no creyendo?

Yo debo efectivamente saber exactamente qué me gustaría ser; y descubriendo qué me gustaría ser contra lo que parezco ser, ¡atreverme a asumir que yo lo soy! Y mi asunción, aunque falsa, si persisto en ella, se materializaría en un hecho. (Anthony Eden) Eso lo sé por mi propia experiencia, y sé que es una ley; por lo tanto, si alguien no se está convirtiendo en la persona que le gustaría ser, y me dicen, “Bueno, yo una vez lo imaginé y no funcionó”, ¿entonces qué estás haciendo ahora que aún no lo estás imaginando?

Si imaginar crea la realidad, ¿qué estás imaginando? Pues si Cristo es el único poder creativo en el universo, y yo lo identifico con mi propia imaginación, entonces mi imaginación está creando la realidad. Así que ¿qué estoy imaginando?

Escojo el periódico de la mañana, y me estoy alimentando con todo lo que yo no debería festejar – todos los horrores del mundo, todos los estados negativos del mundo; después de haberlo leído durante una hora, luego debo o regurgitarlo o, de algún extraño modo, borrarlo, porque yo no puedo ir por la vida alimentándome de tal absurdo. Pero si yo realmente sé lo que quiero, lo que tú quieres, lo que nosotros queremos, y me convenzo a mí mismo de que lo tenemos, – si mi premisa de que imaginar crea la realidad es sensata, yo debería en un futuro no distante oírte contarme que ¡ha funcionado! Para que tú y otros me cuenten, y yo a su vez te cuente, e ir por la vida compartiendo estas maravillosas noticias con los demás.

Así, yo digo, vive como si fuera verdad – exactamente como si fuera verdad. Ese pasaje de Shakespeare – nos han enseñado desde el estado primitivo que lo que es, fue deseado hasta que fuera. Aquí lo encontramos en César: “El que es, fue deseado hasta que lo fuera.” (Julius Caesar, de W. Shakespeare) Él no nació César, el rey; sino que fue una ambición cumplida, porque él fue deseado para ello. Él lo deseó, vivió en el estado; y todo se reajustó para conformarse a ese estado al cual él fue fiel.

Yo lo veo en mi círculo inmediato: aquellos que no hubieras pensado ni por un momento que se harían prominentes, pero desearon ser prominentes; aquellos que desearon tener éxito, como ellos concebían el éxito, – no hay dos que vean el éxito de la misma manera; algunos lo ven a través de los ojos de la riqueza, otros a través de subir en alguna profesión, otros de alguna otra manera, – bueno, lo que ellos conciban que sea, pueden realizarlo, si noche tras noche ellos duermen en la asunción de que son ahora lo que les gustaría ser.

Así que volvemos: si la Palabra es verdaderamente la que crea el sistema en el cual vivimos: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios.” (Juan 1:1) “Por Él todas las cosas fueron hechas, y sin Él no fue hecho nada de lo que fue hecho.” (Juan 1:3) – no, ni siquiera las llamadas cosas desagradables; pues si todas las cosas fueron hechas, Él tiene que ser responsable de las cosas desagradables también.

Así, se nos dice en las Escrituras: “Yo mato y Yo hago vivir; Yo hiero y Yo sano.” (Deuteronomio 32:39) – Yo creo la bendición; Yo creo las maldiciones; pero ahora yo debo elegir la vida. Elige las cosas agradables, pero no digas que hay otro creador; pues si hay otro creador, entonces estamos en conflicto. Así que mi propia imaginación puede convocar cosas desagradables si yo habito en ellas, o cosas agradables; pero no puede haber dos dioses. No puede haber dos creadores. Y si yo puedo encontrar a ese Creador e identificarle con mi propia maravillosa imaginación humana, entonces yo no puedo “escurrir el bulto”. No me puedo volver hacia nada y culparlo por las cosas que están sucediendo en mi vida.

Sé que muchos de nosotros no estamos discriminando, y cuando vemos nuestra propia cosecha no la reconocemos. No podemos concebir que nosotros, de alguna extraña manera, permitimos que esas cosas fueran alimentadas por nosotros. ¡Pero lo hicimos! No podría haber llegado a pasar de ningún otro modo. Así que si yo lo creo y lo acepto, entonces viviré según ello; y entonces cuando yo sé lo que quiero para cualquiera, – y esto va para todo en este mundo – entonces, ahora – en este mismo instante, tú deseas felicidad en el matrimonio. Tú dices: “Bueno, no hay una persona en mi mundo que sea elegible. No conozco a nadie.” Tú no tienes que conocer a nadie. Todo lo que tienes que hacer es decidir dentro de ti mismo lo que quieres. Ahora, ¿qué harías si fuera verdad? Llevarías un anillo en el único dedo que implicaría que alguien lo colocó ahí – ¿alguien que tú admiras? Bueno, entonces llévalo ahí. No lleves un anillo físico. Ponlo sólo como si él lo hubiera colocado ahí, y duerme sintiendo que lo que estás sintiendo es real. No digas: “Es todo imaginación.” Ciertamente lo es, porque todo imaginación es Cristo; por lo tanto es todo realidad. Así, cuando dices “Eso es sólo mi imaginación”, estás simplemente diciendo “Eso es sólo una cosa llamada Cristo”, cuando tratas a la imaginación de ese modo.

¿Hay algo en este mundo que no fuera primero imaginado? Nómbrame o señálame una cosa en este mundo, que ahora se considere real, que no fuera primero sólo imaginada. Lo que ahora está comprobado fue una vez sólo imaginado. Por lo tanto, esta es una afirmación verdadera: “Todas las cosas fueron hechas por Él” (Juan 1:3), y Él es tu propia maravillosa imaginación humana. Toda la realidad objetiva es únicamente producida a través de imaginar. Las ropas que lleváis, las sillas en las que estáis sentados, esto en lo que estamos ahora colocados, todo fue una vez sólo imaginado.

Ahora esta noche, descubre exactamente qué es lo que tú – no lo que “ellos” piensan que deberías querer –, lo que tú quieres. No pidas permiso a nadie. No necesitas permiso de nadie; sólo necesitas tu propia decisión. ¿Qué quiero yo? Ahora, ¿cómo sería si fuera verdad? ¿Qué sentiría yo si fuera verdad? Ahora captura el estado de ánimo, y trata de dar a ese estado de ánimo toda la vividez sensorial de la realidad – todos los matices de la realidad –, y luego duérmete en él igual que si fuera verdad. Y luego espera lo inevitable.

Lo inevitable es que tú vas a resucitarlo y objetivarlo en la pantalla del espacio, y luego el mundo lo llamará real; y puede que no te crean. Realmente no importa. Si les dices que llegó a pasar porque tú simplemente lo imaginaste, – no, ellos señalarán la serie de acontecimientos que llevaron a ello, y le darán el crédito al puente de incidentes a través del cual caminaste hacia el cumplimiento de ese estado, y señalarán alguna cosa física que fue la causa. No, la causa es invisible, pues la causa es Dios, y Dios es invisible para el ojo mortal.

¿Quién sabe lo que estás imaginando? Nadie lo sabe; pero tú puedes sentarte e imaginar, y nadie puede impedirte hacerlo; ¿pero puedes dar realidad al estado imaginado? Si puedes, sí, un puente de incidentes aparecerá en tu mundo y tú pasarás a través de una serie de acontecimientos llevando al cumplimiento del estado imaginado. Pero no atribuyas causalidad a ningún paso físico que lleve hacia el cumplimiento de él.

Imagínate teniendo un maravilloso negocio, y luego viene el día en que un edificio está en venta y tú no tienes un penique para ello, y un total – no un total extraño, pero un hombre llega y te pregunta de una manera bastante amistosa, “¿Va usted a comprarlo?” Y sabiendo que tú no tienes un penique, le dices como si fuera de amigo a amigo: “¿Con qué?” Y entonces él dice: “Bueno, yo tengo dinero. Está sólo en el banco sin producir nada.” Tú dices: “Bueno, yo no tengo garantía.” Pero él dice: “Te he observado. Eres una persona honesta; tus familiares son honestos – pienso que lo son. ¿Le gustaría que yo lo comprara para usted y enviara a mi abogado para pujar por usted? Si ellos supieran que yo estoy pujando, ellos saben que yo tengo dinero, me pujarán al alza; y así lo obtendré al precio más bajo, consiguiendo un abogado que represente a más de un cliente, y ellos no sepan a quién representa, y él pujará por él. ¿Está dispuesto a tomarlo, independientemente del precio?” Y tú dices, “Sí, lo tomaré, pero yo no tengo garantía.” “Todo lo que necesito es su firma de que simplemente pagará el seis por ciento sobre cualquiera que sea el precio, y luego reducir ese principal en un periodo de diez años. ¿De acuerdo?” “Sí.” “Bueno, entonces firme esto, y veremos si podemos comprarlo.”

Ese día posees el edificio, ¡y no tienes un penique cuando tú posees el edificio ese día! Sólo tenías tu firma en un trozo de papel. Al final de los diez años repagas al hombre su principal; lo reduces cada año pagándole el seis por ciento del principal restante, y reduces el total al final de los diez años.

El hombre muere veinte años después y te deja 150.000 $ en metálico, libre de impuestos y un par de casas, muchas pertenencias personales. Mientras tanto, tú continúas en ese negocio y lo multiplicas y multiplicas; y ese año era 1922-1923. Ahora estamos en 1968. Ese edificio – estoy hablando fácticamente – de 1924 no existe ahora. Él pagó sólo 50.000 $ por él. Fue repagado y repagado. Un banco hace tres años compró la propiedad – el edificio estaba dañado – por 840.000 $ en metálico, y sin ganancia de capital, – de 50.000 $ a 840.000 $. Mientras tanto el negocio se ha expandido por todas las demás islas, de modo que hoy no podrías comprarlos por 15.000.000 $. ¡Todo con la imaginación! Y esto se remonta a la imaginación que precedió a la oferta de este hombre para comprar el edificio; pues el joven, viendo este edificio y manteniendo el pensamiento de que los actuales propietarios engañaron a su padre, y a través de engaño le echaron de una sociedad – una sociedad juvenil. Y el fue movido – no a obtener venganza, sino a demostrar que él realmente tenía algo dentro y podía tener éxito a pesar de este engaño.

Así que cada día el veía en esa marquesina, no su nombre, sino el nombre de su propia familia; y lo veía con su ojo metal, porque tú no podías tomar su nombre y trasliterarlo y hacer que se leyera el nombre de la familia de este hombre, pero él lo vio. Con su ojo mental él vio ese nombre, lo cual si fuera verdad implicaría que la familia lo poseía. Lo hizo cada día, dos veces al día, durante dos años, y entonces vino esto súbitamente – de la nada, y todo se hizo posible. Hoy ellos están por todas las islas y no tienen socios. Nunca han admitido ningún socio, nunca vendieron una pizca de acciones fuera de la propiedad familiar. ¡Todo con la imaginación!

Ahora, yo sé de lo que estoy hablando, porque yo soy un miembro de esa familia. Estoy hablando de mi propia familia. Esto no es habladuría. Yo lo sé. Mi segundo hermano, Victor, fue en cuya imaginación todo empezó a brotar. Y él aún lo trabaja todo con la imaginación. Él sabe lo que quiere, y luego, después de haber decidido en sí mismo: “Eso es lo que yo quiero, y eso es bueno para el negocio”, entonces, con su ojo mental, se lo apropia, y luego deja que las cosas sucedan.

Como se nos dice en las Escrituras: “La visión tiene su propia hora fijada, madura, florecerá; si tarda, entonces espera, pues es seguro, y no será tarde.”
Habakkuk 2:3 (Traducción de Moffatt)

Leed eso en el Libro de Habakkuk. Aquí está la verdadera traducción de ese pasaje en Habakkuk.

Así que, cuando sepas lo que tú quieres, permanece fiel a esa asunción; y la asunción, aunque de momento sea negada por tus sentidos y negada por la razón, si persistes en ella, se materializará en hecho. ¿No se nos dijo que Dios llama a las cosas que no son vistas como si fueran vistas, y entonces lo no visto se convierte en visto? (Ver Romanos 4:17) Él llama a todo de lo no visto a lo visto de esta simple manera, pues Él es el poder resucitador.

Así, si yo asumo que Yo soy, no tengo que tener evidencia para sustentarlo; yo asumo que Yo soy. ¿Soy qué? Bueno, yo lo nombro, y habiéndole dado un nombre, dado forma, dado definición, permaneciendo en ello, lo resucito. Y si se requieren mil personas para ayudar al nacimiento de ese estado, mil personas jugarán sus papeles, y yo no tengo que salir y buscarlos, más de lo que mi hermano tuvo que salir y buscar a este hombre. Él no habría sabido dónde empezar a buscar a uno el día de la venta. Por lo que a él respecta, lo había hecho con su ojo mental, y permitió que todo sucediera, y lo tomó como una broma. Realmente pensó que era una broma, y le dijo a este hombre: “¿Me está usted tomando por tonto?” Y él dijo: “No.” Él dijo: “Bueno, entonces espere. Déjeme llamar a mi padre. Él está comiendo.” Le llamó por teléfono; dijo: “Papi, ven. Deja todo y ven.” Y luego dijo: “Ahora dígale a mi padre lo que me dijo a mí.”

El nombre de mi padre es Joseph, y mi padre dijo: “¿Usted realmente lo dice en serio?” Él dijo: “Sí Joe, lo digo en serio. Le tendré una oferta hoy. Usted ponga su firma aquí, y que su hijo Victor ponga su firma; eso es todo lo que necesito.”

Esa fue una amistad de por vida. Así, cuando ese hombre murió, mi hermano Victor no le debía nada. Tanto le gustaba la amistad y el sentido de la decencia que tenía con mi hermano Victor, que le dio 150.000 $ en metálico y libre de impuestos, y las casas; todo libre de impuestos. Y ese edificio que él compró por 50.000 $ fue vendido hace tres años al Banco de Nueva Escocia. Lo derribaron y construyeron una preciosa estructura, pero pagaron a nuestra familia 840.000 $ por ese edificio, y no había ganancia de impuesto de capital. Todo fue simplemente gratis.

Así que yo sé de lo que estoy hablando. Todo lo que necesito de tí es la aceptación. ¿Lo creerás? ¿Creerás que “con Dios todas las cosas son posibles” (Marcos 10:27)? ¿Creerás que todas las cosas son posibles para el hombre?

Bueno, puedes comprobarlo en el futuro no distante, pero tú eres el poder operante. No funcionará por sí mismo. Si te atreves a asumir esta misma noche que tienes un trabajo mejor que el que ahora tienes, o que tienes unos ingresos mayores; puedes ser despedido mañana. ¡No te preocupes! Cuando reflexiones verás que fue necesario para moverte hacia el cumplimiento de tu asunción. ¡Tú podrías ser despedido! Y yo no me golpearía un ojo si tú me dijeras mañana: “Bueno, hice lo que me dijiste. ¿Sabes qué sucedió? Fui despedido.”

Yo he visto eso. Tienen alguien que despedirte para que obtengas un mejor trabajo. Yo he visto eso más de una vez. Yo no me iría y abandonaría el trabajo. Puedes ser ascendido en el trabajo, o puedes ser invitado por algún otro negocio que sea de la competencia a unirte a ellos. Yo no sé cómo sucede. Sólo sé que si permaneces fiel a la asunción, va a suceder, y vas a ser ascendido hacia el cumplimiento del estado que te has atrevido a asumir que es tuyo.

Podría contarte innumerables historias de esta naturaleza. De modo que yo digo: Habita en el final. El final es donde nosotros comenzamos, pues si yo he visto mi nombre en la marquesina, ése es el final. Yo no espero a que el incidente tenga lugar en mi trabajo para moverme de uno a otro a otro, llevando a eso. Yo habito en el final. Así, si voy al final mismo, ¿cómo sería si fuera verdad?

Un caso de salud: no cómo va a ponerse mejor, sino que tú vas al final, y le dices a alguien que no esté bien – en tu ojo mental tú les dices: “¿Sabes? Yo nunca te he visto mejor aspecto”, y tienen que decirte: “Nunca me he sentido mejor.” Bueno, ahora, eso es una confirmación de lo que tú estás viendo. Pero tú puedes decirme: “Yo no puedo oír a la gente.” ¡Oh sí, puedes! Puedes oír cualquier cosa que quieras oír. No tienes que oírlo audiblemente.

Escucha en este mismo momento. Tú puedes no ser capaz de silbar una melodía. Quizás no puedes llevar una melodía de ninguna manera. No puedes tocar un instrumento, no puedes silbar, no puedes cantar. Bueno, ¿puedes imaginar ahora que estás oyendo El Himno de Batalla de la República? ¡Escucha! ¿No puedes oírlo? ¿No puedes aumentarlo a mil voces, a diez mil voces? ¿Lo oíste en el funeral del senador Kennedy? ¿Lo viste en TV? ¿No era conmovedor cuando el órgano empezó a sonar, y súbitamente esa encantadora voz cantándolo, y todo se hizo – bueno, el mundo entero de la TV se llenó de él. Dudo que hubiera muchos ojos secos cuando el continuó cantando El Himno de Batalla de la República. Bueno, yo no puedo cantar; puedo silbar una melodía; pero puedo ahora mismo estar aquí y escuchar y oír todo brotar. Si intento imitarlo con mi voz, no podría hacerlo, pero puedo oír su voz como él lo cantó. Tú puedes oír la voz de cualquiera, puedes oír la voz del locutor. Esta noche, solo, puedes oír mi voz, y puedes poner en mi voz lo que quieres oír, y yo, sin tú saberlo, me encontraré diciéndotelo. Algo sucederá para confirmar lo que estás oyendo.

Así, tú puedes hacer esto para bien o para mal. Te aconsejo: Hazlo para bien. Pero la elección es tuya. Puedes herir y puedes bendecir, pero no hieras. Utiliza tu imaginación siempre amablemente en nombre de los demás. Pero decirte que no podrías hacerlo para herir es estúpido, pues tú puedes herir. Depende enteramente de ti.

Así que imagina lo que tú quieres, cree que lo tienes y ve cómo funciona en el mundo. Aquellos que se mofan de ello, déjalos mofarse. Dentro de cinco años, cuando tú estés en la cima, ellos pueden estar trabajando para ti, y pueden incluso haber olvidado que se sentaron en la misma audiencia contigo cuando tú oíste y creíste, y ellos también oyeron, pero no creyeron, y así tú te moviste y ellos se quedaron atrás. Así es la vida.

Pero hay sólo un poder creativo en el universo. Las Escrituras mencionan ese poder como Dios, Jesucristo, el Señor – el mismo Poder. Porque no hay dos dioses, no hay dos señores, hay sólo Uno. Y ese único Cristo habita en nosotros. Él no se apropió de un solo hombre, como los sacerdotes del mundo enseñan. Ellos te cuentan de un solo hombre, y singularizan a un hombre que difiere de todos los hombres. Él no está habitando en este hombre o en ese hombre. Su deseo fue salvar a la humanidad, y así Él habita en nosotros; no en ese hombre particular. Él no se convirtió en ese único hombre, habitando en un solo hombre. No dejes que nadie te diga que el Cristo en ti difiere del Cristo, y déjales que nombren a cualquier hombre que quieran. Él no puede diferir.

Si hay un Cristo aparte de ese Cristo que es crucificado dentro de nosotros, y que se eleva y continúa elevándose en la humanidad, es un falso Cristo. Y los maestros que enseñan sobre un Cristo diferente externo, objetivo, son falsos maestros. Cristo está dentro, y Él se eleva dentro. Así que sal y ponlo a prueba. Ponlo a prueba extrema. Cristo en nosotros, no “ahí fuera”, es la esperanza de la gloria.

Así, esta es la palabra de la que yo hablo; y la palabra, por cierto, su verdadera definición es “significado”. En el principio había significado para todo, y el significado estaba con Dios, y Dios mismo era el significado (Juan 1:1) Hay un propósito, hay un plan detrás de todo. Él lo planeó todo como ha salido, y como será consumado. Y el propósito de todo ello es despertar en nosotros, de modo que nosotros y Él sean uno. Así que Él efectivamente se convirtió en nosotros para que nosotros podamos convertirnos en Dios. Parece increíble, pero es verdad. Ese es el propósito de la vida: tomar a la humanidad y levantarla hasta Dios, de modo que se convierta en Dios. Así, Él se convirtió en hombre, para que el hombre pueda convertirse en Dios.

Ahora, esta noche, tú no necesitas limitarlo a ti mismo. Toma a un amigo, sin el consentimiento del amigo, sin el conocimiento del amigo, y levántalo. ¿Conoces a un amigo que esté desempleado? Bueno, entonces velo como lucrativamente empleado; y no se lo cuentes, para que puedas alardear mañana. No te jactes. Sólo velo lucrativamente empleado.

Hay un amigo mío en Los Ángeles, y este hombre fue despiadadamente abroncado por sus superiores y le dijeron que él no servía para nada, y estaban considerando prescindir de él. Iban a echarle. Bueno, ese hombre no tenía apoyo fuera del trabajo y tenía una familia. Él se lo contó a mi amigo. Bueno, mi amigo vive según esta ley; de modo que él le dijo: “Muy bien, sigue tu camino.” No le dijo lo que él iba a hacer.

Se sentó tranquilamente en su escritorio y oyó al hombre decirle que le elogiaban más allá de toda medida por algo que él había hecho. No pasaron 48 horas y ellos tuvieron una completa inversión de su actitud hacia este hombre en su elogio por algo que hizo en el mundo de la publicidad. Pero el golpe dejó su marca, y él le dijo a mi amigo: “Sí, ellos lo han reconsiderado, pero yo no me siento cómodo en el trabajo, porque ellos no podían haber dicho las cosas desagradables que dijeron y olvidarlas; de modo que volverá, y voy a abandonar. No tengo dinero. Voy a darles notificación en dos semanas. Voy a pedirles que me den una de las dos semanas, que yo pueda rehacerme y quizás ausentarme unos días y simplemente poner mis pensamientos en orden.”

Bueno, al final de las dos semanas él no tenía trabajo. Mi amigo, – cuando él le contó lo que iba a hacer, – sabía que él no podía aspirar a abandonar y no trabajar, de modo que él le vio lucrativamente empleado y ganando un veinticinco por ciento más que en el actual trabajo. Él se ausentó la segunda semana. Cuando él volvió al final de la primera semana, vino al despacho de mi amigo y dijo: “Sólo ayer obtuve la oferta, y empiezo el lunes. No pierdo ni un día de sueldo y empiezo con un veinticinco por ciento más de lo que recibía en el anterior trabajo.”

¿Qué lo hizo? La imaginación de mi amigo; un amoroso uso de la imaginación en nombre de un amigo. Si hubiera ido sin ese estado imaginario, podría haber entrado en el sitio, y el hombre habría dicho: “No tenemos nada”, o “No podemos emplearte”, “¿Por qué has abandonado?” No preguntó nada, simplemente quería al hombre.

Así que, si precedes tu visita con un acto imaginario, ellos te verán como tú te ves a ti mismo. Si tú vas sabiendo que no eres bueno, ellos te verán exactamente de ese modo. Pero si vas con la asunción de que las cosas son como tú deseas que sean, ellos van a verte de ese modo. Y ésta es la vida.

Ahora, ¿qué proclamación más grande puede hacer alguien que proclamar que él es Dios? Y cuando Él lo proclamó, ellos dijeron, “Está blasfemando, pues aquí hay un hombre, ¡y el hombre proclama que él es Dios!”

El décimo capítulo de Juan: “Y él dijo, '¿No está escrito en vuestra ley, Yo digo que sois dioses, hijos del Altísimo?'” (Juan 10:34)

Si Él les llamó dioses a quienes la Palabra de Dios vino, ¿dirías tú del que Él ungió y envió al mundo que está blasfemando? ¿Conoces alguna declaración más grande en el mundo para un hombre que identificarse él mismo con Dios y caminar como si lo fuera, y no estar avergonzado de admitirlo? Él no va alardeando sobre ello, sino que él sabe en su corazón que es uno con Dios, pues si su imaginación es Dios – y él imagina –, ¡entonces ese es Dios! Y si él imagina un estado y viene a pasar, entonces él conoce el poder creativo que es Dios. No tiene que alardear sobre ello ni estar avergonzado de ello. Él duerme en un noble estado, porque él es uno con Dios.

Bueno, deja que cada uno tome esa actitud y el mundo cambiará – no será golpeado; pero puedes tomar al mundo entero, si ellos se sienten esclavos, y darles el mundo, ellos lo querrán de nuevo mañana. A menos que un hombre tenga autorrespeto, tú puedes darle todo el dinero del mundo y no significa nada. Eso vale para el individuo, vale para una familia, vale para una raza o pueblo, vale para una nación. Como nuestro anterior Presidente Hoover dijo: “El surgimiento y caída de las ideas determinará el surgimiento y caída de los hombres, el surgimiento y caída de las naciones, el surgimiento y caída de las comunidades.”

Así que dime la idea que una comunidad mantiene de sí misma, y te diré de esa comunidad. Pero ahora cambia esa idea de sí misma y cambiarás a esa comunidad. Deja que una familia se sienta importante en sí misma, – no tiene que tener un antecedente. ¿Quién tiene un antecedente? Así, tú retrocedes suficientemente lejos, y casi todo el mundo que ahora reclama una importancia estaría avergonzado de ese antecedente.

Así que no retrocedas, empieza justo donde estás. Y no pagues a nadie para mirar tu árbol genealógico, porque vas a pagarles para olvidarlo. Simplemente, de inmediato, comienza ahora mismo y asume la dignidad que es Dios. Ese es tu antecedente real; es Dios; y así que ¡asúmelo!

Y, entonces, con esa asunción, – y si tienes hijos – yo espero que tú infundas eso en el niño. Infúndelo en todos dentro del entorno y hazles sentir importantes.

Yo no tengo antecedente, juzgado por las normas humanas – o intelectuales, financieras o esas cosas, – nosotros lo hicimos. Pero mi madre infundió en nosotros, cuando hacíamos algo de lo que ella estaba avergonzada, ella nos decía: “¿Has olvidado que tú eres un Goddard?” Bueno, nosotros no sabíamos. Eso debe haber sido muy importante, porque mi madre decía: “¿Has olvidado que tú eres un Goddard?”

Bueno, yo nunca oí eso de que nosotros teníamos un antecedente, pero de repente tú empiezas a sentir que debes ser importante. Así, mi madre lo infundió en nuestro ojo mental. Ella hizo el nombre importante, así que hoy es importante. Donde nosotros estamos, en el sentido de negocios, en cada sentido, es importante; pero mi madre hizo eso, y ella se casó con un hombre que no tenía antecedente, y tomó su nombre, pero ella lo hizo importante.

Muy bien, ¿quién tiene algún antecedente? En cuanto a mi respecta, yo rehúso aceptar la aristocracia de ningún ser en este mundo, aparte de la aristocracia del Espíritu. ¿Qué otra aristocracia? Dadme la aristocracia del Espíritu, pero no me vengas con ninguna descendencia física. Yo no soy un animal. No soy un caballo, donde tú lo desarrollas por un caballo tras otro. ¡Yo soy Dios! ¡Todos somos Dios! Tú no puedes remontarte más allá de Dios. De modo que si ese es el comienzo de todos nosotros, bueno, entonces esa es nuestra raíz, y así proclámalo ahora. En cualquier momento, proclámalo, y tú te encontrarás limpio de cualquier cosa que pudieras tener aunque el árbol genealógico lo mantenga. Tú no tienes ningún árbol genealógico.

El verdadero israelita no es un descendiente según la carne, sino el Elegido de Dios, de cualquier nación. Ese es el hombre de Dios. Así, tú simplemente te atreves a asumir que tú eres ese hombre de Dios, y luego aplica lo que yo te estoy diciendo esta noche. ¿Y puedo decirte?, en el futuro no lejano – en el presente inmediato – funcionará. Si tú no vacilas y no cambias la asunción – si permaneces fiel a la asunción –, se materializará en hecho; porque imaginar crea la realidad. ¡Lo hace!

Ahora entremos en el silencio.



Traducido por Javier Encina
La conferencia original en inglés es LIVE IN THE END (Neville Goddard 07-19-1968)